Tomar riesgos en la Nueva Economía

| 12/18/2000 12:00:00 AM

Tomar riesgos en la Nueva Economía

En la actual revolución económica, los protagonistas son emprendedores con coraje para ejecutar ideas grandes y disciplina para crear valor.

por Fernando Espuelas

América Latina vive un momento revolucionario, en toda la expresión de la palabra. Una revolución en la cual los individuos, y no las instituciones, son los verdaderos protagonistas. Es una ruptura importante, en la cual lo común van a ser los emprendedores con coraje: individuos con capacidad de ejecutar ideas grandes y también con disciplina para crear valor, tanto para ellos como para la sociedad.



Los nuevos gerentes se diferencian de los de antes por aplicar el concepto de la velocidad de manera particular y diferente. Antes, cuando las economías de la región eran inestables, el empresario latinoamericano analizaba mucho los riesgos. Por tanto, tardaba mucho más en tomar decisiones. Hoy, el nuevo líder se da cuenta de que el aprovechamiento de la oportunidad de mercado se concentrará en un pequeño grupo de empresas. ¿El resultado? Una cultura de la velocidad más agresiva.



Otra diferencia llamativa es que, por primera vez, la mayoría de las empresas tiene políticas de medios para explicar su estrategia. Esta actitud era poco frecuente en el pasado. Hoy, la empresa más grande y la más pequeña generan informes de prensa y utilizan a los medios para comunicar sus diferencias competitivas. Vemos, además, que los nuevos gerentes han entendido que el mercadeo es una pieza clave de la gestión de estas empresas, lo cual abre la posibilidad de crear una marca y de vender productos y servicios de una manera completamente diferente, proyectar una imagen de modernidad, energía y movimiento.



Este tipo de gerente exitoso de la nueva economía tiene una actitud fresca, joven, un punto de vista dinámico y moderno. Y también un sentido de serenidad sobre la realidad, para tomar decisiones claves e importantes, muchas veces sin toda la información que desearía tener. Este concepto de liderazgo resulta muy similar al del siglo XIX, de las grandes cortes europeas, donde se manejaban las cosas sin mucha información y había que tomar decisiones urgentes. Pero a diferencia del siglo XIX, hoy, aunque tengamos poca información, hay mucha experiencia global que se puede contextualizar en nuestras decisiones. El gerente exitoso actualmente debe tener disciplina y flexibilidad al mismo tiempo. Flexibilidad para enfrentar los imprevistos del mercado y disciplina para reaccionar de una manera casi ortodoxa en la gestión del negocio, sin importar si se trata de una empresa de internet o una fábrica de tornillos.



Internet es la oportunidad para que las empresas tradicionales puedan avanzar de una manera dramática e inesperada hacia la nueva economía. Y también implica que aquellos jugadores de la vieja economía que no hayan liderado sus mercados, podrán generar su propio liderazgo en internet. Muchas empresas grandes, pequeñas y medianas podrán recrear su futuro y replantearse lo que pueden lograr dentro de su propio mercado. Internet es definitivamente lo que va a llevar a ciertas empresas del viejo orden a integrarse en el grupo de la nueva economía, de la misma forma como podría ser lo que lleve a ciertas compañías --incluso, aquellas con posiciones dominantes-- a perder su liderazgo, básicamente si no son capaces de visualizar lo que pueden hacer gracias a internet.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.