Opinión

  • | 2008/07/18 00:00

    Secuelas de la crisis sub-prime

    La crisis de confianza relacionada a las hipotecas sub-prime ha disminuido significativamente el volumen de titularizaciones en Estados Unidos.

COMPARTIR

En un artículo anterior en esta revista escribí sobre las causas y la dimensión de la crisis relacionada a las hipotecas sub-prime en Estados Unidos. En este artículo se describen las secuelas que la crisis esta teniendo sobre el mercado de titularizaciones, una de las clases de activos más importante para los mercados financieros.

Dimensión del Problema.

En los últimos tres años en Estados Unidos los bancos originaron aproximadamente US$6 mil billones (miles de millones) en préstamos al año. De este valor, cerca del 55% lo mantuvieron en sus balances y 45% lo titularizaron. Por lo tanto, se titularizaron alrededor de US$2,7 mil billones de créditos al año.

Las titularizaciones son importantes porque les permiten a los bancos liberar capital para hacer nuevos préstamos. Los reguladores normalmente requieren a los bancos una reserva de capital equivalente al 9% del valor de los préstamos que mantienen en su balance. Si los préstamos se venden en el mercado de títulos, el capital reservado se libera. Por lo tanto, la titularización de US$2,7 mil billones al año liberaba aproximadamente US$240 billones de capital todos los años para hacer nuevos préstamos.

Sin embargo, la crisis relacionada al aumento de la mora en las hipotecas sub-prime ha disminuido la confianza en este mercado, porque la mayor parte de estos préstamos habían sido titularizados a través de Colateralized Debt Obligations (CDO's), los cuales se desvalorizaron sorpresivamente en la medida en que aumentó la mora. Como consecuencia, se espera que en este año y el año entrante solo se titularizen US$1,6 mil billones al año, una reducción del 40% con relación a años pasados. Esto significa que los bancos podrían requerir más capital para retener los préstamos en sus balances. Alternativamente, los bancos podrían verse obligados a reducir los desembolsos de nuevos créditos, aun si estos presentan buenas características de riesgo.

Implicaciones .

Los volúmenes de los títulos tradicionales emitidos por entidades especializadas en titularizaciones (e.g Fannie Mae, Freddie Mac) a la fecha no han sido afectados. Estas entidades tienen una larga trayectoria y existe una gran transparencia alrededor de las características de los activos que titularizan. Típicamente, estos activos son hipotecas de bajo riesgo con características contractuales bastante uniformes. Los títulos emitidos por estas entidades representaron en los últimos tres años casi la mitad de las titularizaciones. Adicionalmente, el mercado asume que estas instituciones tendrían respaldo del Gobierno en caso de dificultades, dada su gran importancia en el sistema financiero.

El problema está concentrado en la otra mitad del mercado. O sea, en los títulos emitidos con base en hipotecas sub-prime, prestamos automotrices, préstamos comerciales, etc. ¡El volumen de titularizaciones en este mercado puede caer este año en un 80%! Los inversionistas institucionales perdieron la confianza en este tipo de títulos porque no creen tener suficiente información sobre los activos titularizados, lo cual les dificulta su capacidad de medir los riesgos. Tampoco creen que las calificaciones emitidas por las agencias evaluadores de riesgo sean suficientemente confiables.

Mientras se recuperan la confianza y los volúmenes de titularizaciones, pueden esperarse dos efectos: 1- Los bancos que tengan exceso de capital, o puedan acceder a nuevos capitales, van a poder crecer rápidamente su portafolios de crédito, en la medida en que muchos otros no lo van a poder hacer por falta de capital; 2- La actividad económica se va a resentir por la falta de crédito porque, en agregado, el sector bancario esta apretado en términos de disponibilidad de capital.

Este episodio nos recuerda una vez más la importancia de la transparencia y la calidad de la información en el sector financiero. Cuando la confianza se pierde, toma bastante tiempo reconstruirla.

Basado en Navigating the Storm - Part II, publicado por la Práctica de Instituciones Financieras de McKinsey & Co.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?