| 6/20/2008 12:00:00 AM

De Rusia con amor

Negocios en carne, flores, frutas, confecciones, calzado y otras manufacturas, tienen amplias opciones en este mercado.

Lo que arrancó la primera semana de junio como una visita para fortalecer los lazos políticos entre Colombia y Rusia, terminó por convencer al vicepresidente de la República, Francisco Santos Calderón, de la necesidad de volver los ojos a esta Nación para promover el comercio, la inversión y el turismo.

Con un crecimiento en su economía del 7% en promedio, durante los últimos ocho años, y la expectativa de convertirse al finalizar este año en la sexta economía del mundo -el año pasado estaba en el puesto 11-, Rusia es vista hoy con atención por los mercados internacionales. Y para el vicepresidente Santos, Colombia no se puede quedar atrás.

"Nosotros hemos estado enamorados de la India y de China y resulta que ellos nos llenan de productos y nosotros no les exportamos nada porque no tenemos qué, mientras que hacia Rusia hay todo tipo de oportunidades", asegura.

Rusia es una economía de 148 millones de consumidores, que exporta 3.000 millones de barriles de petróleo al año y provee el 30% del gas de Europa. Sus exportaciones alcanzan los US$500.000 millones mientras que el gasto privado en alimentos, bebidas y tabaco fue de US$266.000 millones en 2007. Es el sexto generador mundial de turistas -con 35 millones el año pasado- y recibió inversión extranjera directa por US$48.000 millones.

"Rusia importa de todo. De Ecuador compra US$800 millones, Brasil le exporta US$5.000 millones y Paraguay otros US$300 millones" dice Santos. Colombia solo vende un reducido grupo de productos, entre ellos flores, azúcar, plátano y café, que el año pasado no superaron los US$80 millones.

Pero, ¿por qué hasta ahora este resulta un mercado de interés para el país? Factores como la crisis financiera de 1998 y la percepción de ser un mercado con una cultura y un idioma distintos lo han hecho ver como un destino lejano.

La realidad parece diferente. Por ejemplo, uno de los productos con mayor potencial es la carne -Rusia es el mayor comprador mundial- y tras un año de análisis, José Félix Lafaurie, presidente del gremio de los ganaderos, Fedegán, asegura que el potencial es muy alto y la logística adecuada. Pero aún no ve condiciones propicias para exportar, por el impacto de la revaluación del peso. "Las condiciones logísticas son muy buenas, pero mientras el dólar siga en el actual nivel no tenemos nada que hacer", explica Lafaurie.

La presidente de Proexport, María Elvira Pombo, quien acompañó al vicepresidente Santos en la gira por Rusia, coincide en que la logística de transporte, tanto aérea como marítima, no ofrece dificultades para los exportadores colombianos, aunque recomienda que estos se familiaricen con las formalidades aduaneras y fitosanitarias.

Los funcionarios regresaron con propuestas concretas de una petrolera con el fin de montar un oleoducto y una refinería para procesar crudos pesados provenientes de Venezuela; la construcción de una fábrica de camiones de la marca Kamaz; la creación de un fondo de inversiones por US$1.000 millones y la puesta en marcha de un banco ruso -el Vnesheconombank-.

El Vicepresidente se comprometió a gestionar un proyecto para financiar la construcción de un gran centro de perecederos en el aeropuerto de Vnukovo de Moscú, que facilitaría la exportación desde Colombia. Proexport designará a su vez dos funcionarios para ampliar la oficina comercial de la Embajada en Rusia a fin de apoyar a los empresarios.

Pero, quizá la tarea más importante la tendrán que desarrollar los exportadores nacionales, quienes ya no tendrán excusa para quejarse de falta de mercados, pues el tamaño de la economía rusa tiene espacio para todos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?