| 5/1/1997 12:00:00 AM

Confidencias

La compañía brasileña Andrade-Gutiérrez no sólo decidió suspender los trabajos en la construcción de la carretera Bogotá-Villavicencio, sino que interpuso una reclamación ante el Instituto Nacional de Vías, que asciende a los US$19 millones, por los daños y perjuicios ocasionados por los ataques de la guerrilla, en los que se incluyen la quema de la planta de asfalto y la destrucción de equipo pesado. La abogada Saturia Esguerra será su representante en el pleito. La firma brasileña también tiene el contrato para la construcción del viaducto Pereira-Dosquebradas y no ha considerado retirarse de allí.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?