Humberto Caiffa, alcalde de Baranquilla

| 3/21/2003 12:00:00 AM

Bochornoso espectáculo.

Las autoridades de Barranquilla esperaron hasta el último día para dar el permiso al concierto de Shakira. La razón fue que la Alcaldía, el Instituto de Recreación (IRB) y la Policía exigían boletas gratis. Al final, les dieron 300 a la Alcaldía, 350 a la Policía y 300 al IRB. La otra sorpresa fue que a última hora la Policía pidió $80 millones por su servicio. Terminaron poniéndoles 10 buses gratis para traslados, 2.000 refrigerios y $7 millones para arreglar los carros donde transportan los perros antiexplosivos. En Bogotá, la Policía colaboró sin pedir nada a cambio y ninguna entidad pidió boletas.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.