Volvamos al sueño

| 9/1/2000 12:00:00 AM

Volvamos al sueño

Pararse en el futuro soñado, asumirlo como alcanzado y mirar cómo se llegó allá.

por Antanas Mockus

Un problema puede ser reconocido, reinterpretado, como un sueño frustrado. De hecho, un problema siempre es eso: un deseo impedido. Hecha esta relectura, la recomendación es "volvamos al sueño". Hablemos no del problema, sino del sueño. Para ello otra sugerencia: pararse con la imaginación en el futuro soñado, asumirlo como ya alcanzado y devolverse a mirar cómo se llegó allá. Otro ejemplo: un disgusto, una desavenencia son manifestaciones de compromisos apasionados. Después de identificar y admirar esos compromisos apasionados, es posible imaginar todo lo que esos compromisos podrían construir. Imaginar todo lo que nuestra sociedad podría alcanzar al encauzar los tremendos ánimos movilizados en guerras y pugnas hacia la creación de bienestar.



La invitación es a pasar del paradigma de los déficits al paradigma del reconocimiento de sueños y activos. Una agresión es la expresión de un juicio moral, de un juicio de valor, que podría servirle al agredido para aprender y mejorar. La agresión tal vez no se justifica, es injusta, inaceptable. Pero la intención, el motivo pueden ser valiosos.



Tales son algunas de las ideas de Peter Lang, un psiquiatra inglés que trabaja en "comunicación apreciativa" y que acaba de dar dos talleres en Bogotá.



De la comprensión racional de una teoría a la aplicación de la misma hay un buen trecho. Puedo intentar, por ejemplo, asumir desde la mirada apreciativa la decisión del Consejo Nacional Electoral que le negó la personería al Partido Visionario: nos sentimos orgullosos de que nuestras firmas hayan sido revisadas minuciosamente, pues ello significa que compartimos criterios de rigor. La discusión pública y jurídica nos confrontó pero sobre la base de valores comunes.



Y volvamos al sueño. A futuro, las autoridades electorales de Colombia le reconocen personería jurídica a una organización que se la merece porque ha hecho su tarea bien. Hay varios caminos para llegar allá. La solución favorable del recurso de reposición. La autorización para completar las 7.000 firmas restantes. O la decisión de inscribir solo firmas de personas activamente vinculadas a la organización.



Mientras tanto se marcó un hito: nos encontramos ante un parto no trivial. Muchas personas conocieron la propuesta de Partido, su código de ética, su priorizador.



Otra razón de admiración. Me escribe un alumno: "Sócrates murió no para que los atenienses levantaran la mano (votaran). Creo yo que él murió por el derecho a indagar... Sócrates estaría orgulloso de la existencia del priorizador, siempre y cuando este esté en un espacio de discusión". Todos asegurando apertura y pulcritud en la argumentación. Y gráficos de barras caminando por las calles.



Nota. Priorizador: conjunto de 7 a 9 envases de plástico que permite evaluar rápidamente las preferencias de un grupo. Cada persona coloca un total de tres fichas en una, en dos o tres de las opciones.



Damockus@gaitana.interred.net.co
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.