Opinión

  • | 2004/04/02 00:00

    Valoración de acciones en la empresa familiar

    La definición del precio de las acciones puede causar conflictos en las empresas familiares, pero hay maneras de evitarlos.

COMPARTIR

La fijación del precio de las acciones de las empresas familiares (EF) es un tema conflictivo, porque en muchos casos, los únicos compradores son los mismos familiares accionistas; y como las acciones no se transan en la bolsa, no hay parámetros que permitan establecerlo de una forma rápida. Normalmente, no se sabe cuánto vale el patrimonio de la compañía y las necesidades de los vendedores son apremiantes. Veamos algunos casos reales (con algunos cambios debido a la confidencialidad) en los cuales se observa esa dificultad, para luego plantear una forma eficiente de resolver el problema, y permitir un mejor control sobre la gestión administrativa.

Don Toribio, empresario del agro vallecaucano, me invitó a almorzar hace pocos días para discutir algunos aspectos sobre su junta directiva. Nos acompañaba su sobrino Segismundo, quien también trabaja en la empresa. Estábamos en medio de una buena conversación, cuando Segismundo me preguntó cómo se fijaba el precio de las acciones de una EF. De inmediato, le pregunté la razón de su interés, y sin dudar un momento me contestó: "Mi abuelo les dejó la empresa a todos mis tíos y a mi mamá. Mi papá murió hace algunos años y mi mamá tuvo que vender parte de las acciones de la compañía para educarnos. Como los únicos compradores eran mis tíos, creo que le pagaron por esas acciones menos de lo que valían en ese momento. Por esa razón, nuestra participación en la compañía es menor, y fuera de eso tenemos el sentimiento de que nuestros tíos no fueron justos con el precio que pagaron". Don Toribio palideció, pero no hizo ningún comentario.

En la familia Rosas, cinco hermanos trabajan en la empresa, y otros dos (Josué y Octavio) viven en el exterior de los dividendos que la empresa reparte. Josué y Octavio no están conformes con el dinero que se distribuye, y tienen una discusión continua con sus hermanos porque consideran "a priori" que la empresa no crece. Además, los dos hermanos inconformes tienen interés en montar un restaurante en Bogotá, pero todo su capital está comprometido en la EF. Cuando dijeron que querían vender, sus hermanos les ofrecieron un precio irrisorio, que desencadenó una fuerte pugna. Josué y Octavio se sintieron "tumbados" por sus hermanos y ya ni siquiera se hablan.

En estos dos casos reales, la definición del precio de las acciones ha causado un grave conflicto en las relaciones familiares. Esto podría haberse evitado, si antes de que alguien tuviera que vender se hubieran establecido los parámetros para valorar la compañía. Una vez se presentara la necesidad de vender, el precio no debería ser materia de discusión porque el sistema estaría predeterminado y los vendedores y compradores sabrían cuánto valen las acciones. Este sistema puede quedar consignado en un acuerdo de accionistas, que en el caso de las EF es el mismo 'protocolo familiar'.

Señores accionistas de empresas familiares: cuando hagan su protocolo de familia, determinen el sistema de valoración de las acciones, pero actualicen esa valoración cada año de tal manera que todos sepan cuál sería el precio en un momento dado. Hay muchas maneras para fijar el precio de las acciones, como un número de veces las utilidades, tantas veces el EBITDA, tantas veces las ventas, o el mismo valor contable del patrimonio. Sin embargo, todos esos sistemas miden el resultado pasado o el valor contable y, seguramente, dejan por fuera la proyección de la empresa. El Flujo Neto de Caja Descontado, que se debe actualizar anualmente, puede ser un buen sistema para utilizar en esos casos porque:

1. Permite fijar un precio justo de las acciones.

2. Evita discusiones y conflictos sobre el precio al momento de negociar.

3. Mantiene control sobre el valor de la EF y permite medir el resultado de la administración.

4. Hace que la gerencia de la EF traslade su "visión" en números, para que ustedes sepan si la estrategia se está cumpliendo.



dvelezm@alum.mit.edu
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?