Opinión

  • | 2007/11/09 00:00

    Un paso adelante en conciencia ambiental

    Los programas de responsabilidad social de las aseguradoras británicas ayudan a aclimatar la adopción de tecnologías más limpias.

COMPARTIR

Es muy significativo que los laureados este año con el premio Nobel de Paz hayan sido el ex-vicepresidente de los Estados Unidos Al Gore y el Panel Intergubernamental de las Naciones Unidas para el Cambio Climático -IPCC-. Gore ha logrado llamar la atención mundial con su película "Una Verdad Inconveniente" basada en los descubrimientos científicos del IPCC sobre las devastadoras consecuencias que ya está ocasionando el calentamiento del planeta, causado por actividades humanas, que hoy se manifiesta en un aumento significativo de la temperatura, tanto atmosférica como de los océanos, estos últimos reguladores del clima mundial.
 
La película, ganadora de un premio Oscar, muestra al mejor estilo de Hollywood información sobre las sequías extremas generadoras de incontrolables incendios forestales y hambrunas; la alteración de la frecuencia de lluvias y tormentas que producen más y mayores inundaciones; una creciente intensidad de los ciclones y huracanes, que arrasan con lo que encuentran a su paso, y predice el aumento de los niveles del mar ocasionado por el deshielo de glaciares y casquetes polares como preámbulo de lo que le va a suceder a la humanidad de no tomar las medidas del caso.

Así lo han entendido numerosos sectores económicos que miran con enorme preocupación lo que podría llegarle a pasar a sus negocios en el futuro de no tomar en serio los mensajes de la naturaleza y actuar decididamente para revertir las tendencias que anuncia el IPCC.

Al reconocer que en el futuro se incrementarán y harán más comunes los eventos climáticos extremos, la Asociación Británica de Aseguradoras -ABA- acaba de anunciar el desarrollo de una serie de "principios sabios para el clima" cuyo objetivo es hacer todo lo posible para reducir el impacto ambiental de sus negocios y premiar a aquellos clientes que reduzcan con sus actividades las emisiones de gases que producen el calentamiento global. Se estima que el costo de las inundaciones en el Reino Unido puede exceder los 3.000 millones de libras esterlinas, algo así como US$6.000 millones.

Dentro de los estímulos para obtener premios y reducción en las primas que deben pagar los asegurados están el uso de automóviles híbridos y para aquellos, cuyas viviendas se encuentran en zonas de alto riesgo, se premiará la renovación que realicen con materiales resistentes a calamidades.
 
Los estudios realizados por ABA muestran cómo la mitad de los propietarios de vivienda desean pólizas de seguros a prueba de eventos climáticos y a su vez amigables con el clima, en tanto que cuatro de cada diez desean cubrimiento para vehículos amigables con el medio ambiente. Sin embargo, los estudios también muestran que en la actualidad solo el 1% de los clientes compran pólizas que premian el mejor desempeño ambiental.

La ABA busca igualmente, con estos principios, que otras grandes empresas, al igual que aquellas en las cuales hacen inversiones, se comprometan a incorporar dentro de sus estrategias financieras acciones ambientales que conduzcan a la reducción del cambio climático.
 
Adicionalmente, fomentará una serie de investigaciones sobre los efectos del cambio climático y buscará alianzas con gobiernos, sectores académicos y científicos y organizaciones de la sociedad civil interesadas en estos temas, con el fin de aportar a las metas de reducción de emisiones generadoras del cambio climático establecidas por el Protocolo de Kyoto. Además, ha anunciado la contratación de una auditoria independiente que produzca informes públicos anuales reportando el progreso de esta iniciativa.

El anterior es un importante ejemplo de responsabilidad social corporativa que ojalá contribuya a que muchos otros sectores desarrollen iniciativas similares. En el caso de las grandes urbes de nuestro país, donde la calidad del aire se ve afectada por la contaminación atmosférica, producto no solo de la mala calidad del combustible diesel de Ecopetrol, sino de un parque automotor obsoleto, es hora de que las autoridades ambientales y el sector privado estudien medidas creativas que incentiven revertir este tipo de afectación ambiental causante de numerosas muertes anuales por enfermedades bronquio pulmonares, especialmente en la población de niños y ancianos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?