| 10/24/2008 12:00:00 AM

Tiempos difíciles

La baja en los precios internacionales del petróleo podría afectar el próximo año el comportamiento de las exportaciones colombianas hacia países vecinos.

La baja en las previsiones de crecimiento para 2009 de las principales economías con las que Colombia tiene un comercio activo, está generando nubarrones en el comercio exterior del país.

Todo parece indicar que al finalizar 2008 el país cumplirá con la meta de alcanzar exportaciones por US$36.000 millones. Sin embargo, nadie apuesta por un comportamiento similar en 2009, cuando se sentirán plenamente los efectos de la crisis financiera mundial, que ya se nota en los países emergentes con el deterioro de los precios internacionales de materias primas como petróleo, carbón y minerales.

Javier Díaz Molina, presidente de la Asociación de Comercio Exterior, Analdex, destaca el buen comportamiento del comercio exterior colombiano hasta julio, cuando las ventas alcanzaron US$22.000 millones y cree que las exportaciones podrían crecer 20% en el año completo. Pero no oculta su preocupación por la reciente caída en los precios internacionales de las materias primas que exportan Colombia y sus principales socios, que sumada a la recesión en la economía de Estados Unidos y a la baja en las expectativas de crecimiento en el mundo para 2009, podrían afectar el consumo. El tema es particularmente sensible si se tiene en cuenta que, entre enero y julio, el 44% de las exportaciones no tradicionales del país se vendieron en Venezuela, Ecuador y Perú, que en su conjunto compraron alrededor de US$4.550 millones.

De acuerdo con el Fondo Monetario, para 2009 la economía venezolana crecerá apenas 2% -frente a un 4% calculado inicialmente-, mientras que la de Ecuador lo hará al 3% -frente al 4% que se esperaba- y Perú al 7%. Esta menor dinámica impactará el comercio con estos países, que hoy representan alrededor del 20% de las ventas colombianas al exterior.

De acuerdo con estimativos del gobierno venezolano, el PIB crecerá este año un 6%, inferior al registro de 2007, de 8,4%. María Luisa Chiappe, presidenta de la Cámara Colombo Venezolana, cree que "un escenario de barril de petróleo por debajo de US$60 podría afectar los ingresos de Venezuela", y llevar al gobierno vecino a imponer mayores restricciones a la importación, afectando a los exportadores colombianos.

Un informe del Consejo de Economía de Venezuela, del pasado 13 de octubre, enciende las alertas en el mismo sentido al señalar que de mantenerse la caída en las cotizaciones internacionales del petróleo, "este escenario podría generar escasez y la necesidad de racionamiento de productos, si las importaciones necesarias presentan dificultades".

"Ante estas situaciones de crisis, crece la incertidumbre frente al comportamiento de la demanda; algunos consumidores prefieren esperar y en últimas no se sabe la magnitud de la caída que pueda registrarse en los mercados", explica Díaz Molina, al recomendar cautela para el próximo año, cuando podría darse un bajón en las ventas colombianas al exterior.

José Gutiérrez, encargado de finanzas corporativas de la firma venezolana de bolsa Ecoinvest, explica que la caída en los precios del petróleo impactará el crecimiento de la economía de su país, cuyos ingresos dependen en cerca de un 50% del crudo. "Aunque seguimos creciendo este año, ya el gobierno habla de austeridad", explica el experto, quien no duda en señalar que con menores ingresos por petróleo, se podrían resentir las importaciones. De hecho, no oculta su preocupación por el comportamiento de la inflación, que este año podría bordear el 30%, y del desempleo.

El año pasado, Venezuela importó bienes por unos US$44.000 millones y este año podría alcanzar los US$50.000 millones. El país, sin embargo, cuenta con unas reservas internacionales que bordean los US$40.000 millones y recursos en fondos en el exterior por otros US$30.000 millones, lo que le permitiría enfrentar un 2009 sin mayores dificultades.



Efectos colaterales

Ecuador y Perú son otros mercados que presentan incógnitas, por la fuerte dependencia que tienen sus economías de productos básicos como minerales y petróleo.

En el caso de Ecuador, la gran preocupación es, de nuevo, la caída en los precios internacionales del petróleo, su principal producto de exportación y generador del 37% de los ingresos del Estado. Si a esto se suma que Estados Unidos, su principal socio comercial y comprador del 48% de sus productos entró en recesión, el panorama resulta preocupante. Aunque la inversión ha crecido y el recaudo fiscal al cierre de agosto superaba en 16% el de igual período de 2007, la previsión del FMI para el próximo año apunta a un crecimiento en el PIB de 3%, lo que sin duda implicará una contracción en la demanda.

Sin embargo, Emilio Velasco, presidente de la Cámara Colombo-Ecuatoriana, cree que "el comercio binacional ha gozado de una excelente salud" y espera que se mantenga el crecimiento del comercio, la competitividad del producto colombiano -por efectos de la devaluación- y se solucionen los problemas diplomáticos.

En el caso de Perú, la salud económica le ha permitido hasta ahora mantener un flujo creciente de comercio. Las exportaciones colombianas a Perú crecían 14% al cierre de julio, según el Dane. "Tenemos superávit con Perú desde siempre, porque no somos países que compiten con sus productos sino que los complementan", explica Hernando Otero, de la Cámara Colombo-Peruana.

Este año, la economía peruana crecerá al 9%, de acuerdo con el Ministerio de Economía y Finanzas de este país, y los nubarrones aparecen por la caída en los precios internacionales de metales y materias primas, que son sus principales productos de exportación. El riesgo, sin embargo, es muy diversificado, pues exporta un 20% de productos a Estados Unidos; una cifra similar a Japón y China; a la Unión Europea y a los países latinoamericanos.

Pero, si bien la perspectiva del comercio exterior colombiano parece tener 'claroscuros' para 2009, entre los expertos del sector se mantiene la esperanza de que los lazos creados por la inversión y los negocios de varias décadas con los vecinos permitan salvar la situación.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?