| 11/7/2008 12:00:00 AM

Exportadores en primera base

El temor por la caída de los principales mercados internacionales tiene en alerta a las entidades financieras. El alza en la tasa de cambio no ayuda.

Las demoras en el estudio de nuevos créditos, la exigencia de mayores garantías y hasta el monitoreo puntual de las principales cuentas de los balances que les exigen algunas entidades financieras, están llevando a las empresas del sector exportador a temer por la financiación de sus proyectos en momentos en que se mantiene la turbulencia en los mercados internacionales.

"Hay una percepción de temor, de tener que extremar el cuidado por parte de las entidades financieras", explica Norman Correa, presidente de la Asociación Colombiana de Pequeños y Medianos Empresarios, Acopi, quien cree que la banca está endureciendo sus políticas de crédito y tomando medidas adicionales. Además, estas medidas coinciden con el cierre de año, cuando los empresarios requieren un aumento en la liquidez para financiar sus proyectos. Para los exportadores, ni el aumento en la tasa de cambio, que ya acumula una devaluación del 40% en los últimos cuatro meses, ha podido ahuyentar los temores.

"Sus números no me dan para otorgarle esa línea de crédito"; "qué medida va a tomar para bajar sus pasivos financieros" o "qué va a hacer con sus cuentas por cobrar" son las frases que con mayor frecuencia encuentran los exportadores al momento de solicitar nuevos créditos.

Pero no solo hay inquietud por el endurecimiento de las condiciones, también el alto costo del dinero genera preocupación entre los empresarios, que temen que el aumento en las tasas de interés pueda acelerarse y afectar la rentabilidad de sus negocios.

Mientras que, hasta agosto, una entidad financiera tomaba en promedio cinco días hábiles para decidir sobre una solicitud de crédito para un exportador, hoy se habla inclusive de dos semanas, tiempo durante el cual las entidades están realizando revisiones más exhaustivas de los documentos y pidiendo documentación adicional. Y no es que no estén prestando recursos, sino que ya se está notando la rigidez en el flujo de crédito para sectores específicos.

El presidente de Acopi coincide en que es aun más complicado para los sectores 'estigmatizados', aquellos con una fuerte competencia de procedencia asiática, en donde el contrabando ha aumentado, o que tienen una alta dependencia de mercados que podrían verse afectados por la recesión o la caída en el precio del petróleo, como Venezuela y Estados Unidos.

Ricardo García, gerente de Logística Zona Franca, explica : "en cupos y en todo lo que tiene que ver con condiciones, se está sintiendo presión. El problema de fondo es que el Gobierno hace los anuncios sobre líneas de crédito a través de Bancóldex, pero cuando uno entra a solicitar el crédito a los banqueros de primer piso, lo tienen ubicado dependiendo del sector en que se encuentre" y ahí es donde comienzan las exigencias adicionales de garantías.



Plata sí hay
Fernando Esmeral, vicepresidente comercial de Bancoldex, cree sin embargo que las cosas no están tan mal como muchos dicen. "Es más la angustia por lo que pueda pasar, que lo que realmente está ocurriendo", explica este experto banquero, quien asegura que la demanda de crédito se mantiene e incluso "puede haber algo de optimismo frente a la temporada que se avecina", por el ritmo que tienen hoy los desembolsos.

Bancldex mantiene una expectativa normal en cuanto a financiación para comercio exterior. "Hemos tenido en el año cupos que en total han implicado para el banco desembolsos por $2,5 billones, de los cuales, al cierre de septiembre, 45% había ido al sector exportador, lo demás se ha prestado a empresas dedicadas al mercado nacional", señala. Incluso, explica que la cifra de desembolsos muestra un crecimiento aproximado de 5% frente a igual período del año pasado.

Aun previendo las dificultades en los desembolsos de divisas para quienes venden a Venezuela, a mediados de septiembre Bancoldex lanzó una línea adicional por US$270 millones, recursos que se han venido desembolsando desde entonces. Y para disipar las dudas sobre financiación para el comercio exterior en 2009, Bancoldex ya tiene prácticamente listo un crédito por US$650 millones con el BID.

Y aunque el panorama de demanda en los mercados internacionales todavía parece turbulento, las garantías sobre recursos de financiación del sector hacen prever que habrá crédito suficiente para los nuevos proyectos. Eso sí, el costo dependerá en buena medida de la percepción de riesgo que la banca encuentre en las empresas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?