| 8/21/2009 12:00:00 AM

El agro, más cerca del acceso real

Los acuerdos de libre comercio han reducido los aranceles para bienes agropecuarios de exportación, pero el acceso real solo es posible si se eliminan las barreras no arancelarias.

Las excusas para no exportar más productos agropecuarios están por acabarse. Aunque el mercado de exportación se afianzó para productos como café, banano, azúcar y flores, continúan los esfuerzos, iniciados hace varias décadas sin obtener mayores resultados, para encontrar nuevas 'estrellas' exportadoras en el sector agropecuario.

La principal queja de los productores, hasta hace unos años, eran los altos aranceles vigentes en buena parte de los países de destino, pues restaban competitividad. Sin embargo, la firma de varios tratados comerciales y la renovación de programas de preferencias arancelarias con Europa y Estados Unidos eliminan esta traba.

Pero surgió un nuevo problema: aún sin aranceles, los productos no podían entrar a muchos mercados por las exigencias sanitarias, zoosanitarias y fitosanitarias. Exigencias que en algunos casos tenían fundamentos sólidos, pero que en otros mostraban un claro interés por convertirse en barreras no arancelarias. En últimas, no había acceso real a otros países para muchos productos agropecuarios colombianos.

Esto motivó al Gobierno a iniciar un agresivo programa, desde 2005, para buscar el ingreso a otros mercados de los bienes agropecuarios que hoy produce el país y que tienen alto potencial de exportación. Como resultado, desde esa fecha y hasta finales de julio, se logró firmar 71 protocolos con 15 países para allanar el camino a las exportaciones nacionales.

Arándanos y papaya para Estados Unidos, sandía para Cuba, melón para Chile, bebidas lácteas para Bolivia y diferentes cortes de carne para Rusia hacen parte de este nuevo 'contingente' de productos que buscan convertirse en las nuevas 'estrellas' de exportación del país.

En la negociación de estos protocolos han intervenido autoridades técnicas como el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) y el Invima, que han logrado estrechar sus lazos con autoridades sanitarias de otros países, lo que se convierte en un buen punto de partida para facilitar los procesos de admisión de productos agropecuarios y la cooperación a nivel científico. Los protocolos determinan las condiciones que deben cumplirse en los procesos de siembra, cosecha y recolección de los productos, así como en empaques, logística y transporte, a fin de garantizar que sean óptimos para el consumo humano o animal.

Alejandro Vélez, vicepresidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), destaca el impulso que ha tenido la negociación de protocolos sanitarios por parte del Gobierno pues crea un lazo importante entre las autoridades del país con sus pares en el exterior, facilita la admisibilidad y genera un fortalecimiento institucional.

"Tradicionalmente se había pensado que la sola baja de aranceles era suficiente para abrir mercados, pero desde la negociación del TLC con Estados Unidos, la SAC demostró que esto no era suficiente porque, en la práctica, los productos agropecuarios se encontraban con barreras no arancelarias que hacían imposible su exportación. Desde entonces el Gobierno y los empresarios han entendido la importancia de avanzar en los temas sanitarios", asegura Vélez.

Aunque todavía no se ha calculado el potencial de exportación, las perspectivas parecen muy buenas. Diana Jimena Pereira, directora de política sectorial del Ministerio de Agricultura, explica que los protocolos negociados abren las puertas al comercio para 24 productos del sector pecuario y 47 agrícolas, entre los que se cuentan frutas, algunas variedades de flores, semillas de arroz y carne bovina y de pollo, entre otros.

"Ha habido interés del Gobierno en profundizar la inserción de nuestros productos en el exterior, diversificar nuestra canasta exportadora en frutas, algunas hortalizas, camarón y cárnicos y, aunque seguimos apoyando los tradicionales exportables como banano, flores o café, también queremos fortalecer y ampliar nuestra oferta", afirma la funcionaria.

Adriana Senior, directora de la Corporación Colombia Internacional (CCI), una de las entidades que promueve nuevos productos agropecuarios con potencial exportador, explica que, de la mano de inversionistas privados, se viene trabajando en el desarrollo de proyectos que permitan ampliar la base exportadora del país.

"Estamos trabajando para desarrollar cultivos de melón y papaya en zonas como la Guajira y el Valle del Cauca, que fueron declaradas libre de la mosca del mediterráneo. Ya tenemos acceso a varios países y necesitamos consolidar una producción que pueda atender esos mercados. También impulsamos un proyecto de producción de arándanos, cuya zona de mayor potencial es el altiplano cundiboyacense, para atender una demanda insatisfecha que el mundo tiene de esta fruta", explica la directora de la CCI.

La lentitud en el desarrollo de nuevos productos agropecuarios de exportación no puede continuar. En la medida en que se eliminen barreras no arancelarias, el país tendrá que aprovechar la oportunidad para abrir nuevos mercados a la creciente producción que ofrecerá el sector agropecuario, por la mayor inversión privada que atraerá.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?