Opinión

  • | 2007/05/11 00:00

    “Una Verdad Incómoda”

    A propósito de Al Gore, su documental hace un llamado de alerta sobre el calentamiento global, sus efectos y cómo evitarlo.

COMPARTIR

La noticia que generó Al Gore, ex vicepresidente de los Estados Unidos, al rechazar reunirse con el presidente Alvaro Uribe, por lo menos ha generado un renovado interés en Colombia sobre a qué anda dedicado quien solía ser "el próximo presidente de los Estados Unidos", como a él mismo le gusta llamarse.

Aparentemente, desde que fue derrotado en las elecciones presidenciales en las cuales obtuvo la mayoría del voto popular pero fue derrotado en el Colegio Electoral, se ha dedicado a la producción y promoción del documental y serie de conferencias denominados The Inconvenient Truth.

A Latinoamérica este documental llegó con el nombre de La Verdad Incómoda, y fue proyectado en las principales salas de cine del continente. Constituyó una de las mayores denuncias jamás logradas, llegando a millones de ciudadanos, incluso con despliegues comerciales comparables a muchas películas de Hollywood.

Al lado de los documentales de Michael Moore, especialmente de Bowling for Columbine dedicado a la denuncia de la carrera armamentista que se vive a nivel ciudadano en los Estado Unidos, se trata de un excepcional experimento mediático en el cual se logra que el público pague dinero por asistir a un documental cuyo principal objetivo es crear conciencia sobre una preocupante realidad como es el calentamiento global.

Una Verdad Incómoda muestra la preocupante realidad de los efectos del calentamiento global sobre el planeta. Llama la atención sobre el inmenso crecimiento que ha tenido la población del planeta, que en 10.000 generaciones, es decir hasta 1940, había logrado llegar a un nivel de 2.000 millones de habitantes, pero que hoy en día, solo 67 años después, se ha triplicado logrando niveles superiores a los 6.000 millones de personas.

La paradoja es que este crecimiento de la población probablemente encuentra su principal causa en los desarrollos tecnológicos y científicos que por la vía de mejorar las condiciones de salud han aumentado los promedios de vida sustancialmente.

Por supuesto, esta situación no viene sola. Mayor demanda de alimentos, mayor ocupación de las tierras disponibles, crecimiento de las ciudades, y una gran contaminación especialmente por la producción de basuras y desechos, y por la utilización de grandes cantidades de combustibles fósiles.

Los efectos del calentamiento global ya son evidentes. Todas las ciudades cuentan claramente con mayores temperaturas, las temporadas de huracanes y ciclones no solo son más prolongadas, sino más devastadoras. El solo ejemplo del Katrina, Iván y Wilma son espeluznantes.

Quizás lo más impactante del mensaje de Gore es que la tendencia de modificación de los patrones globales es tan fuerte que los efectos devastadores, si no se toman medidas urgentes, están a la vueta de la esquina. Sostiene, que al paso que vamos, en el año 2050 la situación no solo será muy dramática sino irreversible. Es decir, en unos 100 años podríamos haber modificado en forma permanente el planeta.

Este es sin duda un mensaje novedoso y dramático. Hasta ahora éramos más o menos conscientes de los efectos nocivos de la polución, la contaminación y la tala de árboles, pero siempre pensábamos que ese iba a ser un problema para los terrícolas del futuro. Un problema para los descendientes de los "Supersónicos". Pues bien, Gore demuestra que la cosa ocurrirá antes de lo que pensábamos, podrá ser un problema de nuestros hijos y nietos.

Echa uno de menos dentro del documental, la falta de valentía para denunciar a los grandes líderes del calentamiento. Las grandes corporaciones consumidoras y productoras de combustibles fósiles.

A diferencia de la lucha contra la droga, tema en el cual muchos líderes han sostenido que hay que atacar a la fuente de producción en lugar de atacar a los consumidores, porque es una estrategia mas eficaz, en el documental no se tocan las fuentes de producción y se limita a tratar de convencer a los consumidores de combustibles fósiles que lo hagan con mayor mesura.

¿Será que no quiere incomodar a potenciales financiadores de sus aventuras electorales futuras?



* Miembro Compartamos con Colombia.

email: brucemacmaster@compartamos.org
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?