| 4/1/1997 12:00:00 AM

Confidencias

Quince días antes de ofrecerle el Ministerio de Defen- sa, el presidente Samper le propuso a Gilberto Echverri la cartera de Comunicaciones para reemplazar a Saulo Arboleda. Echeverri lo descartó de raíz y le hizo énfasis en su interés por la paz. Cuando llegó la segunda propuesta, dos llamadas fueron definitivas para el sí de Echeverri: una, del arzobispo de Cali, monseñor Isaías Duarte Cancino, quien había sido obispo de Apartadó mientras éste era gobernador de Antioquia, y la otra del Departamento de Estado. Los estadounidenses le hicieron saber a Echeverri que, de todo el abanico presentado por Samper, el único que pasaba el examen era él.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?