| 5/22/2008 12:00:00 AM

Plan?Vallejo?para

? El proyecto de decreto que está en discusión busca estimular uno de los sectores de la economía con mayor potencial de crecimiento.

Un proyecto de decreto que anda circulando entre los técnicos de los Ministerios de Hacienda y de Comercio, Industria y Turismo, tiene de plácemes a los empresarios que exportan servicios en el país. Se trata de una iniciativa que busca ampliar los beneficios del Plan Vallejo a quienes venden servicios en el exterior, y que hasta el momento no cuentan con ningún estímulo.

La propuesta plantea eliminar los aranceles para la importación de maquinaria y equipo a más de 30 categorías de servicios que hoy se exportan, y por esta vía reemplazar el decreto 2331 de 2001, que le otorgaba algunas gabelas a solo nueve sectores en el país. Para su expedición, el Gobierno tendrá que sopesar los beneficios de promover la exportación de servicios en el país, frente al costo fiscal de otorgar más exenciones.

Según Olga Lucía Lozano, socia de la firma de consultoría Research & Opportunities, más allá del beneficio arancelario, con el proyecto se ve la "clara señal" de que el país promoverá un sector que mueve el 25% de las transacciones mundiales de comercio, genera en la mayoría de países alrededor del 60% del PIB y representa cerca del 55% del empleo en el orbe. En su opinión, esta iniciativa se enmarca en las directrices de la Organización Mundial del Comercio, OMC, que ha insistido a sus socios en la necesidad de promover el desarrollo de este sector, a fin de impulsar el crecimiento económico.

Jorge Ramírez Ocampo, ex ministro y consultor de Araújo Ibarra & Asociados, asegura que "Colombia está en mora de adoptar una medida de esta naturaleza. Siempre hemos enfocado los incentivos a los bienes. Pero el comercio de servicios crece más rápido que el de bienes y el potencial colombiano en esta materia es inmenso".

El proyecto de decreto apunta a corregir inequidades y es el resultado de un amplio lobby que ha realizado el sector privado. Su propósito final es darle a los servicios de exportación un puesto preponderante en la estructura de desarrollo del país.

Entre los sectores incluidos en los beneficios están los call center; servicios de empaque; de diseño y exportación de software: de transmisión, distribución y comercialización de energía eléctrica; de construcción de obras de infraestructura; enseñanza; sociales y de salud y los de transmisión.

En Colombia, las exportaciones de servicios alcanzaron en 2007 los US$3.618 millones, según el informe de balanza de pagos del Banco de la República. Aunque esta cifra resulta superior en 7% a la de 2006, un estudio reciente de la Comisión Económica para América Latina advierte sobre una tendencia negativa en la exportación de servicios en la región.

En el caso específico de Colombia, la participación de los servicios en el total de exportaciones pasó de 13,8% en 1995, a 11,8% en 2006.

Diego Rengifo, vicepresidente técnico de Analdex, reconoce que las cifras no son halagüeñas, pero advierte que las mediciones no son las más exactas y por eso los exportadores han venido planteando al gobierno la necesidad de redefinir la metodología para hacer más precisa su medición.



Apuesta de fondo

El ministro de Comercio, Industria y Turismo, Luis Guillermo Plata, ha dicho que desde el Gobierno se trabaja "para darles a los servicios un tratamiento que les permita seguir expandiéndose, para que así logren el peso específico que deben tener en nuestra economía". Entre los primeros pasos está la creación del régimen especial de Zonas Francas para las empresas de servicios.

Carlos Aparicio, presidente de la Asociación de Call Center en el país, destaca que esta medida está orientada a promover la exportación de servicios, pues da exenciones en aranceles para los equipos de telefonía y además reduce la tarifa de renta. Sin embargo, las empresas que no cumplen con los requisitos para constituirse en Zonas Francas Especiales (por ejemplo, generar 500 empleos en los primeros tres años de operación), tendrán ahora una oportunidad 'de oro' para gozar de beneficios arancelarios del Plan Vallejo.

Este nuevo escenario ha llevado incluso a algunos exportadores a proponer un debate para definir cuáles son los servicios en los que el país debería hacer una apuesta de fondo, para priorizar el desarrollo de aquellos que resultan promisorios.

Es importante avanzar en un estudio para conocer cuáles son los servicios con mayor potencial de exportación, y a partir de allí crear una política pública encaminada a promover este sector. Por esta vía, los esfuerzos desplegados hasta el momento por el gobierno para estimular los servicios tendrían un marco de acción más claro, lo que permitiría a los empresarios hacer sus apuestas y aumentar la inversión en el sector en un escenario seguro.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?