Opinión

  • | 2006/10/27 00:00

    Toma de ganancias

    Activos de alto riesgo (acciones y bonos de mercados emergentes) han subido mucho, mientras que los más conservadores, como bonos de grado de inversión, han rendido mucho menos.

COMPARTIR

Los mercados financieros han tenido gran volatilidad durante el último año. Después de unos primeros meses de subidas de los mercados de bonos y de los bursátiles, el pasado mayo hubo una salida general de las bolsas emergentes. Ese movimiento mundial produjo la venta de monedas locales y la apreciación inicial del dólar. Los que tuvieron paciencia y supieron aguantar el aguacero o compraron en el momento correcto, deberían tomar ganancias en los próximos días.

Al analizar el comportamiento de las alternativas de inversión en los últimos años, se ve una dicotomía: activos que generalmente están calificados como de alto riesgo (acciones y bonos de mercados emergentes) han subido mucho, duplicando su valor en poco más de 36 meses; en cambio, los mercados tradicionalmente conservadores como los bonos de grado de inversión y bolsa estadounidense han rendido menos que los anteriores. Esto se debe a un exceso mundial de liquidez y, más importante, a la falta de alternativas de inversión seguras que rindan razonablemente. Las subidas de los intereses desde el 1% al 5,25% en Estados Unidos han ayudado a que el panorama cambie. Muchos analistas piensan que las subidas del precio del dinero en dólares han llegado a su fin; por ello, han buscado opciones de inversión en la bolsa estadounidense, lo cual se ha reflejado en su apreciación de más de 15% en los últimos 3 meses. En cambio, mercados que habían rendido mucho en 2005, como Japón, prácticamente no han hecho nada este año.

Es muy difícil saber dónde están las oportunidades a priori, pero moverse a tiempo, en su busca, diferenciará a los gestores de inversiones exitosos de aquellos que sigan las tendencias de los mercados. Un ejemplo claro es haber estado invertido en 2004 y 2005 en Asia y Europa frente a Estados Unidos, o lo contrario puede pasar en 2007.

En nuestra opinión, tras subidas de dos dígitos en China, Europa del Este y Europa Continental es momento de tomar beneficios en esos países. Lo mismo dijimos de Latinoamérica a principios de este año, pues las valoraciones de las compañías no reflejaban los niveles de riesgo del mercado, encontrando empresas similares en Colombia o en México con múltiplos de valoración cinco veces superiores a aquellos de países del primer mundo. Al final, las distorsiones se acaban eliminando; es cuestión de tiempo que suceda. Por otro lado, pensamos que las grandes corporaciones estadounidenses, que han estado fuera de moda recientemente, deberían ir recuperando niveles que no vemos desde la gran caída de la bolsa de 2000. Dichas empresas han estado creciendo, saneando sus balances y están actualmente ganando más dinero que nunca. A pesar de ello, están por debajo de su justo valor.

Es curioso ver las distintas opiniones de los economistas sobre la futura evolución de los intereses en los próximos meses, y si bien la gran mayoría espera que se mantengan en este nivel en Estados Unidos o que bajen ligeramente la primera mitad de 2007, algunos bancos de inversión con gran prestigio, como JPMorgan, piensan que los vamos a ver al 6% antes de que comiencen a bajar. En cualquier caso, si lo primero que vemos es una bajada de intereses eso puede producir un movimiento alcista en la bolsa estadounidense y un movimiento de fondos de Europa a Estados Unidos.

Eso no significa que no veamos oportunidades en otros mercados. Más bien al contrario. Creemos que Japón tiene que seguir subiendo, y su moneda finalmente apreciándose en los próximos meses. Así mismo, mercados como India que prácticamente no han hecho nada en 2006 (después de subir más del 100% los dos años anteriores) siguen siendo una apuesta clara al largo plazo, eso sí, sujetos a una gran volatilidad de precios. De hecho, en el mercado global, los mercados donde vemos más valor a medio plazo son los sectores financieros en India y en Europa del Este.

Pensamos que aprovechar la debilidad del euro de estas últimas semanas, para invertir en esta moneda, es una buena estrategia de corto plazo. Pero hay que tener en cuenta el nivel de riesgo de cada portafolio. Al final, estar adecuadamente diversificado tanto en divisas como en clase de activos es lo que va a dar un rendimiento sostenido en el tiempo.

La incertidumbre de los mercados financieros nos obliga a tener en cuenta el pasado, pero sobre todo a mirar el futuro. Es como manejar un carro, siempre hay que mirar el espejo retrovisor, pero en el fondo, lo importante, es lo que tenemos por delante.

* Santiago Ulloa, CEO TBK Investments, Inc.

sulloa@tbkinvestments.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?