| 5/22/2008 12:00:00 AM

CAN-UE: Juntos pero no revueltos

La decisión de los europeos de negociar únicamente en bloque está obligando a los andinos a buscar acercamientos políticos. ¿Podrán lograrlo?

Cuadrar a los cuatro países andinos para la 'foto' de la negociación de un acuerdo de asociación con la Unión Europea está resultando más difícil de lo que muchos esperaban. Transcurridas tres rondas de negociación y casi dos años después del lanzamiento del proceso, no es claro el rumbo que tomarán las conversaciones. Aunque en la reciente cumbre con Europa quedó definido que habrá dos velocidades para negociar el tema comerial, la Comunidad Andina de Naciones, CAN, sigue atrapada en los desencuentros políticos de sus integrantes.

"Nadie ha dicho que esto sea fácil", advierte el abogado experto en temas de comercio exterior, Marcel Tangarife, quien reconoce que, ni el trabajo previo de concertación entre los andinos, ni las tres rondas cumplidas, han permitido alcanzar el grado de cohesión que se requiere para avanzar en la negociación. Lo cierto es que durante la tercera ronda de negociaciones, Bolivia y Ecuador insistieron en excluir capítulos de la negociación comercial, entre ellos inversión, servicios, compras públicas, solución de controversias y propiedad intelectual, pues su objetivo es asumir la menor cantidad de compromisos posibles. Una actitud contraria asumieron Perú y Colombia, que insisten en una negociación 'lo más integral posible', aceptando compromisos recíprocos.

Buena parte de las diferencias radican en el modelo de desarrollo escogido por cada par, pero el mensaje de fondo es que no existe una posición unificada para negociar, pues en un lado hay afán de profundizar el libre comercio y los flujos de inversión extranjera, y en el otro se le concede mayor importancia al papel del Estado. La distancia en las visiones ha llevado incluso a Perú a amenazar varias veces con 'tirar la toalla' en el proceso de integración y buscar una negociación directa con los europeos.

Pero, contrario a lo que podría esperarse frente a este escenario tan controversial en materia de integración, los mensajes políticos de Europa siguen enfatizando el 'inamovible' que está claro desde el principio: que la negociación debe ser de bloques.

Intereses encontrados

Santiago Rojas, asesor en comercio internacional, considera que Europa buscará jugársela a fondo para lograr una negociación con los cuatro países porque políticamente no tiene presentación dejar por fuera a Bolivia.

Incluso, un funcionario europeo reconoció que este bloque no está dispuesto a pagar el costo político que implicaría mantener una negociación con solo dos países andinos. "Lo que no puede hacer la CAN es lanzar la papa caliente a la UE y esperar que aquí se encuentre la solución. La solución a los problemas de los andinos debe venir de ellos mismos", aseguró.

Este mensaje fue transmitido incluso al gobierno colombiano por el director de relaciones exteriores de la Comisión Europea, Eneko Landaburu, quien le dijo al ministro de Comercio, Luis Guillermo Plata, que están dispuestos a flexibilizar posiciones y honrar los compromisos de garantizar un trato asimétrico, con tal de que en el proceso se encuentren soluciones 'creativas' que permitan consolidar la negociación.

Landaburu estuvo en Colombia la segunda semana de mayo, en las reuniones previas a la Cumbre Presidencial de la UE con Latinoamérica y el Caribe, que se clausuró el 17 de mayo pasado, durante la cual los europeos ratificaron su compromiso de continuar la negociación bloque a bloque y buscar soluciones al tema político, con el fin de garantizar el éxito del proceso.

Para Santiago Rojas, es evidente que la UE no quiere correr el riesgo de que fracase esta negociación y cuenta con la experiencia suficiente -y la paciencia- que le han dado varias décadas en busca de su consolidación como bloque. Los andinos, por su parte, temen por la suerte de un grupo importante de sus exportaciones que hoy se benefician de aranceles cero, bajo el Sistema Generalizado de Preferencias, SGP Plus, cuya vigencia terminará antes de cinco años.

Estas necesidades mutuas podrían llevar a consolidar posiciones más pragmáticas a partir de la cuarta ronda de negociaciones, que se cumplirá en julio en Bruselas, a fin de avanzar en el cronograma que pretende cerrar la negociación en 2009.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?