Juan Mayr Maldonado

| 7/25/2003 12:00:00 AM

Transgénicos al rojo vivo

Las presiones gringas se han hecho evidentes para que varios países acepten los productos transgénicos y también se hagan tercera parte en el caso contra la Unión Europea.

por Juan Mayr Maldonado

Al rojo vivo, así está el debate mundial sobre los transgénicos. En las últimas semanas, prestigiosos diarios, revistas y noticieros han divulgado de manera destacada los más recientes eventos relacionados con los productos modificados genéticamente (MG).

El debate se ha centrado en los impactos que estos productos puedan tener sobre la salud humana y el ambiente, la incertidumbre científica que aún rodea el tema y la disputa comercial entre estadounidenses y europeos.

En París, el Consejo Internacional para la Ciencia, que agrupa a más de cien Academias de Ciencia en el mundo, acaba de presentar un primer informe sobre el estado del conocimiento, el cual analizó cerca de 50 investigaciones sobre el tema. El estudio destaca que, aunque aún existen grandes vacíos en el conocimiento sobre los efectos de largo plazo, los actuales alimentos MG parecen no causar daño a la salud humana; sin embargo, sostiene que se deberá proceder con cuidado con los nuevos productos pues pueden traer riesgos no solo a la salud sino también impactos ambientales de largo plazo. Igualmente, reconoce que los cultivos MG transformarán el ambiente una vez el polen se libere y se cruce con otras especies.

Por su parte, la Comisión Asesora de la ONU para la Seguridad Alimentaria, integrada por la FAO y la Organización Mundial de la Salud, acaba de adoptar las primeras guías para evaluar el riesgo de los alimentos MG. Las guías, que tienen un carácter voluntario, fueron adoptadas por consenso y se constituyen en un importante paso en el entendimiento de los riesgos asociados a los alimentos derivados de la biotecnología.

La BBC, el New York Times y Business Week han hecho referencia a la intervención del presidente George Bush ante la Conferencia de la Industria Biotecnológica en Washington en la cual denunciaba cómo "actuando sin fundamento y con temores no científicos, varios gobiernos europeos han bloqueado la importación de todos los nuevos cultivos biotecnológicos". Con estas palabras, Bush hacía referencia a la moratoria establecida desde 1998 por la Unión Europea (UE) a los productos MG, de los cuales Estados Unidos es el primer productor mundial. Estas palabras reafirmaban el anuncio que hizo el Secretario de Comercio estadounidense de demandar la moratoria europea, ante el Organo de Arbitramento de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Otros diez países, entre ellos Colombia, se hicieron tercera parte en este caso, acompañando a los estadounidenses.

The Economist destaca cómo el Parlamento Europeo aprobó nuevas regulaciones sobre productos transgénicos. Los alimentos y sus derivados deberán contar con un riguroso sistema de etiquetado cuando estos tengan componentes MG.

De esta manera, la UE dio respuesta a la demanda estadounidense. Además, hizo notar que varios de los países que se hicieron tercera parte en la demanda no se veían afectados por las medidas europeas puesto que no exportaban transgénicos, como es nuestro caso.

Para los gringos, las nuevas regulaciones europeas hacen mucho más difícil la venta de sus productos MG. Para las organizaciones de consumidores y los ambientalistas, la decisión es un triunfo de las preferencias de los consumidores sobre los intereses de las multinacionales que promueven los productos MG. Más del 80% de los europeos rechaza este tipo de alimentos.

Las presiones gringas se han hecho evidentes para que varios países acepten los productos transgénicos y también se hagan tercera parte en el caso contra la UE. En una carta al Ministro de Relaciones Exteriores de Egipto, el senador Chuck Grassley, presidente del Comité de Finanzas, advertía que cualquier queja en contra de la demanda ante la OMC podría afectar el prospecto de un acuerdo de libre comercio entre los dos países. ¿Será que algo similar esta pasando con Colombia y por esto, además de acompañar a los gringos en la demanda contra la UE sin ningún tipo de justificación aparente, el Ministro de Agricultura viene promoviendo los cultivos transgénicos en nuestro país?
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.