| 6/6/2008 12:00:00 AM

El prado del vecino

Aunque no es la primera vez que se explora el vecindario, empresarios y gobierno buscan esta vez sacarle el mejor provecho a los lazos comunes.

La recuperación económica registrada en el último lustro por los países de América Latina y el Caribe ha provocado cambios en las prioridades de mercados para algunas empresas colombianas que exploran oportunidades en el exterior. Y por cuenta del desánimo que se observa en la economía de Estados Unidos y las dificultades políticas que este año se han presentado con Venezuela, los mercados vecinos ganan más espacio en las proyecciones de exportación.

Las cifras son elocuentes. Entre 2004 y 2007, las exportaciones colombianas a países de Latinoamérica y el Caribe crecieron 80,7% y cerraron en US$11.100 millones el año pasado. Según el ministro de Comercio, Industria y Turismo, Luis Guillermo Plata, estas ventas tienen un ingrediente adicional de diversificación de productos que hace muy alentador el comercio. Según Plata, mientras en 2000 los empresarios colombianos exportaron 3.263 subpartidas arancelarias -de ellas 476 superaban el millón de dólares- el año pasado las ventas se hicieron en 4.212 subpartidas -de ellas, 852 superaron el millón de dólares-.

La directora de Proexport, María Elvira Pombo, durante la reciente Macrorrueda con países de Latinoamérica destacó además que estas ventas son en su mayoría de productos no tradicionales. De acuerdo con datos de Proexport, las principales ventas a países vecinos son gasolina, carne bovina, medicamentos para uso humano, polipropileno, azúcar, libros, confecciones y productos cosméticos.

Pero, aunque vender al vecindario suena atractivo, hay quienes se preguntan si se podrán reemplazar mercados tan importantes como Estados Unidos o Venezuela.

La exministra y consultora en comercio exterior, Ángela María Orozco, responde con un rotundo no. Incluso, asegura que esta idea ya se viene trabajando de tiempo atrás. "Durante el gobierno de Andrés Pastrana también formulamos varios planes exportadores para diversificar destinos, pero este es un tema que toma tiempo", explica.

En su opinión, el escenario ideal en materia de internacionalización lo ofrece un país como Chile, que vende el 30% de sus productos en Europa, otro 30% en Asia y el porcentaje restante en el continente americano.

El Ministerio de Comercio, conjuntamente con Proexport, han aprovechado la coyuntura de inicio del debate en el Congreso colombiano del Tratado de Libre Comercio con los países del Triángulo Norte de Centroamérica, para insistir en la importancia de este mercado, que ofrece un alto potencial para los empresarios colombianos. Este grupo de países, al igual que los caribeños, tiene una alta dependencia de importaciones que los convierte en clientes interesantes.

También se ha hecho hincapié en la necesidad de reducir el déficit comercial con los países del Mercosur. Sin embargo, para la ex ministra Orozco, este es un tema que requiere un minucioso análisis porque, aunque Brasil es un mercado de gran tamaño, su estructura productiva es similar a la colombiana, y quienes busquen allí oportunidades deben enfocarse en nichos específicos.

Para el Gobierno, las condiciones están dadas para explorar mercados vecinos, pues además de tratados comerciales hay voluntad de profundizar los negocios. Serán ahora los empresarios los encargados de no dejar pasar esta oportunidad y avanzar en la diversificación efectiva de mercados.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?