| 7/12/2010 11:00:00 AM

Agro: la transformación apenas arranca

Empresarios de camarones, aceite de palma, aceites y grasas; confitería y chocolatería y carne bovina comenzarán a elaborar con la consultora AT Kearney los planes de negocios para aumentar exportaciones.

La euforia con la que cuatro sectores agropecuarios recibieron a finales de 2009 la noticia de su elección como pioneros de los programas de transformación productiva no fue suficiente para que el proceso arrancara 'con pie derecho'.

Dificultades para conciliar diferencias entre los integrantes de una de las cadenas, demoras en la contratación de la firma consultora que realizará los planes de negocios y cambios del operador institucional del proceso -Fiducoldex fue reemplazado por la Corporación Colombia Internacional- son solo algunos de los tropiezos que han generado hasta el momento las demoras en este programa.

Apenas este mes de julio los líderes de sectores de camaronicultura; confitería y chocolatería; carne bovina y aceite de palma, aceites y grasas, comenzarán a trabajar con la consultora inglesa AT Kearney en la elaboración de los planes de negocio que permitirán a estas cuatro actividades mejorar su competitividad y convertir estos sectores en altamente exportadores y de talla mundial.

Superados estos obstáculos, muchos se preguntan cuáles son las metas de dichos sectores en el mediano plazo y cuál es el potencial que ofrecen estas agroindustrias para aumentar las exportaciones.

La inversión que realiza el Ministerio de Agricultura en este programa alcanza $2.600 millones y la contrapartida del sector privado asciende a US$116.000 cada uno.

Los productores de camarón aspiran ampliar su participación en los mercados de España, Francia y Reino Unido, donde ya tienen presencia, y al mismo tiempo llegar a otros países de la Unión Europea, aprovechando la firma del Tratado de Libre Comercio que elimina los aranceles para este producto. La idea es llegar también a Rusia y a los mercados asiáticos. El sector tiene previsto que para 2012 las exportaciones a Rusia aumentarán 67% y a Medio Oriente 82%.

Jorge Mario Díaz, director ejecutivo de Acuanal, explica que, para los productores de camarón, la prioridad de los estudios que entregará la firma consultora está en "identificar cómo es el mercado mundial de material genético de camarón, cómo es el estatus sanitario, quiénes son los principales proveedores, las firmas de genética que trabajan en este sector y, eventualmente, dilucidar sus costos y mecanismos de fijación de precios".

Los resultados del plan de negocios les permitirán a las empresas de camaronicultura establecer la viabilidad de la participación colombiana en estos mercados e identificar las necesidades de capacitación, logística o tecnología que se requieren para competir internacionalmente.

Por el lado de carne bovina, la meta es llegar en 2012 a mercados de Rusia, países del norte de África, Israel, México, Chile y Perú. Andrés Moncada, director del Fondo de Estabilización de Exportaciones de Fedegán, explica que "el proyecto de transformación productiva es de vital importancia para el sector, porque la carne bovina tiene un potencial competitivo muy grande en el contexto internacional". Moncada destaca que, mientras la demanda mundial de carne crece al 20%, pocos son los países que pueden atender estas solicitudes, ya que no todos gozan de la condición geográfica y climática de Colombia, que tiene pastos para ganado todo el año.

De acuerdo con datos de Fedegan, la producción mundial de carne bovina llega a 68 millones de toneladas, de las cuales apenas un 10% se exporta. Los principales exportadores de bovinos en el mundo son Brasil y Estados Unidos, seguidos por países como Australia y Nueva Zelanda, "pero la preocupación está en que a largo plazo no hay quien atienda esta creciente demanda y puede haber desabastecimiento, lo que genera una oportunidad muy importante para Colombia", sostiene Moncada. En 2019, y a partir del programa de transformación productiva, los ganaderos planean exportar a Estados Unidos, la Unión Europea, Canadá y Asia.

En el sector de aceite de palma, aceites y grasas las metas son ambiciosas. En aceites y grasas se busca alcanzar en 2020 una producción de 1,3 millones de toneladas y pasar de exportar 112.059 toneladas en 2010, a 241.927 toneladas en 2019. En el cultivo de palma, el objetivo es pasar de unas exportaciones por 356.362 toneladas en 2008 a 430.092 toneladas en 2019, con una productividad por hectárea de 5,5 toneladas que permita una producción de 3,5 millones de toneladas por año.

En la cadena de chocolatería y confitería, la meta apunta a llegar a nuevos mercados de la Unión Europea, países del Medio Oriente, Asia, África, Caribe y Centroamérica, a fin de reemplazar mercados tradicionales como Venezuela y Ecuador, en donde se ha registrado una caída en las ventas.

Plazos apretados

Buena parte de las demoras que ha sufrido la puesta en marcha del programa de transformación productiva se atribuye a la extensa concertación que ha caracterizado este proceso. Sin embargo, hacia adelante, el objetivo es poner el acelerador a fondo para agilizar el programa.

Diana Ximena Pereira, directora de política sectorial del Ministerio de Agricultura, explica que la firma de consultoría, junto con el equipo de trabajo del programa, los gremios y los empresarios del sector "definirán los planes de negocios sectoriales, las iniciativas clave para cerrar brechas, la agenda estratégica del sector y la definición de una hoja de ruta para cada iniciativa". Este proceso, de acuerdo con el cronograma del Ministerio de Agricultura, se tendrá que surtir en un plazo máximo de cuatro meses a partir de julio.

Al trabajo de la consultora y el sector privado se sumará un equipo del Ministerio de Agricultura, bajo la coordinación del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo. El objetivo es que haya profesionales de los ministerios dedicados a este programa para garantizar, de una parte, la calidad del plan de negocios sectorial y, de otra, su puesta en marcha para asegurar la sostenibilidad en el mediano y largo plazo.

La elevada apuesta que Gobierno y empresarios están haciendo en este programa amerita pasar la página de una larga espera y afianzar el trabajo que hacia el futuro permitirá a estos sectores modernizarse y competir mejor en el contexto internacional.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?