Opinión

  • | 2009/11/13 00:00

    Servicios financieros móviles

    Los teléfonos celulares pronto se convertirán en uno de los principales medios de pago electrónico en el país.

COMPARTIR

Los medios de pago han venido evolucionando rápidamente. El mundo está migrando del efectivo y los cheques hacia la utilización de tarjetas crédito/débito, el internet y los teléfonos celulares. En América Latina el avance en este sentido es significativo. Un estudio reciente de McKinsey revela que hoy en día menos del 30% del valor de las transacciones en la región se da a través de efectivo o cheques.

En América Latina, el aumento en la participación de los pagos electrónicos se ha dado gracias a la combinación de varios factores: primero, la inversión hecha por el sector financiero en la expansión de la infraestructura de terminales en puntos de venta, cajeros electrónicos y pagos por internet; segundo, el crecimiento en número de habitantes que utiliza tarjetas de crédito y débito y, tercero, incentivos gubernamentales, como la devolución del IVA en Colombia.

Un aspecto en que América Latina está rezagada es en el uso de teléfonos móviles como medio de pago. Sin embargo, esto podría cambiar pronto. La masificación de este servicio sería posible dado que el 80% de los adultos en la región ya tienen un teléfono celular. La experiencia de algunos países nos indica que la adopción del teléfono móvil como medio de pago puede ocurrir muy rápidamente si algún proveedor logra colocar una oferta atractiva en el mercado.

El caso del Japón

Japón es el líder en términos del desarrollo y aplicación de tecnologías para pagos móviles. El énfasis en el Japón ha estado en desarrollo de tecnologías de "comunicación a corta distancia", que le permiten a los celulares intercambiar información de forma segura con terminales de punto de venta sin necesidad de contacto físico.

Por ejemplo, Sony desarrolló una tarjeta inteligente para este propósito y se alió con la principal empresa de celulares del país, DoCoMo, para introducir la tecnología y crear la red de pagos. Siete millones de japoneses ya utilizan estos teléfonos para hacer compras en los 320.000 locales comerciales que cuentan con terminales especializados. En paralelo se han desarrollado otras redes de pagos móviles. Por ejemplo, la red Edy, que significa Euro-Dólar-Yen, ya tiene ocho millones de usuarios y 70.000 locales comerciales afiliados.

El caso de Kenya

El caso de Kenya es muy interesante porque allí también se ha logrado masificar el uso de los teléfonos móviles como medio de pago electrónico, pero utilizando tecnologías sencillas, como los mensajes de texto. El promotor de este servicio ha sido la principal empresa de celulares del país, Safaricom, que tiene 14 millones de usuarios. El servicio de pagos electrónicos por celular, que se llama M-PESA, se lanzó en marzo de 2007. En este corto tiempo, Safaricom logró que más del 40% de sus usuarios utilicen el servicio.

Para hacer depósitos en su cuenta el usuario debe ir a uno de los 10.000 agentes autorizados para recibir efectivo o cheques. Estos agentes son distribuidores de celulares que han recibido capacitación especial. El dinero queda depositado en uno de los mayores bancos del país. Una vez se depositan los recursos, M-PESA les permite a sus clientes hacer pagos de servicios públicos, hacer remesas a otros usuarios, retirar fondos en cajeros electrónicos o en los agentes autorizados. Para limitar problemas de fraude y lavado de activos, no se permite que las cuentas tengan balances superiores a US$750 ni transacciones mayores a US$500.

Aunque en un principio el servicio estaba dirigido a personas de bajos ingresos no bancarizadas, también ha tenido mucha aceptación entre los clientes de mayores ingresos. Estos últimos han sido atraídos por la conveniencia de poder hacer pagos desde el celular en cualquier momento, a precios transaccionales muy bajos. Ejemplos como el de Japón y Kenya nos confirman el potencial que podrían tener los celulares como medio de pago en Colombia. Existe una gran demanda latente que ninguna empresa ha sabido capturar todavía.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?