Opinión

  • | 2010/08/20 00:00

    Retos y cultura de la familia empresaria

    La cultura de la familia debe incluir esa cohesión necesaria para mantenerse y la confianza para incrementar la productividad y por ende la competitividad.

COMPARTIR

Para sobrevivir en este entorno tan cambiante y exigente de mercados, productos, servicios y resultados, las Familias Empresarias tienen, entre otros, cuatro retos fundamentales, a saber: mantener la competitividad, fortalecer la confianza, y con los elementos anteriores y la cohesión familiar, lograr la longevidad de la empresa.

Siendo los mercados de productos y servicios cada vez más globalizados y sofisticados, la competitividad es tal vez el reto más importante que tienen las empresas de familia. Ya no basta con solo tener un buen producto, hay que ser capaces de tener el mejor producto, al mejor precio y claramente diferenciado en los mercados. Ser humildes y honestos, para reconocer los puntos que deben ser mejorados, es indispensable para alcanzar una verdadera eficiencia sostenible.

Además, la diferenciación es fundamental. El día en que la empresa diga que está en una línea de commodities, la empresa estará perdida. Como dice el ilustre maestro chileno Arnoldo Hax, de la escuela de negocios del Massachussets Institute of Technology (MIT), "los commodities solo están en la mente de los ineptos" Los productos se pueden diferenciar no solamente por la calidad, sino por el servicio, por la venta, por el proceso, etc. Entonces, no se vale argumentar "es que nuestro producto es un commodity". Lo que hay que hacer es buscarle la diferencia y exponerlo claramente en el mercado.

Otro gran reto que tienen las Familias Empresarias es el de mantener y aumentar la confianza de todos los grupos de interés en la empresa. La confianza de la junta en la gerencia, de los accionistas en la junta y en la gerencia, y de los accionistas entre sí. La confianza es un factor competitivo y diferenciador importantísimo. Si hay confianza, la producción seguramente se aumentará, la innovación será una realidad y el resultado del negocio será mucho mejor. La razón es clara: en lugar de argumentar para defenderse unos de otros, la empresa se podrá dedicar a producir, a innovar y a desarrollarse. La confianza es un elemento diferenciador de las empresas de familia con las empresas que no son de familia, si esta confianza -natural en las familias por los procesos de educación y valores comunes- se logra, se mantiene.

Para mantener la confianza, un gobierno corporativo estable, fuerte y activo será fundamental. Si las asambleas familiares funcionan, lo mismo que las juntas directivas, logrando un plan estratégico de continuidad y desarrollo, la confianza será más fácil de mantener. Se necesitan también líderes capaces que entiendan la importancia de este factor y lo trabajen sin cesar.

Finalmente, la longevidad de la Familia Empresaria depende de la cohesión familiar, no solamente emocional, sino financiera. Emocional, porque la familia normalmente está atada sentimentalmente a la empresa y es bueno que así sea. Por otro lado, la cohesión financiera también se puede lograr por medio de buenos resultados y dividendos apropiados que hagan que la familia sienta que vale la pena estar juntos. La cohesión tampoco se da porque sí, hay que, en primer lugar, ser conscientes de que la cohesión es una necesidad, para luego trabajar constantemente en ella.

La cultura de la familia debe incluir esa cohesión necesaria para mantenerse, la confianza para incrementar la productividad y por ende la competitividad. Estos son elementos culturales que son absolutamente necesarios para la longevidad y mantenimiento de la empresa en el tiempo.

Señor Empresario Familiar: si quiere afrontar los retos de la competitividad, la confianza, la cohesión familiar y la longevidad de su empresa, incluya estos factores en la cultura de su familia empresaria. Pero no solamente los debe incluir, los debe trabajar diariamente, evaluarlos, medirlos y tomar las decisiones apropiadas cuando sea del caso.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?