| 9/14/2007 12:00:00 AM

TLC: El reto de negociarlos

Ricardo Duarte, el nuevo jefe del equipo negociador de Colombia, tiene en sus manos la firma de los tratados de libre comercio con la Aelc, Canadá y la Unión Europea.

Para 2010, Colombia deberá tener negociados, firmados y ratificados por el Congreso de la República, los nueve tratados de libre comercio que están en curso; lo que se traducirá en exportaciones por US$40.000 millones en dicho año. Este es el primero de los diez grandes retos que anunció Luis Guillermo Plata, ministro de Comercio Industria y Turismo, durante la última rendición ministerial de cuentas. El nuevo jefe negociador, Ricardo Duarte, quien quedó encargado de desarrollar esta labor, ya empezó la tarea y habló con Dinero acerca de los tres tratados de libre comercio que están en proceso de negociación.

El primer gran reto de la Cartera de Comercio es la negociación y el desarrollo de nuevo tratados de libre comercio. En este momento, ¿en cuáles están trabajando y qué es lo que están buscando en términos de tratados y de inversión?
Fundamentalmente lo que se busca con estos acuerdos es el crecimiento de las exportaciones colombianas para alcanzar la meta de US$40.000 millones exportados en 2010 y uno de los instrumentos que utilizaremos para lograrla son los tratados de libre comercio. De esta manera, esa integración económica evidente que planteó el Ministro en su rendición de cuentas incluye el trabajo de buscar las negociaciones tanto de los TLC que en este momento se están desarrollando, acompañado de los tratados bilaterales en materia de promoción y protección de las inversiones y los acuerdos que buscan evitar la doble tributación. En conjunto, toda esta estrategia debe permitir que Colombia crezca en comercio, servicios e inversión con el dinamismo que se ha planteado.

Dentro de la agenda, ¿cuáles son los acuerdos comerciales que vienen?
En este momento, bajo mi responsabilidad, estamos trabajando tres negociaciones muy importantes: Canadá, la Asociación Europea de Libre Comercio (Aelc) —en la cual estamos culminando la segunda ronda— y el acuerdo de Asociación entre la Comunidad Andina de Naciones (CAN) y los 27 países que conforman la Unión Europea. Este último todavía está en una fase exploratoria y la primera ronda de negociación tendrá lugar en la tercera semana de septiembre. Estas tres negociaciones nos permitirán tener acceso preferencial a 32 mercados distintos.

¿Qué pasa con los países asiáticos, especialmente con China?
Ese tema no está bajo mi responsabilidad, pero sé que se avanza en la búsqueda de un acuerdo de promoción y protección de la inversión con la China y eso está a cargo directamente del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo.

Algunas de las negociaciones se están desarrollando entre bloques, como en el caso de la CAN y la Unión Europea. Sin embargo, dentro de la CAN existe cierta incertidumbre por el anunciado retorno de Venezuela. ¿En qué cambiarían las negociaciones si esto pasa?

Este acuerdo de asociación CAN-Unión Europea tiene unas características distintas a los tratados bilaterales que hoy negociamos con Canadá y la Aelc. Esta es una negociación bloque a bloque y, por tanto, no es un mero TLC. En ese sentido hay unas condiciones particulares de inicio de negociación que se han planteado para los dos bloques y naturalmente comienzan las negociaciones los países que tienen membresía en cada bloque. En la eventualidad de que Venezuela decida permanecer en la CAN, tendría que entrar a cumplir con estos principios que ya están definidos. ?

¿Cuáles son esos principios?
El primero es que los países andinos tengamos una posición unificada y conjunta, lo que requiere de una amplia coordinación interna. Otro de los principios es el reconocimiento de las asimetrías que existen dentro de la comunidad, haciendo énfasis en el trato diferencial que debe dárseles a Ecuador y Bolivia. De esta manera, si Venezuela permanece en la CAN, debería reconocer esas asimetrías.

¿Cómo avanzan los TLC en el capítulo de inversión, después del anuncio de un cambio en las reglas de las zonas francas; se modifican los acuerdos? ¿Qué impacto tendría esto dentro de las negociaciones?
Fundamentalmente lo que se busca con este cambio en la legislación, en materia de zonas francas, es que también tenga efectos en lo que se viene negociando en asuntos de inversión dentro de los TLC y el Acuerdo de Asociación con la Unión Europa. Lo que se busca es que las zonas francas tengan una consideración desde el punto de vista de origen; de manera que los productos, mercancías o servicios prestados en estas zonas puedan gozar de las preferencias que se están negociando en este momento con Colombia.

Los países desarrollados necesitan cada vez más gente de los países emergentes, como Colombia. Esto podría representar oportunidades de empleo para los profesionales de nuestro país. ¿Discusiones de este tipo se están teniendo en cuenta dentro de la negociación del acuerdo de asociación con la UE?
En el acuerdo de asociación CAN-Unión Europea hay tres pilares que son objeto de negociación: diálogo político, comercio y cooperación. Este tema de las migraciones, tanto de admisión y de readmisión de latinos o de colombianos en Europa no es un tema del pilar de comercio. El comercio es el punto que está a cargo del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, y es en el tema en que el equipo negociador va a trabajar. Dentro de los temas de diálogo político empiezan a aparecer los de migración, admisión y readmisión de personas en la UE. Este, sin duda, va a ser uno de los temas de discusión que estará bajo la responsabilidad de la Cancillería.

En este momento en Colombia se está discutiendo la política nacional y regional de competitividad. ¿Cómo se estructura para que estas estrategias, especialmente las regionales, a las que le apostará el país para mejorar su competitividad, se articulen en las negociaciones de los TLC?
Por un lado hay un trabajo de coordinación entre el sector público y privado en todos los procesos de negociación. Hay una metodología de tiempo atrás que consiste en que el sector público le informa al sector privado el avance de cada mesa de negociación y las posibilidades y oportunidades que se avizoran dentro de las negociaciones. Es ahí donde se empiezan a discutir, tanto los intereses de las regiones como los intereses nacionales y se determina si deben hacerse solicitudes específicas a la otra parte. Esa articulación se va a mantener con el sector privado de manera que lo que se esté trabajando en términos de negociación sirva como instrumento de desarrollo de las políticas de competitividad de las regiones.

¿Qué resultados se obtuvieron en esta segunda ronda de negociaciones con la Aelc?
Ha sido una reunión muy productiva, tuvimos avances importantes en cuanto a los textos en la gran mayoría de las mesas de negociación. La mesa de cooperación fue una de las primeras en llegar a acuerdos, se hizo una propuesta para adelantar nueve proyectos encaminados a que el TLC pueda ser para las empresas colombianas un trampolín de ingreso a esos mercados y que serán evaluados y resueltos en la tercera ronda que se celebrará en Ginebra en noviembre. En el tema de bienes industriales los resultados también fueron muy buenos pues se acordó que la totalidad de los bienes industriales tendrá acceso inmediato al mercado del Aelc. La negociación de los bienes agrícolas se hará durante la tercera ronda y por separado con cada uno de los países que conforman el boque europeo.

¿Cómo va la negociación con Canadá?
Con Canadá vamos a nuestra segunda ronda. El trabajo que se va a hacer en Ottawa es avanzar en textos. La negociación con este país tiene la ventaja de que tiene, en buena parte, la misma arquitectura y contenido frente al texto que se negoció con Estados Unidos. Coincidencia que no se tiene con los países de la Aelc y la Unión Europea. Con Canadá esperamos que, desde el punto de vista de textos, avancemos muy rápido para entrar en una fase de negociación en donde se pongan sobre la mesa las solicitudes y ofertas de ambas partes.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?