| 3/5/2010 12:00:00 PM

Ventas a Venezuela, lento reemplazo

El repunte de las exportaciones en el último bimestre de 2009 ha generado expectativas sobre la dinamización de las ventas externas, impulsada por nuevos destinos como Chile, Perú, Brasil y República Dominicana.

El 2009 no fue el año de la sustitución de los mercados tradicionales o de ampliación de la oferta exportable colombiana. Sin embargo, para 2010 reviven las apuestas de consolidar este viejo anhelo, una vez comience a ceder la crisis del comercio mundial y se avance en el programa de transformación productiva que plantea mejorar la competitividad del país.

Varios factores se conjugaron en contra del mercado exportador colombiano el año pasado. La caída de la demanda mundial por efectos de la crisis financiera, la revaluación del peso, la baja en los precios internacionales de algunas materias primas y el cierre de mercados clave para Colombia, como Ecuador y Venezuela, fueron los factores con mayor incidencia en el comportamiento del sector externo.

Salvo por los crecimientos en las ventas a Puerto Rico, Canadá, Italia, Holanda, China y Reino Unido, la caída fue general en los demás mercados, llevando las exportaciones a una cifra de US$32.852 millones al cierre de 2009, frente a US$37.625 millones de 2008, según el Dane, lo que representa una caída de 12,7%.

Este resultado, sin embargo, fue de los menos negativos en el contexto regional pues en Ecuador las exportaciones cayeron 25,7%; en Brasil el 22,7%; en México un 21,2% y en Chile el 20,2%. Pero ¿qué tan cerca está Colombia de concretar las oportunidades de llegar a nuevos mercados con una oferta más amplia?

El ministro de Comercio, Luis Guillermo Plata, cree que "2009 fue un año muy duro, muy difícil, en el que todas las cosas que le pueden pasar a un país nos pasaron". Sin embargo, es optimista frente al comportamiento que tendrá el sector este año, luego del repunte exportador registrado en el último bimestre y al desempeño de dos mercados clave, China e India, que aumentaron sus compras de productos colombianos. Solo en el caso de China, las exportaciones colombianas tuvieron un repunte del 114%, alcanzando los US$949,7 millones, y corresponden a productos tradicionales como carbón, petróleo y ferroníquel.

Aunque todavía es pronto para confirmarlo, los resultados de noviembre y diciembre podrían estar mostrando un cambio en la tendencia del comercio exterior. En noviembre, las exportaciones crecieron 26% y en diciembre 7,6%, Entre los mercados que mostraron una mayor dinámica se destacan Perú, que aumentó sus compras de productos colombianos 12,3% en noviembre y 14,4% en diciembre; Brasil con 51,7% y 145,6% respectivamente; Chile con 223,5% y 18,7%; China con 168,3% y 277,6%; Canadá con 185,1% y 6,7% así como República Dominicana, con 40,8% y 39,2%.

Venezuela, la gran preocupación

El reemplazo del mercado venezolano se ha convertido en prioridad, tanto para el gobierno como para los exportadores. El Plan de Choque para el mercado exportador lanzado en el último trimestre de 2009 tenía como objetivo minimizar el impacto de la caída que se veía venir en las ventas al vecino país, y que llegó a -33%, al pasar de US$6.091 millones en 2008 a US$4.049 millones el año pasado.

"Las exportaciones a Venezuela han sido nuestra gran debilidad y eso no es nuevo", asegura la ex ministra y socia de Research & Opportunities, Ángela María Orozco. En su opinión, el reemplazo de mercados no es una prueba superada para los empresarios colombianos, pero poco a poco comienza.

Un análisis sobre los productos que se exportan a Venezuela y han comenzado a encontrar nuevos mercados indica que bienes como jabones y cosméticos, productos plásticos, textiles, química básica, metalúrgica, papel y azúcar están aumentando su ingreso a países como Chile, Brasil, Perú y Canadá.

La ex ministra reconoce que los productos que hoy van a Venezuela "se pueden vender bien en países como México, los de Centroamérica, Perú, Chile o Ecuador, pero difícilmente llegan a Europa porque allí los consumidores son más sofisticados". En su opinión, la vía para llegar a Europa definitivamente es la transformación productiva de sectores.

Carlos Ronderos Torres, ex ministro y consultor de la firma de comercio exterior Ronderos & Cárdenas, cree que si bien el mercado venezolano ha sido muy importante para los empresarios colombianos, habría que mirar con cuidado el comportamiento de algunas partidas con crecimientos desbordados en el año 2008. En su opinión, no debe descartarse que se presentaran exportaciones ficticias que explicarían el comportamiento de partidas como pieles crudas, algunos textiles y confecciones, cuchillas para máquinas e incluso equipo óptico que no se produce en Colombia.

Aunque reconoce que el gobierno venezolano ha aplicado restricciones a los productos colombianos, cree que una parte de las menores exportaciones se explica por el ingreso a ese mercado de productos con precios muy competitivos provenientes del Mercosur, que goza de preferencias arancelarias similares a las que tenía Colombia. Esto lo lleva a concluir que los empresarios colombianos deben diversificar mercados mejorando su productividad.

"No es solo con visitas comerciales o misiones de compradores como se puede competir en el exterior, es con productos de mayor calidad y precios competitivos que incorporen tecnología y ofrezcan menores costos en su logística", asegura Ronderos, quien plantea que una mejora en la productividad, equivalente al 15%, pondría a los productos colombianos en el primer lugar de los mercados internacionales.

Si bien el cambio en el clima económico mundial y el mayor acceso a nuevos mercados por la vía de los acuerdos comerciales podrían llevar a una reactivación de las exportaciones este año, será la mayor competitividad de los exportadores la que garantizará su afianzamiento en los mercados mundiales.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?