| 6/20/2008 12:00:00 AM

Puertos, inversión de largo aliento

Aunque la cifra es llamativa, algunos empresarios se preguntan si será suficiente para atender las crecientes necesidades del comercio exterior colombiano.

En la próxima década, tres de las principales sociedades portuarias regionales del país tendrán en operación más del doble de la capacidad actual que ofrecen para el manejo de contenedores, carga general y graneles, en las actividades de comercio exterior.

Para lograrlo, los operadores de los puertos de Barranquilla, Santa Marta y Buenaventura invertirán una cifra superior a los US$750 millones, considerada entre las más ambiciosas que se ejecutarán en el país en los próximos años, para garantizar la competitividad.

Pero, aunque la cifra no es para nada despreciable, algunos empresarios y dirigentes gremiales temen que se quede corta frente a las reales necesidades del país, que avanza en su proceso de internacionalización. Y es que hace una década, nadie se esperaba el ritmo al que hoy crece el manejo de carga en el país. De acuerdo con datos de la Cámara de Grandes Usuarios de Servicios Logísticos de la Andi, actualmente la carga crece 2,5 veces el Producto Interno Bruto, lo que representa entre el 10 y el 13% de crecimiento de la carga por año. Esto hace pensar a algunos expertos que en cinco años ya estará nuevamente copada la actual capacidad instalada.

Las inversiones de los tres puertos fueron garantizadas luego de que el Instituto Nacional de Concesiones, Inco, ampliara por 20 años las concesiones a los actuales operadores de estos puertos.

Las anteriores concesiones fueron otorgadas en 1993 -también por 20 años-, lo que implica que los operadores tenían apenas seis años para hacer inversiones que hoy resultan urgentes debido a que la utilización de la capacidad instalada supera el 90% en algunos casos. Con la ampliación de las concesiones, los actuales operadores tendrán un mayor plazo para recuperar sus inversiones.

Edgar Higuera, director de la Cámara de Grandes Usuarios de Servicios Logísticos, tiene tres inquietudes luego de los recientes anuncios de ampliación de las concesiones. Aunque destaca el interés de los actuales operadores por invertir en mejoramiento de sus instalaciones, considera que en el país no existe una amplia oferta de muelles, pues la mayoría de ellos se construyó hace 50 años y no existen muchas iniciativas nuevas. "Lo que se hizo fue privatizarlos para mejorar la gestión e integrar maquinaria, equipo y telecomunicaciones para mejorar su funcionamiento", explica.

La segunda preocupación surge del uso de la capacidad instalada: los tres puertos pueden manejar hoy 33 millones de toneladas, pero al cierre de 2007 su uso llegó a 31 millones de toneladas, lo que implica un uso del 94% de su capacidad, cuando en el ámbito internacional el nivel recomendable es del 70% para evitar congestiones.

La tercera preocupación apunta a qué tan rápido podrán responder los operadores portuarios el esperado crecimiento del comercio internacional colombiano, por efecto de los nuevos acuerdos comerciales que se han firmado.

Expansión, a paso seguro

Mauricio Suárez, gerente de la Sociedad Portuaria de Santa Marta, cree que las inversiones programadas sí podrán soportar el crecimiento de la carga que se espera en los próximos años. Esta sociedad portuaria planea invertir US$127 millones -a precios constantes- en tres fases, pero el grueso de los recursos se utilizarán de aquí a 2011, cuando se cumpla la primera fase y se ejecuten obras por unos US$60 millones en ampliación y modernización.

En materia de contenedores, este puerto pasará de manejar 100.000 en un año a 300.000 al año, lo que implica un salto en productividad de 14 contenedores por hora a 60 por hora. Adicionalmente, se modernizará la terminal de graneles sólidos, que hoy atiende 10.000 toneladas bruto por día y pasará a 20.000 toneladas bruto por día. También en graneles líquidos se piensa duplicar la capacidad actual.

En la segunda fase, el puerto planea ampliar su capacidad en contenedores de 300.000 a 420.000 por año,.

duplicar en graneles líquidos así como también en sólidos.

A esto se suman las inversiones en equipos de inspección no intrusivos, con los que este puerto espera ponerse a tono con las nuevas necesidades de los empresarios del comercio exterior.

"Tenemos compromisos en inversión, productividad y competitividad, pues somos los primeros en sentir el impacto que genera la competencia internacional", explica Suárez.

También en Barranquilla corren fuertes vientos de modernización en la Sociedad Portuaria Regional. Este puerto planea invertir US$178,9 millones en el área concesionada, pero además incorporará tres áreas adicionales para desarrollar proyectos adicionales: un centro camionero o antepuerto; oficinas administrativas y un centro de negocios internacionales. Esto le permitirá pasar de operar en 82 hectáreas a 100 hectáreas de terreno.

La especialización, ampliación de capacidad en contenedores, carga a granel y muelles serán prioridades en este puerto, de acuerdo con el presidente de la Sociedad Portuaria de Barranquilla, Fernando Arteta García. Los cambios se harán a partir de una reorganización de la operación para ofrecer mayor eficiencia y contar con más capacidad para los proyectos.

Las inversiones se desarrollarán en dos fases: una de optimización, para mejorar el uso de espacios de la concesión y la habilitación de las vías de acceso al terminal, mientras que en la segunda fase se profundizará en la especialización por subterminales y se incorporarán nuevos servicios de apoyo.

En materia de capacidad, esta sociedad pasará de manejar 520.000 toneladas de graneles hoy, a 1'355.000 toneladas en la primera fase y 2'320.220 toneladas en la segunda, mientras que en carga general se dará el salto de 1'546.429 toneladas de hoy a 3'361.801 toneladas en la segunda fase.

De acuerdo con Arteta, "mediante la renegociación de las concesiones portuarias, el país aseguró los recursos necesarios para que los puertos colombianos brinden soporte al crecimiento de la economía nacional, por lo menos durante los próximos 20 años".

El tercer puerto que logró ampliar su concesión -y el que hará las mayores inversiones-, es el de Buenaventura. Allí se realizarán obras por US$450 millones, de los cuales US$100 millones se destinarán a la construcción de un 'supermalecón'. Además de las obras de ampliación, en este puerto se realizarán otras para mejorar la profundización de la bahía hasta 12,5 metros, y al final de la concesión se estima que llegará a 14,5 metros.

Los altos niveles de inversión y los compromisos adquiridos por los puertos hacen prever que continuarán en el círculo virtuoso del crecimiento. Sin embargo, solo el tiempo dirá si estos esfuerzos serán suficientes para responder a los nuevos desafíos del comercio exterior, y a las necesidades del país. ?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?