Opinión

  • | 2004/10/15 00:00

    Sociedad familiar 50%-50%

    Las empresas familiares con la propiedad dividida en dos partes iguales son muy sensibles.

COMPARTIR

Espero que podamos reflexionar sobre la situación que está viviendo una de nuestras importantes empresas familiares de Antioquia. Las dos ramas de la familia no se han puesto de acuerdo en el reparto de los dividendos, llevando la discusión a los estrados judiciales, no sin haber sufrido un calvario. ¿Pero qué pasa cuando la propiedad está dividida 50%-50% en una empresa familiar? ¿Por qué es tan importante analizar esto?

Es un hecho que las sociedades de hermanos empiezan a ser más abundantes en este país, dado que la mayor parte de ellas se creó después de 1970, y que los fundadores están alcanzando la edad de jubilación, según advierte el estudio realizado en 2001 por la Superintendencia de Sociedades. Además, es muy probable que un alto porcentaje de esas sociedades tengan dos hermanos a la cabeza, y que ese número se aumente en el futuro, debido a que las familias son cada vez menos numerosas.

Normalmente, cuando las empresas son manejadas por dos hermanos, se presentan algunas situaciones particulares. Por ejemplo, los dos hermanos pueden ser muy diferentes en todos los sentidos, pero para que la empresa continúe y se proyecte, deben estar de acuerdo en las decisiones fundamentales. Si hay alguna objeción, ninguno de los dos tiene el poder de decidir. ¿Le suena familiar? Habitualmente, estos dos hermanos desarrollan relaciones complicadas con personalidades heterogéneas; pero si capitalizaran estas diferencias, producirían excelentes sinergias. Lo contrario ocurre al no lograr decisiones por consenso, la empresa se lleva a situaciones complicadas, se paralizan las inversiones, se hacen bandos dentro de la empresa y se triangulan las decisiones.

Algunas veces, los hermanos comparten la presidencia de la empresa o la rotan o dividen muy bien sus actividades. Por ejemplo, el uno se dedica a las ventas y a la administración y el otro a la producción. Mientras el uno es conservador y ortodoxo, el otro es arriesgado y "jugador". Estas diferencias, que normalmente se soportan en los años de juventud, pueden ser definitivas cuando los hermanos se van haciendo mayores, porque se vuelven menos pacientes y llegan incluso al punto de no soportarse. Adicionalmente, las familias nucleares de ambos hermanos toman cada una su partido, en sintonía con los sentimientos de sus padres. Se pierde la objetividad en la toma de las decisiones y vienen los problemas.

Publio y Josué, dos hermanos dedicados a la industria del transporte y dueños en partes iguales de su empresa, encontraron algunos elementos que les han permitido sobrevivir a los embates de sus diferentes personalidades. El uno conservador y el otro "pendenciero y jugador", como dice Publio.

- Desarrollaron una visión común del futuro, al entender que las diferencias de opinión son importantes para lograr el desarrollo de su sueño. Encontraron que juntar personalidades con diferentes características no es malo y que compartir su sueño es lo fundamental.

- Entendieron que la propiedad en la cual no hay mayoría significa interdependencia, y que el uno necesita al otro para lograr determinaciones. Hallaron que el uno no puede vivir sin el consenso del otro, pero que sus talentos son complementarios y que juntos producen mejores resultados.

- Observaron que sus familias son muy permeables a sus sentimientos individuales y que comentarios negativos hacia el otro hermano en la mesa del comedor pueden producir resentimientos generacionales difíciles de cambiar en el futuro.

- De antemano, crearon reglas para la resolución de conflictos con el objeto de que cuando haya una diferencia de opinión, pueda ser dirimida de acuerdo con la norma.

- En este caso, establecieron una junta directiva con integrantes externos autónomos y objetivos, lo que impide que haya bloqueos en el desarrollo de la empresa.

Señor empresario de familia, que posee la mitad de la compañía con su hermano:

Tenga en cuenta que si ustedes dos no establecen reglas y principios ahora, será mucho más difícil hacerlo para sus hijos y sobrinos. Hágalo ya, "sin prisa, pero sin pausa". Las empresas familiares con 50%-50% de la propiedad son muy sensibles.



dvelezm@alum.mit.edu
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?