| 4/25/2008 12:00:00 AM

Agroindustria nuevas oportunidades

Colombia tiene oportunidades para diversificar los mercados de exportación de sus productos agroindustriales.

Los productores agroindustriales colombianos andan en búsqueda de nuevos mercados internacionales y la tarea va por buen camino. La variedad de los productos, su sofisticación y calidad han logrado convencer a más de un país europeo, asiático y hasta del Medio Oriente para hacer negocios con los nacionales.
 
Eso quedó demostrado en la segunda macrorrueda de agroindustria, organizada por Proexport, durante la cual se cerraron negocios por valor de US$7 millones y se generaron expectativas de negocios a un año por valor de US$139 millones. No hay duda de que el país empieza a figurar en la lista selecta de países exportadores de frutas exóticas, banano, legumbres, hortalizas, alimentos congelados y procesados, lácteos, camarones y langostinos, entre otros. Sin embargo, todavía existen muchas barreras por derrumbar, si de explotar al máximo este macrosector se trata.

Colombia ha contado desde siempre con una amplia diversidad en materia agroindustrial pero solo hasta hace poco ha empezado a sacarle provecho en los mercados internacionales. Y aunque desde 2004 las exportaciones del sector han crecido un 56%, actualmente tan solo representan el 14% de las exportaciones totales del país. "Esto se debe a que para los agricultores pequeños es muy difícil llegar a los mercados externos, existen muchas exigencias en términos de calidad, volumen y empaque. El sector debe organizarse en clusters si en realidad quiere posicionarse y explotar las oportunidades de los mercados. Existe un potencial inmenso, pero todavía falta mucho por hacer y en este camino necesitamos de la mano del sector público y privado", dice Darío Arango, gerente de Frutales Las Lajas, una de las empresas que cerró negocios en la macrorrueda.

Ya han empezado a darse grandes pasos en este sentido. La sinergia entre el sector público y el sector privado ha permitido que los agricultores se certifiquen con normas internacionales y diversifiquen la capacidad productiva y exportable de sus productos agrícolas y agroindustriales. Tal es el caso de la Corporación Colombia Internacional, CCI, que desde hace más de un año viene liderando el proceso de homologación del Global Gap para Colombia y el proyecto Mega —modelo empresarial de gestión agroindustrial— que es una estrategia de desarrollo económico para la región Bogotá-Cundinamarca y que ya quiere ser replicada en otros departamentos. De esta manera, la agroindustria colombiana espera seguir conquistando los grandes espacios que existen para diversificar sus exportaciones.

¿En qué estamos?

Según datos de Proexport, las exportaciones del macrosector agroindustria totalizaron US$4.095 millones al finalizar el año 2007. En relación con el año 2006, las exportaciones del sector se incrementaron en US$649 millones —19%— gracias al crecimiento de sectores como el pecuario, agroindustrial y agrícola que fueron responsables de US$500 millones en nuevas exportaciones agroindustriales. Sin embargo, frente a los demás macrosectores, este mostró una dinámica de crecimiento moderado el año anterior, superado por prendas de vestir y manufacturas e insumos. El 50% de las exportaciones de la agroindustria colombiana está concentrado en Estados Unidos, Venezuela, Perú y Ecuador. En gran parte, a este último mercado se debe el favorable comportamiento de las exportaciones del sector. Sin embargo, los mercados de Europa han intensificado el comercio de estos bienes desde Colombia en los últimos cuatro años.

Dentro del macrosector, existen varios productos que en los últimos años han registrado un incremento de las exportaciones. En el sector agrícola el banano continúa siendo el producto líder. En 2007 sus exportaciones crecieron 8,4% y cerca del 77% de la oferta exportable la absorben Bélgica, Estados Unidos y Alemania. De todas maneras, las legumbres, hortalizas y frutas exóticas como uchuva, granadilla y maracuyá han mostrado un repunte importante, estas últimas gracias al interés del mercado europeo.

Por su lado, dentro del sector agroindustrial, la confitería ha incrementado sus exportaciones en 48%, convirtiéndolas en uno de los subsectores estrella. "Una de las características predominantes dentro de la confitería es su diversidad en términos de mercados destino. Pese a que actualmente Venezuela representa el 40% del total, el 60% restante se encuentra altamente diversificado en mercados de países tan remotos como Sudáfrica, los Emiratos Árabes Unidos y la República del Congo", dice un informe de Proexport.

En ese sector también empiezan a aparecer exportaciones de frutas y hortalizas procesadas y alimentos congelados, aunque en muy bajos montos. Estados Unidos figura como el principal socio comercial de Colombia en la exportación de estos productos y Japón es el segundo destino de nuestras exportaciones de alimentos congelados. "Los mercados de altos ingresos tienen una alta preferencia por este tipo de productos que, gracias a los procesos de congelación, conservan prácticamente intactas sus propiedades", dice el mismo informe.

Buscando nuevos mercados

Argentina, Arabia Saudita, Barbados, Chile, Corea del Sur, Costa Rica, El Salvador, México, Suecia e Islas Caimán, fueron a la macrorrueda en busca de productos colombianos y encontraron lo que querían, demostrando que sí tenemos oportunidad de mirar hacia otros mercados. La Licorera del Valle, por ejemplo, que ya exporta a España, Estados Unidos, Italia, Panamá, Ecuador y Costa Rica; inició el proceso para vender aguardiente y ron a Islas Caimán, Canadá, México, Guatemala y Chile. "Muchos de estos países han mostrado interés por el aguardiente sin azúcar. La calidad, el sabor y el respaldo de la empresa son nuestras cartas fuertes", dice Sonia Panesso, jefe de comercio exterior de la licorera.

Las frutas frescas, procesadas y congeladas también tienen un gran potencial. Darío Arango asegura que durante la macrorrueda cerró negocios con una empresa italiana para exportar limón tahití y con una holandesa para exportar piña gold y aguacate hass. Sin embargo, los productos que más expectativas de negocios les generaron fueron las frutas procesadas y las pulpas de frutas congeladas. "El país tiene un gran potencial en estos productos, por su calidad y jugosidad, pero todavía no logramos alcanzar los volúmenes que los europeos nos piden", agrega.

No son solo los latinoamericanos, los estadounidenses o los europeos los que miran hacia Colombia. China y Arabia Saudita están interesados en nuestros productos agroindustriales. Los primeros, en llevar las famosas patas de pollo que son como pasabocas en ese país. Alejandro Ossa, director de la oficina de Proexport en Beijing, asegura que importan alrededor de US$1.000 millones anuales de este producto y que Colombia todavía no ha podido exportar directamente por restricciones sanitarias.
 
"Los productores de pollo exportan hacia Argentina y desde ese país entran a China. Se sigue trabajando con el ICA para la firma de un protocolo sanitario que facilite la entrada de las patas de pollo colombianas, pues tenemos grandes oportunidades", asegura. Por su lado, Árabica Latina Markets, una empresa de Arabia Saudita, está en búsqueda de frutas tropicales exóticas y pescados frescos. "No queremos llevar el producto mismo sino representantes de las compañías que se encarguen de comercializarlo", dice Musafá Pérez, uno de los socios de la compañía. "Los empresarios colombianos deben mirar hacia Arabia, si se compara a los árabes con los latinos, existen muchas similitudes", agrega.

Así pues, hay que empezar a explotar estas oportunidades. Y aunque nuestros productores agrícolas aún tienen mucho por aprender, las autoridades gubernamentales y privadas están dispuestas a emprender esta tarea. De hecho, ya la emprendieron. Claudia Betancourt, coordinadora del Mega —presidido por la Cámara de Comercio de Bogotá— asegura que, hasta hoy, esta estrategia ha articulado 800 agricultores, 86 agroindustrias, 19 comercializadoras y 25 universidades en Bogotá- Cundinamarca.
 
"La meta es que la región llegue a exportar US$1.500 millones en 2015 productos que se han identificado con potencial exportador: hortalizas, hierbas aromáticas, tubérculos, productos procesados y frutas", dice Maria Fernanda Campo, presidente de la Cámara de Comercio de Bogotá. Boyacá, Huila y Tolima ya anunciaron su interés de replicar este modelo para el desarrollo exportador de esas regiones. Colombia lo tiene todo para ser una importante despensa de productos agrícolas y agroindustriales para el mundo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?