Opinión

  • | 2006/08/11 00:00

    Una semana de datos decisivos

COMPARTIR

La semana pasada fue célebre porque el banco central de Estados Unidos suspendió su ciclo de 2 años de incrementos consecutivos en las tasas de interés. Este fue el hecho de la semana para la comunidad emergente, pues la cadena de incrementos le propinó un duro golpe a estos activos desde marzo hasta junio.

 

Sin embargo, la pausa del banco central americano no produjo grandes efectos, ya que el mercado había anticipado dicha decisión desde que el paupérrimo dato de empleo, divulgado el 4 de agosto, evidenció el estado calamitoso de la demanda en un contexto de desaceleración del consumo, de la vivienda y del sector de servicios.

 

Aunque más de un emergente se fue de fiesta, pues de hecho arreciaron los flujos de inversión extranjera a países como Brasil, no pensamos que se deba festejar en exceso, porque mucho nos tememos que el banco central de Estados Unidos va a ser puesto en la palestra pública bajo serios cuestionamientos de efectividad y credibilidad con el consecuente aumento de la volatilidad que acompaña a los períodos de incertidumbre.

 

Si bien es cierto que las decisiones de aumentar las tasas de interés no tienen efectos inmediatos sobre la reducción de la inflación, creemos que el mercado no se va a ser tan generoso a la hora de darle el beneficio de la duda al directorio del banco central. En efecto, en la “era Greenspan” la credibilidad del organismo permanecía intacta a pesar de que la creciente inflación se revelara en contra de la política monetaria.

 

En contraste, en la “era Bernanke” en los escasos 7 meses en que ha llevado las riendas del organismo el mercado le ha contado al menos 3 declaraciones ambiguas y un osado discurso ante el Congreso, en el que temerariamente, en nuestro entender, descartó la permanencia de un escenario de bajo crecimiento económico y alta inflación como el que reina en la actualidad.

 

Quiere decir lo anterior que si la inflación sostiene su tendencia alcista por unos meses más, como sería lógico inferirlo de un dólar debilitado en el mundo y de los precios actuales de la gasolina, el gas y el petróleo, es posible que el mercado de Tesoros pueda comenzar a cobrarle al banco central una pérdida de credibilidad que se materializaría en el incremento de las tasas de interés y en el aumento de la probabilidad de un incremento adicional de la tasa repo al 5.5% el 20 de septiembre.

 

Con este contexto externo y sobre la base de una corrección técnica que anuncian las acciones colombianas después de la marcada tendencia alcista reciente, que anuncia la tasa de cambio después de la vertiginosa caída de los últimos días y que anuncia el mercado de TES tras el desplome de las tasas de negociación en las últimas jornadas, la próxima semana pinta decisiva para determinar el curso futuro de los precios.

 

Lo que viene

Las perlas de la semana son el índice de precios al productor y el índice de precios al consumidor en Estados Unidos en julio, los cuales se publican el martes y el miércoles respectivamente, con sus fuertes repercusiones sobre la credibilidad del directorio del banco central.

 

Aunque los pronósticos de los analistas no apuntan claramente hacia un repunte de la inflación total, nos inclinamos a pensar que las medidas de inflación que excluyen los alimentos y la energía pueden mostrar incrementos marginales anuales que pondrían contra la pared al banco central, ahora que el mercado ha visto una diferencia cualitativa en el grado de credibilidad que merece el organismo con su nuevo director al mando.

 

El jueves se publica la inflación de la zona euro de julio, con un pronóstico de estabilidad que no tiene porqué alterar las expectativas de un incremento adicional en la tasa repo en lo que resta del año.

 

En la esfera local sobresalen dos acontecimientos: en primer lugar, es posible que se ejecute un segundo tramo de una operación de recompra de TES. Aunque al cierre de este informe no se conoce la programación de la operación, su monto no es significativo frente a la sacudida que puede provenir de la inflación de Estados Unidos.

 

El segundo evento nacional importante es la Junta Directiva del Banco de la República en su sesión del viernes 18. El mercado espera que en la reunión se incremente la tasa repo del 6.50% a 6.75% una vez se constató un episódico aumento en las diferentes medidas de la inflación colombiana. Esta decisión ya está descontada por el mercado y por lo tanto no tiene ingerencia en la formación de los precios de la deuda.

 

Todo sumado, creemos que a lo largo de la semana vamos a presenciar con un poco de mayor claridad la foto “estanflacionaria” (lento crecimiento económico y alta inflación) de Estados Unidos y a oír a más de un analista extranjero que probablemente ponga en tela de juicio la eficacia de la política monetaria americana y la supuesta tendencia decreciente futura de la inflación.

 

Desafortunadamente creemos que este escenario juega en contra de la valorización de las acciones colombianas y de los títulos de deuda pública, al paso que sustenta una devaluación temporal de la tasa de cambio. En este orden de ideas, para esta semana está cantada una pausa saludable que faculte nuevas valorizaciones posteriores para los activos locales.

 

El autor es analista de Intervalores

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?