Opinión

  • | 2006/12/07 00:00

    ¿Se puede desarrollar “offshoring”?*

    Esta industria ha sido uno de los motores del crecimiento económico de India. Colombia podría tener la misma dinámica.<br><br>

COMPARTIR

Las empresas de "offshoring" se especializan en prestar servicios a empresas fuera de su territorio, en desarrollo de software, procesamiento de transacciones y centros de contacto. El "offshoring" en India en 2005 generó unos U$17.000 millones en ingresos, más del 150% de todas nuestras exportaciones "no tradicionales" ese mismo año. Las empresas del sector emplearon a más de 700.000 personas. Analistas económicos proyectan que esta cifra se duplicará en los próximos 3 años, con lo cual el sector pasará a representar alrededor del 7% del PIB de India, y empleará a 1,5 millones de personas.

En India hay preocupación sobre la capacidad de seguir expandiendo este sector, principalmente por tres factores:

1. La demanda por profesionales con preparación universitaria adecuada, y de alta calidad, podría exceder la oferta en los próximos años.

2. Los salarios de los profesionales en tecnología informática llegan a niveles comparables a los de México en las ciudades donde se ha desarrollado el sector, como Hyderabad.

3. La infraestructura del país no está creciendo a la velocidad requerida.



Oferta de profesionales

En India hay más de 14 millones de profesionales jóvenes con grados universitarios, lo que equivale a 150% del número de China y el doble al de Estados Unidos. En Colombia, el número equivale al 3% del de India.

Pero no todos pueden ser empleados por empresas de "offshoring". Una encuesta de McKinsey con 83 gerentes de recursos humanos de empresas que reclutan talento en India y alrededor del mundo, revela que solo el 10% de los graduados universitarios en India en carreras relacionadas con las artes y las humanidades podrían ser reclutados por empresas de "offshoring". Y revela un problema en la calidad de la educación. Aunque en India hay universidades con calidad de clase mundial, como los 7 Institutos de Tecnología de India, otras tienen una calidad educativa mediocre. Por tanto, según la encuesta de McKinsey, solo el 25% de los graduados de las universidades de Ingeniería en India califican para ser reclutados por estas empresas.

Finalmente, está el dominio del inglés. Aunque en India el idioma oficial es el inglés, no todos los universitarios lo hablan tan bien como para trabajar en estas multinacionales. Esto ha llevado a que algunas compañías trasladen sus centros de contacto a Filipinas, donde hay una oferta de profesionales con mejor dominio del idioma.

Oportunidades para Colombia

Tomando en consideración los cuellos de botella que está enfrentando India, y el hecho de que los salarios en las profesiones requeridas para la industria de "offshoring" ya no son mucho más bajos que los salarios para estas profesiones en Colombia, el país tiene una oportunidad única de desarrollar este importante sector. Si no lo hace ahora, la oportunidad la van a aprovechar países como Hungría y Filipinas que ya lo han definido como prioridad nacional.

Colombia tiene ventajas en las que se puede apalancar: hay mucho subempleo entre graduados universitarios. Por tanto, en el corto plazo no habría falta de talento. Estamos en la misma franja horaria de Estados Unidos, lo que facilita la operación para la empresa contratante estadounidense. Hablamos español con un acento relativamente neutro, lo que nos da una ventaja para servir al mercado de España y al mercado hispano de Estados Unidos.

También tenemos muchas desventajas. Con contadas excepciones, la educación universitaria está lejos de ser de clase mundial. El gobierno y las universidades deben tomar como prioridad la mejora de los currículos, los procesos de certificación, y la colaboración entre la academia y el sector privado para mejorar la calidad de la educación. También la mezcla de carreras en nuestras universidades está sesgada en contra de producir profesionales en las carreras que se necesitan en este sector, en especial en ingenierías y ciencias. Finalmente, el dominio del idioma inglés por parte de los graduados universitarios también deja mucho qué desear. Por cierto, en una economía globalizada deberíamos fijar como prioridad que todo ciudadano colombiano sea bilingüe para que pueda aprovechar las oportunidades que el mundo le ofrece. El dominio del idioma inglés por parte de los pobres debe ser una de las principales estrategias para romper el círculo vicioso de pobreza y miseria que padecemos en este país.

El desarrollo del sector de "offshoring" en Colombia va a exigir un gran esfuerzo para atraer a las multinacionales de ese sector a nuestro territorio, posiblemente a empresas de India que requieran operaciones en este hemisferio o que quieran entrar a los mercados que dependen del idioma español, así como de apoyo decidido a las empresas colombianas que están comenzando a surgir. Si no hay un liderazgo claro por parte del gobierno en este sentido, dudo que se capture la oportunidad.



* Basado en el artículo de Diana Farell, Noshir Kaka y Sascha Sturze, "Ensuring India's Offshoring Future", publicado en The McKinsey Quarterly.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?