Opinión

  • | 2005/05/27 00:00

    Síntomas de dificultades

    Hay comportamientos que son como enfermedades para las empresas de familia. Se pueden tratar a tiempo o permitir que destruyan las firmas.

COMPARTIR

Los grandes negocios familiares se hacen, no nacen. Aunque la primera generación lo sabe, a menudo las siguientes generaciones no. Los negocios familiares, las personas y las familias pueden enfermar o caer en situaciones desesperadas, lo cual es cierto tanto cuando pocos miembros de la familia participan en el negocio, como cuando son muchos. Lo común es que estos síntomas solo se vean cuando empiezan a causar debilidad, lo cual genera más daño y destrucción en la persona, la familia y el negocio. Como con la salud, mientras más rápido se traten las áreas afectadas, más fácilmente sanarán. Esperar demasiado puede causar un daño tan grave que, a veces, le cuesta la vida al negocio.

Dos hermanos sentían mutua desconfianza y, aunque en público cada uno se refería al otro en términos amables, nunca lo hacían en privado. En otro caso, un hijo sentía que su hermano siempre era favorecido por el padre. Él, por supuesto, lo negaba. En un tercer caso, dos hijos que llevaban trabajando juntos 20 años en el negocio, se enteraron con sorpresa de que, la víspera de su retiro, el padre pensaba nombrar presidente al tercer hijo. ¿Cuáles son algunos de los síntomas típicos de dificultades, y cómo pueden afrontarse? Mencionaré los principales:

- Mezclar las funciones del negocio y la familia. Esta situación se presenta cuando la familia contamina el negocio o viceversa. Por ejemplo: el propietario de un negocio me dijo con orgullo que contrataría a su esposa como gerente. "¿Y ella tiene experiencia?", le pregunté. "No, pero confío en ella", me dijo. Y este otro: "Mi hija necesita un trabajo, por eso trabaja aquí.".

- Desigualdad y favoritismos obvios. Cuando se trata a los hijos con criterios diferentes, se generan conflictos y rivalidades. El afectado siempre se preguntará: "¿por qué a mi hermano le dieron tanto y yo sólo recibí esto.?".

- Falta de aceptación de las diferencias. Siempre habrá conflicto entre las generaciones y los seres humanos, pero el diálogo constructivo sobre las diferencias puede ser la base de la inteligencia de la empresa, mientras que el liderazgo autocrático es su ruina. La clave es el diálogo respetuoso sobre las diferentes opiniones, estrategias y necesidades.

- Capacidad para afrontar y resolver conflictos. No solo deben respetarse las diferencias, sino encontrar una forma de resolver los asuntos molestos y los conflictos, de forma que se preserve una transparencia razonable en la comunicación. Si se albergan dolores y resentimientos, ellos crecerán más rápido y, sin duda, resurgirán más adelante.

- Caminos profesionales. Cada persona involucrada en el negocio, miembro o no de la familia, debe tener un claro sentido de su vida. Para la mayoría de las personas, este significado está ligado a un plan profesional a la vez idealista (lucha por la grandeza personal) y realista (las habilidades del momento o las que pueden aprenderse). El camino profesional claro permite al negocio apoyar al individuo en la consecución de sus objetivos, lo cual aumentará la lealtad del empleado.

- Planes estratégicos y de sucesión. Ningún negocio se desempeña bien sin planes estratégicos claros pero, en un negocio familiar, la planificación estratégica es imposible sin la planificación para la sucesión. No obstante, a menudo deben abocarse planes de sucesión difíciles y complejos tanto en términos de propiedad, como de gestión. De no hacerlo, prevalecerán la inseguridad y las luchas por el poder.

Si observa que disminuye la confianza entre los miembros de la familia, que la comunicación se hace menos franca, que el trabajo se disfruta cada vez menos, y que el deseo de riqueza y dinero parece ser demasiado importante, debe prestar atención a estos síntomas. Así mismo, si observa aburrimiento, arrogancia, adicciones u otras expresiones de baja autoestima en alguno de los miembros de su familia, ¡es el momento de tratarlos! No dé a estas enfermedades la oportunidad de infectar su familia o su negocio.



marc@strategicinitiatives.net
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?