| 11/21/2008 12:00:00 AM

Tras el blindaje comercial

La entrada en vigencia de tres tratados comerciales en 2009 incrementa las expectativas de los exportadores, pero en la coyuntura actual no se puede asegurar que el comercio aumentará.

La eliminación de obstáculos al comercio entre Colombia y nueve países será una realidad a partir del segundo semestre de 2009. Para esa fecha entrarán en vigencia buena parte de los Tratados de Libre Comercio cerrados por el país en 2008 con Canadá, Chile, los tres países del Triángulo Norte de Centroamérica (Honduras, Guatemala y El Salvador) y los cuatro de la Asociación Europea de Libre Comercio (Efta, por sus siglas en inglés): Suiza, Noruega, Islandia y Liechtenstein.

"Estos acuerdos impactarán positivamente las relaciones económicas de Colombia con dichos países y contribuirán con los propósitos de diversificar los mercados de exportación, impulsar la competitividad de nuestros productos, mediante una mayor oferta de bienes y servicios, y proveer un marco certero para el desarrollo de las inversiones", afirma el ministro de Comercio, Industria y Turismo, Luis Guillermo Plata. Sin embargo, cabe preguntarse hasta qué punto la diversificación de mercados y la entrada en vigencia de estos nuevos acuerdos amortiguará la caída del comercio entre Colombia y sus dos principales socios comerciales (Estados Unidos y Venezuela, destino del 50% de nuestras exportaciones) como consecuencia de la recesión mundial.

Aunque ningún acuerdo comercial puede desestimarse en estos momentos de desaceleración de la economía mundial, el tamaño de estos nueve mercados no parece ser el requerido para mantener el ritmo de crecimiento de las exportaciones planteado por el Gobierno, que espera alcanzar ventas externas en 2009 por US$40.000 millones, si se tiene en cuenta que en 2007 las exportaciones colombianas a estos mercados alcanzaron US$1.500 millones. A esto se suma que, si bien 2008 ha sido un año de mucha actividad en negociaciones comerciales internacionales, dos de los tratados más importantes del país siguen sin resolverse: el Acuerdo de Asociación con la Unión Europea (UE) y la aprobación del tratado de libre comercio (TLC) por parte del Congreso de Estados Unidos.

En cuanto al acuerdo con la UE, hay positivismo tras el anuncio de la reanudación de las negociaciones con Colombia y Perú. Por el lado del TLC, el panorama es menos prometedor dadas las prioridades del presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, de reactivar la economía de ese país mediante el fortalecimiento de su sector productivo.

A buen paso
De los acuerdos negociados en 2008, ya fueron aprobados por el Congreso colombiano el de Chile y el de los tres países Centroamericanos y, en este momento, están en la etapa de revisión por parte de la Corte Constitucional, con lo que podrían entrar en vigencia en el primer semestre del próximo año. Estos acuerdos, a su vez, han sido ratificados por el parlamento chileno y por los congresos de Honduras y El Salvador; sigue pendiente la ratificación de Guatemala.

En el caso de Chile, la puesta en marcha del tratado favorecerá, fundamentalmente, las inversiones de doble vía. En materia comercial, el impacto será menor por cuenta de la desgravación arancelaria de cerca del 95% de los productos que se comercian entre estas dos naciones.

Con Centroamérica, el enfoque será en comercio e inversión; Colombia exporta a los tres países mencionados alrededor de US$300 millones anuales, cifra que para el presidente de la Cámara Colombo-Centroamericana, Camilo Acevedo, podría duplicarse en cinco años. "Centroamérica constituye hoy uno de los mercados con mayor potencial para los productos colombianos, que solo representan un 2% del total de las importaciones de estos tres países", explica Acevedo, quien considera que la consolidación en los negocios dependerá en buena medida de un trabajo constante de los empresarios colombianos. El directivo señala que, recientemente, las ventas a Centroamérica han presentado un mayor dinamismo a causa de los vaivenes que se viven con Venezuela, pero que no se ha trabajado a fondo en el desarrollo de estos mercados.

El acuerdo con Canadá y el de los países de Efta aún no han surtido los procesos de aprobación ante sus respectivos Congresos, pero Plata se siente confiado en que estos pasos se cumplan a comienzos del próximo año: "tanto en Canadá como en Efta los trámites internos de aprobación no son complejos, de tal manera que esperamos que estos dos acuerdos puedan entrar en vigor rápidamente", explica el Ministro.

Con Canadá habrá oportunidades en agroindustria, confecciones y manufacturas livianas, en las que el país es competitivo. El año pasado, las exportaciones hacia Canadá alcanzaron US$266 millones y, entre enero y agosto de este año, ascienden a US$245 millones, según cifras del Dane. Con Efta, la mayor expectativa se centra en la inversión, aunque las exportaciones hacia este bloque rondaron los US$900 millones en 2007. El presidente de la Cámara Colombo-Canadiense, Wally Swain, destaca la importancia del acuerdo en diversificación de la inversión: "hasta ahora la inversión canadiense ha estado muy centrada en minería y petróleo, pero la puesta en vigencia del TLC permitirá a otros empresarios canadienses de sectores como industria, comercio y servicios, ampliar sus oportunidades".

La ampliación de mercados que se avizora para 2009 traerá beneficios a los empresarios colombianos; sin embargo, las condiciones económicas actuales por las que atraviesa el mundo exigirán de ellos esfuerzos adicionales para garantizar un buen año para las exportaciones.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?