| 2/15/2008 12:00:00 AM

¿Cómo se amaña una licitación?

El comité de ética que vigila la transparencia en las licitaciones de tubería tiene entre manos un caso inquietante. El municipio de Santa Rosa de Lima, Bolívar, abrió hace un tiempo una licitación por $1.000 millones para hacer una red de acueducto en PVC. La terminó anticipadamente, incluso contando con el visto bueno del Banco Mundial, uno de los financiadores de la obra. Ahora, acaba de reabrir la licitación, esta vez por $3.000 millones y especificó que el material usado debe ser hierro dúctil, más fuerte que el PVC. Con el cambio, solo queda un proponente elegible, la firma Pamcol. Aunque el hierro tiene algunas ventajas, la organización Transparencia por Colombia se pregunta si triplicar el monto del contrato y dejar un solo licitante posible tiene sentido. Esto está ocurriendo con gran frecuencia en el país.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?