Opinión

  • | 2006/09/29 00:00

    Una Revista dedicada a la RSE

    La edición 262 dedicó la mayoría de sus páginas a la RSE. ¿Qué enseñanzas nos dejó?

COMPARTIR

Aunque normalmente no está bien visto que se elogie a los amigos o a los compañeros de aventuras, hay que decir que el número 262 de Dinero representa una de las más importantes compilaciones llevadas a cabo sobre el tema de la RSE, la cual seguramente se convertirá en un referente obligado para cualquier interesado en el tema.

Lo que resulta quizás más satisfactorio es el inmenso interés que despertaron la edición y su contenido. Nos encontramos con una gran cantidad de casos ejemplares, con un gran interés por hacer las cosas bien desde el punto de vista social, con muchas empresas interesadas en mostrar sus logros en este campo, con definiciones de los diferentes tipos de responsabilidad social y las mejores formas de aplicarlos.

Queda uno con la impresión de que hay mucha gente en Colombia tratando de hacer las cosas bien y de que el impacto de las iniciativas sociales lideradas por el sector privado es realmente significativo. Sin embargo, no hay que llamarse a engaños ya que es muy largo todavía el camino por recorrer. A pesar de los buenos ejemplos, son muchas menos las empresas que tienen reales programas de RSE que aquellas que no se han dado todavía cuenta de la responsabilidad que tienen con la sociedad, son a veces más las buenas intenciones que el impacto social de los programas, o es más la publicidad que la inversión social que efectivamente llega a su destino.

Algunos de los temas que más llaman la atención al leer la edición como un todo son los siguientes.

Las entidades públicas
Cada vez son más las empresas con capital público que entienden que, independientemente de la naturaleza de su propiedad o precisamente por ella, cuentan con el mismo tipo de responsabilidades que el sector privado hacia la sociedad y sus grupos de interés. No en la versión paternalista o politiquera del pasado, sino en formas modernas de aplicar la RSE.

Las cajas de compensación familiar
Una de las características más propias de Colombia y su historia de RSE se refleja en las cajas de compensación familiar. Si bien muchos de los beneficios que transmiten a la sociedad son indudables, también es cierto que se trata de un modelo que justamente asume que las empresas por iniciativa propia no adoptarán posiciones responsables con la sociedad y, por tanto, con la fuerza de la Ley, deben fondear a estas entidades que se encargarán de ejecutar los programas sociales.

Son de índole totalmente obligatoria, asimilable a los impuestos.

Las familias
Durante años, algunas de las familias colombianas más pudientes aceptaron su responsabilidad con la sociedad y crearon iniciativas sociales que hoy representan algunas de las más importantes fundaciones. Tal es el caso de las iniciativas lideradas por las familias Carvajal, Echavarría, Gutt, Saldarriaga Concha y varias otras.

Llama poderosamente la atención la escasez de iniciativas familiares en el sector social durante los últimos años. Es como si no hubiera nuevos capitales, lo cual evidentemente no es cierto, o los nuevos capitales tendieran a ser menos sensibles en forma personal a los temas sociales.

El concurso de publicidad
Uno de los aspectos más innovadores fue el concurso de publicidad, dentro del cual se premiarán los mejores avisos con contenido de Responsabilidad Social.

No solo es una iniciativa creativa, sino que dispara a la médula de una de las herramientas más eficaces y de incentivos a la RSE, como es el caso de la publicidad o mercadeo social.

Hay que ser pragmáticos y aceptar el beneficio que produce sobre las empresas, sus accionistas y empleados la divulgación de los programas sociales. Más aún, solo mediante la divulgación de los mismos se puede lograr la tan mencionada "licencia social" por la que luchan los promotores de la RSE.

Es una excelente forma de divulgar programas, sensibilizar al público o incluso entusiasmar a más empresas a hacer lo mismo.

El reto
Finalmente, sería supremamente interesante poder construir a futuro indicadores y análisis de cifras, impacto e iniciativas que condujeran a producir un ranking de los mejores programas de RSE.

* Miembro Consejo Directivo Compartamos con Colombia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?