| 10/26/2007 12:00:00 AM

Regresa la calma

El sector privado está satisfecho con los cambios que se le hicieron al proyecto de decreto que pretendía reformar el régimen de zonas francas. La norma busca estimular la inversión nacional y extranjera.

Luego de un mes y medio de conversaciones entre el gobierno y el sector privado, el decreto que hace modificaciones al régimen de zonas francas en el país ya está listo. La propuesta inicial les causó grandes preocupaciones a los empresarios quienes en su momento aseguraron que el endurecimiento de la legislación, además de generar un golpe a la credibilidad en materia de estabilidad jurídica, desvirtuaba totalmente el régimen actual.
 
Sin embargo, hoy ven con muy buenos ojos los cambios que se hicieron. "Hubo un cambio radical entre el proyecto de decreto y lo que tenemos hoy. Se trata de una norma positiva para el sector privado porque además de ratificar una tarifa única del impuesto de renta gravable del 15% y los beneficios en materia de aranceles e IVA, aclara muchos de los vacíos del decreto 383 y favorece la inversión y el encadenamiento industrial", dice Orlando Martínez, director de la Cámara de Zonas Francas de la Andi.

En el mismo sentido, el ministro de Comercio Industria y Turismo, Luis Guillermo Plata, asegura que "se realizó un gran esfuerzo para ajustar el decreto a las condiciones reales del mercado con el fin de enfilarlo hacia la atracción de nuevas inversiones nacionales y extranjeras que generen valor agregado y no se conviertan en un escampadero". Y aunque se logró encontrar un equilibrio entre las altas exigencias del proyecto inicial y las observaciones del sector privado y del Ministerio de Comercio, en el ambiente queda la sensación de que estos últimos le ganaron la pelea al enfoque fiscalista con el que se venía tratando el tema del desarrollo de las zonas francas.

Los motivos
En el mundo existen 1.118 zonas francas que generan 49.000 millones de empleos y contribuyen con el 20% del comercio internacional. En Colombia ya existen 700 usuarios de zonas francas que generan cerca de 40.000 empleos. "No hay duda de que las zonas francas en el mundo se han convertido en grandes motores de competitividad y de atracción de inversión nacional y extranjera", asegura Martín Gustavo Ibarra, socio de la firma Araujo Ibarra.
 
Sin embargo, Oscar Franco, director de la Dian, cree que este mecanismo no es la única, ni la más importante fuente de inversión extranjera y si hay laxitud en el acceso a las zonas, el costo fiscal para el país puede ser muy alto. Adicionalmente, entre más número de zonas francas haya en el territorio nacional, mayor será el costo que tendrá que pagar el gobierno para controlarlas. "En cada una de ellas debe existir una oficina de la Dian, si no, corremos el riesgo de abrirle espacios al contrabando", explica el director.

Por otro lado, la idea de endurecer la legislación, está soportada en los desequilibrios que las zonas francas pueden generar en relación con otras empresas que no operan con los mismos beneficios tributarios. "La diferencia de tarifa hace que la competencia se torne difícil de manejar para muchas compañías y nos preocupa que el contribuyente que no esté en zona franca llegue a desaparecer o busque maneras de no tributar", asegura Franco.
 
Con esto está de acuerdo un analista del sector: "Las reglas deben ser muy exigentes para que los proyectos que se localicen en las zonas francas tengan un gran impacto económico y contribuyan al desarrollo del país y más bien no se conviertan en una forma de aplastar la competencia", dice.

Sin embargo, las motivaciones fiscales no pueden frenar el desarrollo de un mecanismo tan importante para el sector privado, especialmente con la inminente internacionalización de nuestra economía. "Las zonas francas son el instrumento más importante con que cuentan los empresarios colombianos para competir con países como los centroamericanos, China e Irlanda que tienen regímenes de zonas francas muy desarrollados. Además, el país no cuenta con la infraestructura adecuada para ser competitivo, por eso debemos asegurar que el régimen de zonas francas nos permita llegar con más facilidad a otros mercados y competir en el más importante, Estados Unidos", dice Ibarra.

Los cambios
Las pymes, que representan el 70% de los usuarios de las Zonas Francas Permanentes (ZFP), no se verán afectadas por los cambios introducidos en el decreto. Juan Alfredo Pinto, presidente saliente de Acopi, aseguró que si la exigencia para ser usuarios de ZFP era realizar inversiones por US$2,5 millones y además generar 50 nuevos empleos, las pymes estarían excluidas de ser beneficiarias de estas áreas de excepción. Sin embargo, los nuevos requerimientos de inversión y generación de empleo son equitativos pues dependen del monto de activos totales que posea el usuario.
 
Según Martínez, las nuevas condiciones favorecen la generación de clusters en sectores como los biocombustibles, los frigoríficos, la metalmecánica, la construcción y los cosméticos. Incluso, ya existen alrededor de 20 proyectos en estos sectores que sólo esperan aprobación de la Dian para beneficiarse del régimen de zonas francas. "Estos cumplen de sobra los requisitos del nuevo proyecto" dice el ministro Plata.

Los usuarios de las Zonas Francas Permanentes Especiales (ZFE) o uniempresariales también tienen nuevas exigencias. En tres años deberán cumplir con una nueva inversión por US$32 millones y generar 150 empleos, aunque por cada US$5 millones de inversión adicional podrán reducir en 15 el número de empleos. Por otro lado, si se trata de ZFE de servicios, que son intensivas en mano de obra, los requisitos de generación de empleo estarán sujetos al monto de la inversión.
 
Por ejemplo, los usuarios que inviertan entre US$2 y US$10 millones deberán comprometerse a crear 500 nuevos empleos directos y formales. El ministro Plata explicó que para este punto existe una excepción y es el caso de las ZFE del sector salud quienes podrán tener hasta el 50% de empleo vinculado. "El sector de servicios tiene un gran potencial en nuestro país y por eso le estamos apostando a la generación de clusters con este nuevo decreto", asegura el Ministro.

Otro de los aspectos importantes alrededor de los cambios en materia de ZFE es la posibilidad que se le da a las empresas existentes para declararse como tal es. "Se ha colocado un requisito de nueva inversión correspondiente a US$150 millones para acceder a esta figura. Además tendrá que comprometerse a duplicar la renta líquida gravable con lo que habría un mecanismo de compensación en materia de recaudo", dice Plata.

El sector privado también ha celebrado la creación del comité interinstitucional para revisar nuevas zonas francas y, aún más, que su secretaría técnica haya quedado en manos del Ministerio de Comercio Exterior pues consideran que este es un tema que pertenece a su radio de acción. La Dian debe preocuparse por la operación aduanera. De todas maneras, las decisiones en materia de zonas francas serán tomadas con el aval del Ministerio de Hacienda y la Dian quienes también hacen parte del Comité. "Esto va a permitir tener una política pública de zonas francas, lo que es esencial para monitorear el impacto de este mecanismo sobre la inversión, el empleo y la producción", dice Martínez.

De esta manera, aunque todavía hay temas que generan algo de inquietud entre el sector privado, como lo es la reducción del área total de la zona franca que podrá ser utilizada por los usuarios comerciales, con los cambios que se le realizaron al régimen se logra un equilibrio entre los incentivos para la atracción de inversión extranjera y nacional y un marco regulatorio adecuado para evitar un simple cambio de tributación.
 
De todas maneras, la renta no será el único incentivo por el cual el sector privado escoja hacer nuevas inversiones en zonas francas. Si la inversión es intensiva en activos, las exenciones de aranceles y del IVA jugarán un papel fundamental a la hora de tomar decisiones o si va dirigida al desarrollo de un negocio del sector servicios, sin duda la posibilidad de prestarlo dentro o desde la zona declarada como zona franca, tentará la inversión de empresarios colombianos o extranjeros para establecerse en nuestro país.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?