Opinión

  • | 1999/12/03 00:00

    Violencia sobre-representada

    Un periodista puede terminar comunicando al servicio de la reproducción de la violencia.

COMPARTIR

La comunicación de los medios tiene varios eslabones. La violencia no solo puede afectar la comunicación del periodista con sus fuentes, o con su editor, sino que puede influir sobre el delicado proceso por el cual el periodista selecciona qué es importante y lo reorganiza buscando lo relevante para su público. La recontextualización mediada por la violencia fácilmente puede terminar comunicando al servicio de la reproducción de la violencia.

Un caso mucho más benigno es el del periodista que se "autorregula" bajo el pretexto de que no hay que comunicar nada que pueda chocar con los intereses del dueño del medio. Los dueños de los medios en Colombia son probablemente más inteligentes de lo que sus periodistas creen y deberían demostrarlo entendiendo que en más de una ocasión es deber del periodista "patear la lonchera".

La regulación cultural del comportamiento depende mucho de gratificaciones y de castigos. La interferencia de la comunicación por poderes externos debilita la delicada acción de esa regulación. Si el propio periodista acepta modificar su comportamiento por presiones, se distorsiona la comunicación, se erosiona su credibilidad y sobre todo cunde la aceptación de una comunicación distorsionada.

¿Dónde está el problema principal?, ¿qué nos motiva y regula en general? y ¿qué nos debería motivar y regular? son, a mi juicio, preguntas claves

frente al conflicto armada y a las negociaciones de paz. De pronto, los puntos más profundos de discusión son solamente tres: movilidad social sí, pero solo por vías legales; acceso abierto a poder político, pero solo por vías limpias; cambio de ideas sí, pero por vías zanahorias.

Hay sobre-representación de la violencia política y subrepresentación de la otra violencia. Por volumen de víctimas, la proporción es increíble, de 1 a 7. ¿La sobre-representación se debe a que los medios son instrumentados por los actores violentos más organizados? ¿Obedece a la carga de significado de la violencia política? ¿Lleva 15 años la delincuencia común pelechando a la sombra del "conflicto armado"? Sin las resonancias comunicativas que le damos, tal vez no habría violencia política.

Afortunadamente, la ciudadanía detecta y corrige algunas de las distorsiones. Por eso, en el país la simpatía de los ciudadanos por la guerrilla sigue siendo muy baja.

Lo curioso es que en su afán de mostrar su fuerza, la guerrilla gasta sus últimos cartuchos de legitimidad política. Con la crisis, ¿se imaginan ustedes la fuerza que en ausencia de conflicto armado tendrían el movimiento social y la izquierda? Cualquier día de estos descubriremos al gran capital haciéndole homenajes a la guerrilla por haberle ayudado a limitar la fuerza del movimiento social. Situaciones tan complejas llevan a actores sociales diversos a ayudarse sin quererlo. Paraíso de la complejidad.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 535

PORTADA

El efecto Odebrecht en las 4G: ¿Los cierres están en peligro?

Una diferencia entre el Gobierno y un grupo de bancos por los recursos de la Ruta del Sol II ha encendido las alarmas en el sector de infraestructura. ¿Los cierres financieros están en peligro?