| 8/1/2008 12:00:00 AM

Lo que sigue

Lo que sigue
Aunque el TLC ya terminó el trámite legal en Colombia, su puesta en vigencia depende ahora de la aprobación del acuerdo en el Congreso de Estados Unidos. Si bien en las últimas semanas la iniciativa ha recibido un respaldo como no se había visto en la historia de las negociaciones comerciales en ese país, comenzando por el presidente George W. Bush y su gabinete de Gobierno, y siguiendo con los congresistas demócratas y republicanos, gremios y empresarios de ese país, parecen remotas las probabilidades de que sea estudiado por el Congreso en las próximas semanas.

Para comenzar, el 5 de agosto arranca el receso del legislativo de verano, que se prolongará hasta el 8 de septiembre, cuando la prioridad será aprobar una Ley de Ayudas para los trabajadores que puedan ser afectados por el TLC con Colombia.

Esto hace pensar que solo en noviembre, una vez se conozca el nombre del nuevo Presidente de Estados Unidos, la iniciativa podrá ser revisada por el legislativo durante las sesiones denominadas Lame duck (pato cojo) en las que participan los congresistas actuales, independiente de que sean o no reelegidos.

Para congresistas como John McCrery, aplazar más esta iniciativa implicará sepultarla. En carta enviada el 17 de julio pasado a la presidenta del Congreso, Nancy Pelosi, McCrery aseguró que “si en la 110 instalación del Congreso se sigue aplazado el voto tanto en la Cámara como en el Senado, el tratado estará verdaderamente muerto”.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.