Opinión

  • | 2010/02/19 00:00

    “¿Volver a la mesa?”

    Es un año para mantener patrimonio, no para hacerse ricos, así que la prudencia, la diversificación y, sobre todo, la asesoría profesional deben ser la línea de actuación para todos nosotros.

COMPARTIR

Finalmente, llegó la corrección de los mercados, después de nueve meses de subidas continuas. Ya habíamos comentado a finales de diciembre del pasado año que los signos económicos iban por detrás de lo que estaban haciendo los mercados financieros. Y, si bien estos últimos se adelantan a los acontecimientos, en mi opinión, lo habían hecho en exceso.

Después de las grandes pérdidas de 2008 en prácticamente cualquier tipo de activo, 2009 recuperó en exceso, y ahora estamos pagando las consecuencias de lo mismo. Desde principios de 2010, los inversionistas han estado buscando cualquier excusa para tomar ganancias y esperar el momento correcto de volver a comprar. Parecía que sería la crisis en Dubái, pero se superó en muy poco tiempo. Sin embargo, las pésimas señales de los indicadores de deuda pública y de déficit fiscal de algunos de los países europeos, han sido el detonante de la toma de beneficios. Es posible que la misma siga aún por unas pocas semanas adicionales, pero si bajan un poco más los precios de las acciones sería un buen momento de inversión pensando en el largo plazo.

En general, todas las clases de activos están relativamente caras. Si bien las bolsas no han llegado a sus máximos de octubre de 2007, en muchos casos han tenido subidas muy grandes en los últimos meses. Los rendimientos de la mayor parte de los bonos ya no compensan el riesgo de lo que pagan, ante una más que segura subida de las tasas de interés en el medio plazo y, por el otro lado, el quedarse en certificados de depósito erosiona el valor del dinero por la incipiente inflación. ¿Dónde podemos invertir en este entorno?

Es momento de seguir pensando en la diversificación del dólar que llevamos haciendo desde hace un par de años. Claramente hacia las monedas asiáticas, que siguen infravaloradas, como es el caso del Yuan y los países de su región. Y ante una muy probable continuación de la caída del euro (¡que no es una subida del dólar!), ir comprando poco a poco por debajo del 1,30 durante los próximos meses. Así mismo, vemos fortaleza en todas aquellas monedas donde sus economías internas sigan creciendo y en las productoras de materias primas.

Como segundo bloque de inversión, iríamos poco a poco recomprando las posiciones vendidas en los países Bric (Brasil, Rusia, India y China) a los que añadiríamos Indonesia y el sector tecnológico en los Estados Unidos. La mejor forma sería mediante órdenes limitadas a la baja para ir entrando escalonadamente. Otra forma de inversión para gente más sofisticada sería mediante fondos Long/Short, si bien esto último lo dedicaríamos más a mercados desarrollados.

Pensamos que la volatilidad que se fue a mínimos de muchos años en las últimas semanas, debería subir a lo largo de 2010. Una apuesta a su índice nos puede servir de cobertura de las carteras, al tiempo que se obtenga un rendimiento interesante en los próximos meses.

Por último, en la parte de renta fija, nos quedaríamos en los plazos medios y cortos. Aun no vemos el momento de vender los largos, aunque sucederá en la segunda mitad del ejercicio, pero el riesgo de quedarse en liquidez aún es alto frente a los altos cupones que obtuvimos en 2009.

La recuperación económica va a ser lenta, y con muchos sobresaltos, los países europeos no están creciendo a la misma velocidad y aun tienen que decidir si ponen una red permanente a los más débiles o los dejan caer. Creo que si sucede esto último, sería una crisis mucho más grave que la que vimos en 2008 y el euro podría volver a sus niveles mínimos o incluso reventar. Esperemos que no pase.

Es un año para mantener patrimonio, no para hacerse ricos, así que la prudencia, la diversificación y, sobre todo, la asesoría profesional deben ser la línea de actuación para todos nosotros. En cualquier caso, al final de la tormenta siempre viene la calma, y las oportunidades se deben aprovechar, pero dentro de los limites de riesgo que cada uno esté dispuesto a tomar.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?