Opinión

  • | 2004/07/23 00:00

    Un mejor futuro en India

    Este país debe liberalizar sus mercados más profundamente para lograr crecimientos económicos similares a los de China(1).

COMPARTIR

India inició un proceso de liberalización económica a comienzos de la década pasada, más o menos al mismo tiempo que Colombia. Como resultado, ha duplicado la tasa de crecimiento económico, llegando a un nivel un poco superior al 5% anual en los últimos 5 años. Esto ha permitido que la proporción de habitantes que viven en la pobreza haya disminuido en 30%, tanto en el sector urbano como en el rural. A pesar de estos logros, los desafíos hacia adelante son inmensos. El país tiene hoy más de 40 millones de desempleados que buscan trabajo y 12 millones de nuevos trabajadores ingresan a la fuerza laboral cada año.

El éxito de India en el desarrollo de software y el off-shoring ilustra su potencial económico. El sector de off-shoring podría generar US$60.000 millones en exportaciones en 2008. Sin embargo, estos sectores aún son pequeños en relación con toda su economía, al representar solo 3% del valor agregado y 1% del empleo total. Para lograr que el éxito de estos sectores se replique en el resto de la economía, es necesario acelerar el proceso de liberalización.

La realidad es que India aún tiene muchas restricciones en la economía. Por ejemplo, sus restricciones y niveles de aranceles a la importación son mucho más altos que los de los de los países asiáticos del Pacífico, incluyendo China. Todavía hay muchos sectores ineficientes protegidos de la competencia externa, lo cual afecta la competitividad de la economía en general.

También hay problemas con el desarrollo de la infraestructura y con la ineficiencia de la burocracia gubernamental, al igual que en nuestro país. En relación con la infraestructura, una encuesta reciente a inversionistas extranjeros en India, conducida por el McKinsey Global Institute, evidencia que para ellos es mucho más importante que el gobierno invierta y facilite el desarrollo de infraestructura a que provea incentivos a la inversión. La burocracia gubernamental también limita la competitividad del país. Por ejemplo, mientras que en China el tiempo promedio que demora pasar una importación por los procesos de aduanas es de 2 días, es India es de 10.

Una de las principales diferencias entre China e India ha sido su receptividad a la inversión extranjera. China la ha promovido activamente y ha logrado que alcance niveles del orden de 4% del Producto Interno Bruto (PIB). Por el contrario, India tradicionalmente ha puesto restricciones a la inversión extranjera. Muchas de estas trabas han venido siendo eliminadas desde cuando comenzó el proceso de liberalización, lo cual ha traído enormes beneficios. Por ejemplo, el exitoso sector de off-shoring, hoy dominado por capital nacional, se inició con importantes inversiones de empresas extranjeras como General Electric y British Airways. Sin embargo, India todavía mantiene importantes restricciones a la inversión extranjera. Por tanto, no llega al 1% del PIB del país.

A pesar de sus logros, India necesita acelerar sus procesos de modernización. China, que ha sido mucho más agresiva en este sentido, ha logrado resultados muy superiores. Mientras que el ingreso per cápita de China e India eran más o menos iguales a comienzos de la década pasada, hoy el ingreso per cápita de China es el doble. Esto ocurre porque el PIB de China crece al 8% al año, con un crecimiento de la población del 1%, mientras que el PIB de India crece al 5%, con una población que crece a más del 2%.

Mucho podemos aprender en Colombia de los procesos que están viviendo China e India. Al paso que van, en un par de décadas estos dos países serán potencias económicas, con economías comparables a las de Estados Unidos y la Unión Europea. Por ahora, parece que China está haciendo mejor las cosas.



1. Basado en el artículo "A Richer Future for India", de Diana Farell y Adil S. Zainulbhai, publicado en el McKinsey Quarterly.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?