Opinión

  • | 1998/06/16 00:00

    Una buena junta es clave

    Una junta directiva independiente y profesional debe apoyar a la empresa en las épocas de crisis y no convertirse en una carga.

COMPARTIR

Es de gran importancia para una empresa integrar una junta directiva efectiva. Las juntas independientes con sus procesos bien estructurados traen dos grandes beneficios: primero, mejoran la percepción que el mercado de capitales puede tener de una compañía; y segundo, apoyan al presidente y la alta dirección de la empresa al tomar las principales decisiones relacionadas con el bienestar de la entidad.



Los accionistas tienen a los miembros de la junta como sus representantes directos frente a la administración de la compañía. Como tales, les asignan la responsabilidad directa de controlar y dirigir a los administradores en la ejecución de la estrategia diseñada y de las operaciones. La independencia y credibilidad que la junta tenga representa un activo muy importante para el mercado de capitales y, en muchos casos, es el factor diferenciador en el momento en que un inversionista decide dónde poner su dinero.



Los inversionistas institucionales están dispuestos a pagar una prima por empresas con juntas directivas fuertes e independientes.



El valor asignado a una junta fuerte e independiente es particularmente significativo cuando los inversionistas son institucionales. Cada día este tipo de inversionista es más importante. En Estados Unidos ya representan más del 50% de la propiedad de las empresas cotizadas en bolsa. En Colombia su importancia viene creciendo en la medida en que se desarrollan los fondos locales de pensiones y se establecen en el país los fondos de inversión extranjera.



El crecimiento de los recursos que manejan los inversionistas institucionales los posiciona como una de las principales fuentes de capital fresco al que nuestras compañías pueden tener acceso para continuar creciendo. ¿Qué quieren estos inversionistas? En general, esperan buenos retornos a largo plazo, con niveles de riesgo moderado.



En un estudio conjunto de McKinsey e Institutional Investor Inc., desarrollado el año pasado, se encontró que los inversionistas institucionales están dispuestos a pagar una prima por empresas con juntas directivas fuertes e independientes.



Cuando se les preguntó cuánto pagarían por las acciones de dos empresas similares, una con una junta fuerte e independiente y la otra no, dijeron estar dispuestos a pagar 11% más por la primera que por la segunda. Esto porque creen que a largo plazo una empresa con una junta eficaz tendrá mejor desempeño, valorizando así sus acciones.



También opinaron que las empresas con buenas juntas tienen menor probabilidad de incurrir en grandes riesgos y son capaces de responder mejor en momentos de crisis.



Apoyo a la gerencia



Los presidentes y altos ejecutivos también se benefician de una junta directiva independiente con procesos bien estructurados. En buenos tiempos tienen una contraparte con quien dialogar para mejorar la calidad de las decisiones. Y en malos momentos una buena junta puede traer mayores beneficios.



En época de crisis es típico que una junta débil tenga la tendencia de culpar y atacar a la administración por la situación. Por el contrario, una buena junta con un buen entendimiento de la estrategia y el desempeño de la empresa, va a respaldar y a apoyar a la administración para solucionar los problemas.



En el estudio antes mencionado también fueron encuestados presidentes de grandes empresas. Resulta interesante que ellos expresaran su disposición a pagar un diferencial aún mayor por la empresa con una buena junta que lo que pagarían los inversionistas institucionales.



Mientras que los inversionistas respondieron que pagarían 11% más por la empresa con una buena junta, los presidentes respondieron que pagarían 16% más. Un buen ejecutivo claramente reconoce el valor que puede aportar una junta directiva.



Tanto accionistas como altos ejecutivos deben estimular la creación de juntas fuertes e independientes. Así pueden atraer más capital, en mejores condiciones y garantizar un mejor desempeño para las compañías.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?