| 2/20/2009 12:00:00 AM

Confianza en el comercio con EE.UU.

William Brownfield, Embajador de Estados Unidos en Colombia. “Al concluir la recesión económica vamos a ver un aumento de la inversión y de la actividad económica bilateral. En ese momento Colombia estará bien ubicada para lanzarse más rápidamente que la mayoría de sus vecinos en la región”.

A pesar de la pérdida de confianza en Estados Unidos, los representantes comerciales de ese país en Colombia se muestran optimistas sobre el comercio bilateral.

La crisis de confianza por la que atraviesa Estados Unidos es el Talón de Aquiles para los planes de estímulo fiscal del presidente Barack Obama. Las medidas anunciadas por la administración saliente no lograron frenar los despidos masivos y las gigantescas pérdidas en la economía estadounidense. "Los mercados no han mostrado credibilidad ante las políticas; la política monetaria no ha incentivado el crédito, los bancos no prestan porque han castigado su patrimonio y están conservando posiciones de liquidez y el estímulo fiscal no ha surtido efecto por el temor de la mayor deuda que se está generando", afirma Miguel Gómez, presidente de la Cámara de Comercio Colombo-Americana. "Los mercados no le creen a Obama", sintetiza.

La suerte del consumidor en Estados Unidos está echada. En promedio, los estadounidenses han perdido el 25% de su riqueza en menos de dos años, han cambiado su perfil de consumo y están concentrados en reconstruir sus ahorros. Hay temor mundial por las implicaciones que tendrá este nuevo "americano frugal" sobre la suerte de la economía internacional.

Las cosas podrían empeorar si, además de la caída del consumo, Estados Unidos cediera a la tentación de aplicar nuevas políticas proteccionistas. A este respecto, Gómez confía en que el nuevo Presidente entiende los riesgos del proteccionismo. "Obama va a resultar más protector del libre mercado de lo que esperamos. El proteccionismo se manifestará en estímulos a los distintos sectores, no en la política comercial", agrega. No obstante, hacia el exterior, la confianza comercial e inversionista no se ha deteriorado todavía.

Confianza firme

Los funcionarios estadounidenses que tienen que ver en el tema de las relaciones con Colombia mantienen el optimismo. Comenzando por el embajador de Estados Unidos en Colombia, William Brownfield, las señales de corto y mediano plazo son de confianza en la relación comercial bilateral. "Estamos en un momento bastante sensible desde el punto de vista económico, afrontamos una recesión internacional y quizás global. Por ello, este es un momento complicado para las personas, instituciones y empresas que piensan en hacer inversiones pero, a pesar de eso, estuve la semana pasada en Cali, donde participé en la inauguración de una nueva planta de una empresa estadounidense".

Durante esa misma visita el embajador visitó Buenaventura, en donde habló de planes de expansión, de lograr más capacidad para recibir y manejar un mayor volumen de carga comercial en importación y exportación desde y hacia Colombia. Además, afirma que las inversiones estadounidenses son visibles en grandes proyectos de infraestructura. "Durante mi visita a Buenaventura hice el anuncio de la decisión del Departamento de Comercio de Estados Unidos de apoyar un estudio y un esfuerzo para ofrecer nueva tecnología y nueva inversión para la expansión del puerto", anticipó a Dinero.

En el mismo sentido, Margaret Hanson-Muse, consejera comercial de esta embajada en Colombia, afirma que ninguna de las misiones comerciales previstas para este año se ha cancelado, al igual que las dos ferias comerciales Visit USA. "Seguiremos promoviendo la inversión en Colombia, no solo por parte de Estados Unidos, sino también de otros países de la región. En enero estuvimos haciendo promoción de Colombia en Nueva Orleans con muy buenos resultados, hay interés en mirar posibilidades de inversión en Bogotá y otras ciudades intermedias", anotó Hanson-Muse.

El tema de la inversión, por su parte, aún se muestra positivo. A la fecha no se han anunciado cancelaciones de inversiones en curso aunque se estima que la inversión extranjera directa se contraerá este año aproximadamente en US$2.000 millones, respecto a 2008. Un monto que continúa siendo positivo históricamente.

Por su parte, Lawrence J. Gumbiner, consejero económico del Departamento de Estado de Estados Unidos, se muestra optimista en cuanto al comercio entre las dos naciones. Afirma que el paquete de estímulo de Obama tardará en mostrar resultados pero que, independientemente de ello, "la demanda de Estados Unidos por energía, donde se encuentran los principales productos de exportación de Colombia hacia ese mercado, va a seguir siendo fuerte. No veo una caída significativa toda vez que su demanda es inelástica".

Respecto de otros productos que demanda ese mercado -como flores y café-, Gumbiner se muestra positivo igualmente porque en crisis anteriores la demanda por estos productos no ha sufrido mayores caídas, "además la tasa de cambio es favorable", anota. Por último, resalta que el mayor impacto comercial que sentirá Colombia llegará por cuenta de la exportación de bienes no tradicionales (textiles, cemento y confecciones, entre otros), que tienen por destino principal a Venezuela y Ecuador.

Aunque los representantes en Colombia de nuestro socio comercial más importante se muestran optimistas por el flujo de comercio entre los dos países, la atención está centrada en los bienes tradicionales de importación de ese mercado, provenientes de Colombia, la mayoría de los cuales conserva precios bajos desde octubre de 2008. No obstante, el comercio de servicios puede presentar una dinámica inversa por la contracción del crédito. Por este mismo canal podría verse afectada la inversión extranjera estadounidense en nuestro país, si las mismas no han previsto su financiamiento con anticipación. En el mediano plazo, este se hará cada vez más escaso.

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.