Opinión

  • | 2007/04/13 00:00

    Turismo Sostenible, una faceta del Desarrollo Sostenible

    ¿Tiene el turismo efectos nocivos sobre el medio ambiente y la sociedad?

COMPARTIR

El "Desarrollo Sostenible" es otro de esos términos, como la Responsabilidad Social, que hemos empezado a oír más y más frecuentemente desde el inicio del nuevo milenio.

Son muchas y diversas las definiciones de Desarrollo Sostenible, sin embargo una de las más simples e ilustrativas incluida en el ensayo Nuestro Futuro Común 1, dice que "el desarrollo sostenible consiste en satisfacer todas las necesidades del presente sin comprometer la habilidad de futuras generaciones de satisfacer sus propias necesidades".

Es innegable que una de las mayores fuentes de ingresos de algunos países es al mismo tiempo una de las más grandes maldiciones de las últimas dos décadas, se trata de las hordas de turistas que invaden las ciudades y los sitios más hermosos y por supuesto llamativos del planeta.

Hoy en día es prácticamente imposible hacer realidad el sueño romántico de visitar una ciudad o un pueblo y tratar de conocer cómo es la cotidianidad de la comunidad, las costumbres de sus habitantes o menos aún sus tradiciones ancestrales.

Para algunos esto no puede generar más que un poco de nostalgia, para otros se trata de una invasión cultural que incluso pudiera ser irreversible. Poblaciones como Villa de Leiva, Barichara, Silvia en el Cauca o Barú reflejan una invasión cultural sin precedentes y los síntomas de pérdida de tradiciones son más que evidentes.
 
¿Qué decir de Cuba donde cada habitante que se acerca a un turista es una especie de artista en ejercicio de un papel; desde los más impresionantes cantantes o poetas, hasta la más preocupante prostitución pasando por la poco auténtica demostración de la pobreza que ha producido el régimen de Fidel?.

Cada vez son mayores las voces que llaman la atención de los efectos de la globalización, en este caso encarnada en el turismo, sobre la pérdida de las tradiciones y herencias culturales

Sin embargo, cuando este mismo turismo lo que hace es invadir los tesoros naturales más preciados, los daños pueden ser bastante más costosos y sobre todo, en muchos casos de imposible recuperación.

Solo para darnos una idea de la magnitud del efecto del turismo sobre poblaciones y medio ambiente, en 1950 se produjeron alrededor de 25 millones de viajes turísticos internacionales a nivel mundial, durante el año 2000 esta cifra aumentó a 700 millones de viajes. Se proyecta que en el año 2020 esta cifra llegue a niveles de 1.600 millones de viajes anuales.

Una de las preocupaciones más fuertes y cercanas sobre hábitats que pudieran estar siendo literalmente destruidos por el turismo es el de Galápagos. Hace un par de años se consideró seriamente la posibilidad de cancelar, por un término de 10 años, la totalidad de los programas y excursiones turísticas a ese archipiélago.

De otro lado, son innegables los beneficios económicos de turismo. Los ingresos anuales mundiales de esta industria son estimados en casi US$500.000 millones. Sin mencionar su masiva capacidad de creación de empleos. Eso sí, debe hacerse bien. Debe ser parte de todas las estrategias de Desarrollo Sostenible. Debe ser ambiental y socialmente responsable.

En Colombia el turismo ha parecido renacer en los últimos años, y prometería convertirse en una importante fuente de desarrollo e ingresos. Tenemos todo para ser un gran destino turístico. Tenemos historia, naturaleza, arquitectura, cultura, tradiciones.

Para bien o para mal, estamos llegando relativamente tarde a esta tendencia mundial. Esta puede ser nuestra gran ventaja; tenemos la oportunidad de contar con los aciertos y errores de otros países.

Busquemos entonces que el desarrollo turístico se haga dentro de los mayores estándares de "turismo sostenible", "turismo responsable", "eco-turismo", "turismo digno". Cada uno de estos términos corresponde a una corriente mundial, a una escuela. Todas ellas han construido serios indicadores, mecanismos de control y, sobre todo, mecanismos de prevención que logren que el turismo y el entretenimiento de hoy no destruyan la supervivencia del mañana.

Estamos a tiempo. Estamos arrancando. Hagamos las cosas bien y con responsabilidad. Es el mejor legado para las próximas generaciones.

1. Conocido como Reporte Brudtland.

***
* Miembro Compartamos con Colombia. email: brucemacmaster@compartamos.org
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?