| 9/20/2010 12:30:00 PM

Hora de negociar con Canadá

Se estima que unas 100 empresas canadienses de diverso tamaño operan en Colombia, y para 2011 se espera aumentar esta presencia con inversión, comercio y turismo.

Todo apunta a que 2011 será el año de afianzamiento de las relaciones comerciales, de turismo y de inversión entre Colombia y Canadá. Primero, porque antes de marzo entrará en vigencia un tratado de libre comercio (TLC) que eliminará las barreras arancelarias para el 98% de los bienes que hoy exporta Colombia a ese país, al tiempo que facilitará la inversión de doble vía.

Pero también porque se espera una nueva dinámica a partir dev comienzos de 2011, cuando se empiecen a consolidar los resultados del gran despliegue de actividades, ferias, estudios y misiones que han comenzado a coordinar empresarios y Gobierno para identificar y divulgar las oportunidades que se abren entre los dos países.

"Este es un tratado muy importante porque es el primero que entrará en vigencia con un país desarrollado y por eso tenemos que generar todas las herramientas para que sea aprovechado al máximo", explica el ministro de Comercio, Industria y Turismo, Sergio Díaz-Granados.

De acuerdo con datos de Proexport, Canadá importó el año pasado un total de US$319.610 millones, convirtiéndose en el importador número 11 en el mundo, con una participación del 2,5% de las importaciones mundiales. Sin embargo, es el país con el mayor índice de importaciones per cápita por su población de 36 millones de habitantes. El principal proveedor de bienes y servicios hacia ese país es Estados Unidos, que el año pasado exportó a ese destino US$163.567 millones, mientras los países de América Latina tan solo tuvieron una participación de 7,2%, con ventas por US$23.147 millones.

Particularmente, las ventas colombianas alcanzaron US$386 millones y se concentraron en bienes tradicionales (77%). Por su parte, en 2009, Canadá se ubicó en el octavo lugar como proveedor de inversión extranjera del mundo, con US$40.501 millones.

El bajo nivel de ventas colombianas a Canadá, antes que una barrera, es visto como una oportunidad. Por eso la apuesta del nuevo gobierno por este mercado es muy ambiciosa. Desde ya el ministro Díaz-Granados coordina acciones para ampliar el número de oficinas comerciales de Proexport en el país del norte, pues el objetivo es prestar una asesoría integral a los exportadores colombianos que buscan conquistar ese mercado. Además, su equipo de trabajo avanza en la consolidación de informes y estudios sobre las características de sus consumidores, canales y logística, que tendrán una mayor difusión en los próximos meses.

Por ahora, se sabe que Canadá ofrece oportunidades para el mercado colombiano en productos del agro como frutas y verduras, que tienen cosecha durante casi todo el año. En bienes manufacturados, los cosméticos, productos de aseo personal, moda y autopartes ofrecen igualmente importantes oportunidades para los colombianos.

También empresas del sector privado han comenzado a moverse para atender la creciente necesidad de información sobre dicho mercado. La consultora Araújo Ibarra y Asociados trabaja en estos momentos en la elaboración de estudios a profundidad sobre este promisorio mercado, pues el objetivo es identificar "los 200 productos que ofrecen mayores oportunidades para los empresarios colombianos", explica Patricia Galofre, directora de estudios económicos de esa firma.

Según Galofre, en estos momentos se avanza en la recolección de información básica y en las próximas semanas, una vez esté confirmada la financiación, se iniciará la investigación puntual para identificar los productos y servicios que los pequeños, medianos y grandes empresarios colombianos pueden proveer al mercado canadiense.

Servicios, un filón

Pero no solo se trata de encontrar oportunidades en bienes. Para el director de la Cámara Colombo-Canadiense, Wally Swain, en el tema de servicios existe un mundo de oportunidades "porque estamos casi en la misma hora de Canadá y Estados Unidos y esto facilita los negocios en call center, contact center y desk front, pero también porque Canadá tiene fortaleza en tecnología y Colombia en gente bien capacitada para el tema de servicios", explica. Destaca incluso que ya varias empresas de India han llegado al mercado colombiano porque "están interpretando bien las señales que ofrece este tipo de oportunidades y ya tienen empresas en Colombia trabajando en cómo desarrollar servicios con mayor valor agregado paraCanadá".

Swain destaca además que Canadá es uno de los mercados más competitivos en servicios de animación y efectos especiales para televisión y cine, un sector que puede complementarse muy bien con el talento de jóvenes colombianos que se han destacado por sus iniciativas en este campo y que podrían participar en alianzas para hacer trabajos de manera conjunta, a instancias de Proexport y de los programas de transformación productiva que viene impulsando el Ministerio de Comercio.

El buen ánimo que existe entre empresarios de Colombia y Canadá para sacarle el jugo a este TLC ya se está cristalizando y se espera que en las próximas semanas se concreten actividades como una misión de empresarios canadienses a Colombia y una de colombianos a Canadá, para analizar oportunidades conjuntas de comercio e inversión. De hecho, la puesta en vigencia de este tratado es vista en otros sectores como un dinamizador de la economía colombiana. David Berger, director regional para América Latina y el Caribe de NAI Global -una de las mayores consultoras inmobiliarias del mundo con oficinas en Colombia-, cree que la puesta en marcha de este TLC ha comenzado a generar un movimiento importante de empresas canadienses preguntando por oficinas, bodegas o instalaciones empresariales en Colombia. Para Berger, estas expectativas podrían comenzar a concretarse el próximo año.

Aunque el TLC entre los dos países ya finalizó su trámite en Canadá y en Colombia obtuvo el pasado 7 de septiembre la aprobación en último debate en el Congreso, aún debe esperar la aprobación de la Corte Constitucional, que podría tomar un par de meses. Swain explica que una vez la Corte dé su aval, el gobierno colombiano tendrá que enviar una carta a su homólogo canadiense para que inicie el trámite de implementación, que toma 60 días.

Este espacio será aprovechado por empresarios y gobierno colombiano para profundizar los estudios sobre el mercado canadiense, iniciar ruedas de negocio bilaterales y comenzar a estructurar alianzas. Si bien la vía del TLC ya 'está pavimentada', serán los empresarios colombianos los encargados de darle el mejor uso.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?