Opinión

  • | 2006/09/15 00:00

    Yinguneishi shkualyi O caos y conflicto

    La visita de los Mamas de la Sierra Nevada a Washington y Nueva York muestra hasta dónde ha llegado la globalización y la importancia que el mundo le da a la diversidad cultural.

COMPARTIR

Durante una semana los Mamas —autoridades espirituales— y los líderes políticos indígenas de la Sierra Nevada se reunieron con las más altas autoridades y representantes de organismos multilaterales, como el BID y las Naciones Unidas, congresistas, importantes empresarios y filántropos, así como con el sector científico y académico del Museo de Historia Natural del Instituto Smithsoniano y la Universidad de Georgetown, además de numerosas ONG. El objetivo de su visita ha sido difundir un mensaje desde el corazón del mundo a los hermanitos menores sobre la importancia de cuidar y respetar la Sierra Nevada de Santa Marta, sus sitios sagrados, su fauna y flora y las culturas que en ellas habitan, y así proteger el equilibrio del universo. Su mensaje ha estado basado en el respeto entre culturas y la responsabilidad compartida. En otras palabras, propusieron un modelo de desarrollo intercultural e inclusivo en el que quepamos todos en medio de las diferencias y sin imposiciones. Una visión que hoy anhelamos todos los colombianos y muchos pueblos alrededor del mundo y que seguramente puede conducir a la construcción de una paz duradera, cerrar la brecha de la inequidad, la pobreza, la exclusión y la destrucción del ambiente. Con esta visita, los Mamas han invitado a los estadounidenses y a las diferentes instituciones a repensar el camino.

El respeto que ellos irradian se ha dejado ver en el tratamiento que las autoridades estadounidenses de inmigración han dado a la delegación indígena, hasta el punto de que la oficial de turno, en ventanilla especial, les solicitó hacerse una foto con ellos para mostrarla con gran orgullo a sus hijos. Todos los oficiales de inmigración y aduana los han saludado con admiración y les permitieron su ingreso sin ningún tipo de molestia y, por el contrario, con gran respeto y sonrisas en sus labios. Sin lugar a dudas, algo sorprendente para nosotros los colombianos.

Los preparativos para el viaje llevaron cerca de dos años, en tanto se hacían innumerables consultas, ceremonias y pagamentos en las comunidades orientadas por los principales Mamas. Por su parte, desde el mundo occidental, los amigos de la Sierra Nevada, el PNUD y el BID, en conjunto con el Consejo Territorial de Cabildos, organizaban la logística y así, enmarcados dentro del concepto indígena de Yinguneishi Shkualyi —ayudándose de manera mutua y en acuerdo—, se hizo realidad la visita.

Contrasta con la atención y respaldo que se ha dado a la delegación indígena, la noticia de la aprobación de la licencia por parte del Ministerio del Medio Ambiente para la construcción de un nuevo puerto carbonífero en las hermosas costas de la Sierra Nevada en Dibulla. Un acto administrativo que se ha dado sin ningún tipo de consulta con las comunidades indígenas, sobre todo cuando se trata de su territorio tradicional, reconocido por el gobierno nacional, donde se localizan algunos de sus sitios sagrados.

Además, los conceptos técnicos y científicos de los institutos de investigación nacional —Von Humboldt e Invemar—, sobre la viabilidad del puerto, dieron un resultado negativo por la importancia y el magnífico estado de conservación de los ecosistemas de esa región. A su vez, el Minambiente había negado en una oportunidad anterior la licencia en razón de esas consideraciones.

La ambigüedad entre el reconocimiento y la aplicación de los derechos constitucionales que tienen los indígenas —derecho a la consulta— y las maromas jurídicas que se observan en los procedimientos gubernamentales, así como las prácticas de algunos miembros del sector privado para que el gobierno actúe de esa forma, son un arma de doble filo que por lo general termina mal y no favorece a nadie.

¿No será el momento de aplicar el principio de Yinguneishi Shkualyi como contribución a la paz y al desarrollo del país?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?