| 4/11/2008 12:00:00 AM

Agricultura, la piedra en las negociaciones

Las últimas rondas de negociación de los TLC con Canadá y Efta tendrán que concentrar sus esfuerzos en el ámbito agrícola.

Como en la mayoría de negociaciones comerciales que ha emprendido nuestro país, la agricultura se ha convertido en el tema más difícil de cerrar en los Tratados de Libre Comercio (TLC) que se negocian actualmente con Canadá y la Asociación Europea de Libre Comercio -Efta-. Y aunque el acuerdo de asociación entre la Comunidad Andina -CAN- y la Unión Europea apenas está en la etapa de intercambio de ofertas arancelarias, se avizora que la mesa de agricultura será una de las que más trabajo le representará al equipo negociador.

El cierre de las negociaciones con Canadá estaba previsto para finales del año pasado, sin embargo, son precisamente las listas agrícolas las que han demorado su firma, además de otros detalles técnicos en materia de bienes industriales, servicios e inversiones. La sexta ronda, que se llevará a cabo en mayo, será definitiva para solucionar las diferencias que persisten, por un lado con el azúcar, las flores, la carne de res y de cerdo y algunos cereales y por otro lado con los textiles, las confecciones y el calzado.

Lo mismo ha pasado con los países del Efta, con los cuales, a pesar de estar negociando en bloque, se están trabajando tres acuerdos paralelos sobre carne, leche y granos, que no están en la convención consecutiva de este bloque económico. De hecho, previendo esta situación, en febrero pasado se adelantó una minirronda que según el jefe negociador de Colombia, Ricardo Duarte, ayudó a resolver muchos de los temas que estaban pendientes en la definición de los acuerdos bilaterales en agricultura. Duarte dice que muy seguramente las negociaciones de este tratado finalizarán el primer semestre de este año, y según los expertos esto puede ser posible. Colombia tiene claro que los del Efta son países muy proteccionistas en materia agrícola y que muy poco han cedido en anteriores acuerdos comerciales. Esto evitará una dilación inoficiosa de la negociación.

Por el lado de la Unión Europea y la CAN los tiempos serán más largos debido a la complejidad del acuerdo. Por ahora, el bloque andino ha avanzado enormemente en armonizar su normativa y en la elaboración de una propuesta conjunta sobre la oferta arancelaria y la oferta de servicios. En la ronda, que se realizará en Quito a finales de este mes, se pondrán estas ofertas sobre la mesa. "Sin embargo, la negociación todavía no comienza. En la tercera ronda podremos tener claro cuáles serán los puntos más álgidos de la negociación, pero desde ahora se pueden hacer algunas predicciones: agricultura y los tratamientos especiales para Ecuador y Bolivia", dice Ana María Reátegui, directora general de la Secretaría General de la CAN.

Las trabas agrícolas con Canadá

Colombia le está pidiendo a Canadá acceso inmediato para las flores y el azúcar, mientras que el país del norte ha mantenido su propuesta de desgravar estos productos en un plazo de varios años. "En este punto todavía no hay acuerdo", asegura Santiago Pardo, coordinador de negociaciones internacionales del Consejo Gremial, "para el azúcar ni siquiera se tiene aún el detalle sobre el contingente colombiano que podrá entrar a ese país", agrega Pardo.

Pero nosotros no somos los únicos que hemos tenido problemas con estos productos. Cuando Canadá negoció con Chile y con Costa Rica la situación fue similar; de hecho, para este último país el azúcar quedará libre de arancel después de 12 años. De todas maneras, durante la sexta ronda Colombia tratará de encontrar una situación más ventajosa que la que pudo acordar Costa Rica. Por su lado, Canadá también tiene una lista de productos agrícolas para los cuales quisiera un acceso inmediato a nuestro país. Ya se le otorgó un acceso amplio e inmediato al trigo, sin embargo no se ha logrado llegar a un acuerdo para la malta, la cebada, el aceite de canola, la carne de cerdo y de res, el vodka, el whisky y la miel de arce.

A pesar de las diferencias, Gobierno y empresarios están optimistas y creen que esta sexta ronda permitirá dar una solución definitiva a la mesa agrícola. La pequeña ronda que se realizó a principios de este mes en Miami despejó el panorama y dejó clara la actitud positiva del equipo negociador canadiense. Además, ese país ha cedido en la exigencia que había hecho unos meses atrás para obtener los mismos beneficios que Colombia otorgó a Estados Unidos en acceso a mercados y otros capítulos, "lo que era imposible de conceder debido a las muchas diferencias en los ofrecimientos de Estados Unidos y los de Canadá", asegura el boletín de febrero de Tangarife y Torres Asociados.

Otros temas pendientes con Canadá

En las negociaciones con Canadá también están pendientes algunos bienes industriales. "Nuestros intereses no han sido atendidos para los textiles, las confecciones y el calzado", dice Pardo. En este caso, Colombia también pide una desgravación inmediata, mientras que Canadá propone una desgravación total de estos bienes en tres años. "Ese tiempo no es malo, sin embargo el objetivo número uno del país es diversificar los mercados y es por eso que necesitamos una liberación inmediata", agrega Pardo. Existen también dificultades en el establecimiento de reglas de origen en confecciones y este es un tema recurrente en las negociaciones de acuerdos comerciales. Colombia pide que haya flexibilidad con la procedencia de las materias primas de las confecciones, pero Canadá ha dicho que estas tienen que ser originarias.

La regulación de las zonas francas continúa sin definirse. Canadá anunció desde un principio que no iba a dar tratamiento preferencial a los bienes que se produjeran en las zonas francas. Sin embargo, su posición se ha venido suavizando. El país del norte le dará preferencia a todos estos productos excepto textiles, confecciones y calzado, pero nuestro país sigue insistiendo en que estos sectores también deben tener las preferencias. Los demás temas pendientes con Canadá tienen que ver con tecnicismos en las mesas de inversión y servicios financieros.

Unión Europea

Para Marcel Tangarife, experto en comercio internacional, el acuerdo de asociación entre la CAN y la Unión Europea es la negociación más compleja que Colombia haya podido abordar en toda su historia. "Primero, porque el bloque europeo tiene un conocimiento absoluto de la CAN. Segundo, porque a diferencia de otras negociaciones, esta incluye un pilar político en el que hay que negociar entre otros, temas de derechos humanos. Tercero porque una negociación bloque a bloque siempre será más complicada que una negociación entre dos países, mucho más cuando uno de los bloques tiene tantas debilidades y descoordinación en materia normativa", explica Tangarife.

No obstante, el bloque andino ha venido avanzando en las exigencias que la Unión Europea le hizo al inicio de la negociación. Según Reátegui, el año pasado hubo avance en la armonización del régimen aduanero, la declaración andina de valor y en los requerimientos aduaneros andinos. "Para estos temas ya hay decisiones y en algunos casos resoluciones aprobadas", puntualiza. En lo que menos se avanzó fue en el tema de transporte terrestre, pero se ha venido trabajando para corregir la situación de los camiones en las fronteras", agrega Reátegui. Con miras a la tercera ronda de negociaciones que se realizará en Quito a finales de abril, la CAN ya tiene lista una hoja de ruta que identifica los campos en los cuales se seguirán haciendo esfuerzos de armonización.

Por su lado, las tensiones diplomáticas entre Ecuador y Colombia no han impedido el trabajo del equipo técnico de la CAN. Ya están listas las ofertas arancelarias y de servicios que hace pocos días se pusieron a consideración del equipo europeo. "A la ronda se llegará con suficiente información para empezar a trabajar en las 14 mesas en las que está dividida la negociación, solo hasta ese momento sabremos cuáles serán los párrafos más conflictivos de la propuesta", asegura Reátegui.

Ya se ha visto. Las cuestiones agrícolas han generado la dilación de las negociaciones de los tratados de libre comercio que Colombia negocia con Canadá y Efta, y muy seguramente ocasionarán dificultades en las próximas rondas con la Unión Europea. No obstante, en el caso del TLC con Canadá, los bienes industriales, las normas de origen y la regulación de las zonas francas también han propiciado la demora del cierre. Pero, si las predicciones se cumplen, Colombia tendrá firmados dos TLC más antes de que finalice el primer semestre de este año.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?