Opinión

  • | 1993/05/01 00:00

    Y quién responde??

COMPARTIR

Quienes, durante las últimas décadas han dirigido y manejado el país, han hecho a lo largo de los años un sinnúmero de ofertas y promesas.

Que se sepa, pocas veces lo ofrecido en público como plataforma de las campañas políticas, lo han cumplido como gobernantes o parlamentarios.

Veamos algunos casos al azar:

Qué sucedió con la vivienda sin cuota inicial? Cuántas se entregaron a las gentes pobres? Y cuántas se ofreció entregar? Qué pasó con la diferencia? Y quién responde por lo que quedó de eso que es un gran desorden??

Y qué sucedió con la erradicación de la pobreza absoluta? Habrá aumentado el número que viven en la miseria?

Y qué ha pasado con el revolcón?? A propósito, esta palabra si será sinónimo de ordenamiento?, de cambio? y mejoramiento? O su definición y sentido corresponderá más bien a la acción de revolcarlo todo?

Tenemos una Constitución nueva y estrenamos Código de Procedimiento Penal. Gran número de funcionarios reclaman al tiempo múltiples y absolutos poderes en áreas como la vigilancia y la justicia, donde tampoco nadie sabe quién responde, ni por qué?

Me explico: La Corte Suprema de justicia - la Corte Constitucional - el Consejo de Estado - el Defensor del Pueblo - el Veedor - el Contralor - el Procurador y el Fiscal de la Nación, todos a una, aparecen una y otra vez en los medios de comunicación; sin embargo, pocas personas encuentran la solución a sus problemas, en medio de tamaña confusión.

Si uno se sigue por lo que opina la gente, da la impresión de que el único que responde y actúa es el señor Fiscal de la Nación. Su comportamiento es menos vitrinero y menos exhibicionista. Es un funcionario sobrio y claro. Los otros crean en la gente grandes dudas y nadie sabe a quién debe acudir, con quién se debe hablar y a quién se le puede exigir, - como servidor público-, que responda con precisión.

Ir hoy a una estación de policía es peligroso. La gente sabe que si se encuentra con un retén o patrulla del ejército o de la policía, no existen elementos, que permitan saber si pertenecen al Gobierno y representan al Estado o no. Tampoco sabe nadie si a pesar de que sean representantes de la autoridad, se pueda tener confianza en ellos; y no es fácil adivinar si el grupo armado pertenece a cualquiera de las múltiples expresiones de la delincuencia nacional. Y si algo grave ocurre: Quién responde? Quién ha respondido ante tanta pérdida de vidas y de dinero? Yo pienso que el Gobierno debería tener uno o dos voceros, controlados por el jefe del Estado, quien es el único vocero de la Nación. Mantener diariamente en la prensa, revistas, radio y televisión a tanto funcionario - juez - magistrado - alcaldes y gobernadores, alternando con políticos, generales, coroneles, policías y periodistas, solo logra crear, por medio de "la libertad total de información" una gran desinformación, un desconcierto abrumador, inseguridad, desconfianza. Por toda esa información desordenada: QUIEN RESPONDE??

Y nadie responde tampoco, por los impuestos nacionales, departamentales, municipales, ni por las sobretasas, cada día más altas, más numerosas, más agobiantes, desparramadas, mal invertidas y no pocas veces serruchadas.

Y en el sector financiero qué paso? Cuánto han costado hasta ahora los errores? Cuánto van a totalizar? Quién los va a pagar y quiénes se enriquecieron con todo lo que han hecho? y quién responde por tanto horror?

Y nadie responde por los "servicios" que se pagan en el país con tarifas cada vez más altas, más caras y una calidad peor? Que lo digan si no el estado actual de las carreteras, la calidad de la energía eléctrica, de los teléfonos, la vigilancia, la seguridad, los servicios en general. Los peajes, Telecom, energía y gasolina

valen igual o más que en Estados Unidos, pero las carreteras, el servicio telefónico, el voltaje y continuidad de la energía y la calidad de la gasolina, en Estados Unidos son de primera categoría y aquí de quinta.

Y quién responde por la gran cantidad de "Papeles del Estado"

(títulos valores), que fueron y siguen siendo emitidos, pagando por ellos altísimos y costosos intereses por cuenta de los pocos contribuyentes honestos que si pagan impuestos? Cuántos colombianos ricos se beneficiaron de los intereses altísimos de 1991 y 1992? Y cuántos colombianos pobres pagaron más impuestos para hacer esa "redistribución del ingreso, pero al revés"?

Y quién responde por las empresas del Estado que los administradores públicos quebraron en los últimos años, con el conocimiento de gobernantes, ministros, gobernadores y alcaldes, unas veces por desidia, otras por conveniencias políticas, por ignorancia o por vagabundería??

Y quién responde por todo lo que se ha dañado, lo que no presta servicios, lo que es malo y no compite, lo que se sabe que está así hace 10, 20, 30 años cuando ninguno de los gerentes, ministros, presidentes lo quiso arreglar o liquidar a tiempo? Por tanta desidia, desmanejo y omisión, quién responde?

Y quién responde por el permanente racionamiento de energía eléctrica y por los grandísimos daños que los cortes repentinos y las súbitas llegadas de la corriente producen en todos los aparatos eléctricos, muy especialmente en la mediana y pequeña actividad industrial y en las casas de tanto colombiano que vive en pequeños negocios en todos los barrios y no tuvieron con qué comprar planta eléctrica de gasolina??

Y quién responde por las grandes indemnizaciones que el Estado viene pagando a los servidores que han liquidado en impuestos, Aduana, Ferrocarriles, Caja Agraria, Puertos de Colombia, Alcalis y tantas otras entidades públicas? Cuál es la suma de lo que han perdido esas empresas a lo largo de los últimos 20 años, agregada a las indemnizaciones que ahora están pagando, y cuánto valen éstas últimas?? Y quién las paga? Con plata de quién?? Y quién responde por ello y por las quiebras o por las pérdidas multimillonarias de institutos, empresas industriales y comerciales del Estado y tantas otras más?

Cuánta es la pérdida real, en todas estas áreas?? Y quién responde por tanta incompetencia administrativa, tanto peculado, tanto robo y vagabundería? Ya deberían existir normas, responsabilidades y penalizaciones por el mal manejo de la cosa pública y aplicarlas con rigor, antes que establecer más impuestos y sobretasas para pagar tanta desidia y equivocaciones.

El país, señores del Gobierno, tiene derecho a saber cuál es el listado completo de los impuestos que la gente honrada paga y cuánto deja el Estado de cobrar y cuánto, además, graciosamente condonan o perdonan mediante sucesivas amnistías a los que nunca han pagado pero exigen y reciben lo mismo que los cumplidos.

Finalmente, quién responde por todo lo anterior y por los diez años que se han dedicado a diálogos de paz, con un altísimo costo en vidas, seguridad y daños de toda índole? Y a quién se le puede pedir cuenta y razón? Cuál es el funcionario oficial que se va a encargar de aclarar algunos de los interrogantes anteriores pero con seriedad, precisión y sin pantallismos publicitarios, ni resultados porcentuales de encuestas rápidas, con las que se trate de justificar mediante una consulta rápida, todas esas equivocaciones?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?