Opinión

  • | 2004/03/19 00:00

    Retorno absoluto

    Hace años, sofisticados administradores de inversión encontraron una forma de ganar dinero, incluso cuando los mercados bajan: los fondos de cobertura.

COMPARTIR

Estamos acostumbrados en nuestra vida diaria, a comparar cualquier comportamiento con el de nuestros vecinos, la evolución de nuestra compañía con las de nuestros competidores directos o la ganancia o pérdida de nuestras inversiones contra los índices de referencia. Pero en los últimos años hemos comenzado a escuchar nuevas formas de hacer las cosas y, sobre todo, de invertir.

Los fondos de cobertura o de inversión alternativa, también conocidos en inglés como hedge funds, son vehículos de inversión que inicialmente se reservaron para inversionistas con patrimonios muy altos o niveles de sofisticación por encima del promedio. El principal motivo para estas limitaciones ha sido la falta de información y transparencia por parte de sus administradores.

Voy a intentar dar una explicación sencilla de su filosofía y forma de actuación. Al contrario de lo que la mayor parte del público cree, que son una clase diferente de activos, como acciones, bonos, materias primas, etc., los hedge funds son una forma diferente de invertir en esos mismos instrumentos. El principal objetivo de estos fondos es obtener rendimientos positivos en el tiempo, sin importar la tendencia de los mercados o la evolución de los índices.

Hasta ahora, un buen gestor de inversiones consideraba que había hecho un buen trabajo si, comparado con el índice de referencia, había ganado más o perdido menos que él. Por ejemplo, si en un año en que el Dow Jones bajó 20%, ese money manager perdió 10%, estaría muy satisfecho. La realidad es que a nuestro ciudadano de la calle no le importa lo que hizo el índice o benchmark, sino si él ganó o no dinero.

Por este motivo, hace ya más de treinta años, distintos gestores sofisticados encontraron una forma de ganar dinero incluso cuando los mercados bajan. Ellos se dedicaron a invertir y muchos se especializaron en distintas estrategias según los tipos de inversiones que hacían, siempre basados en premisas de lo que esperaban sobre la evolución de las variables económicas. Hay más de quince sectores en los que los profesionales invierten buscando retornos positivos. Entre ellos están las acciones, bonos, divisas, materias primas, mercado inmobiliario y otros más, y se invierte cuando la tendencia de sus precios está al alza, como a la baja o cuando hay oportunidades de arbitraje.

La filosofía de esta forma de invertir es cubrirse (por ello, la traducción del inglés de fondos de cobertura) de bajadas del mercado e incluso ganar con ellas. Como hemos dicho, el objeto de estos fondos es tener rendimientos positivos; por ello, colocarán sus inversiones de forma alcista cuando vean el mercado subir y venderán tanto sus posiciones, como otras prestadas cuando prevean que va a bajar. Siempre intentan limitar tanto las ganancias como las pérdidas para no arriesgar capital.

Se ha hablado mucho del nivel de riesgo de estos vehículos de inversión y de si deben ser para todo tipo de inversionista. En nuestra impresión, nos parece una buena forma de diversificar un portafolio frente a los instrumentos tradicionales, si bien, como en cualquier otra estrategia, se debe tener un porcentaje limitado en ella. Sus riesgos son la falta de transparencia, liquidez limitada a períodos concretos y falta de regulación. Por ello, la mejor forma de iniciarse es con posiciones porcentuales pequeñas, mediante diversificación en fondos con distintos gestores y con diferentes estrategias en varios sectores de inversión. De esta forma, se obtendrán las ventajas de estar invirtiendo en sectores con una baja correlación con las inversiones tradicionales, con rentabilidades aceptables y sobre todo con acceso a mercados y estrategias que difícilmente podrían ser accesibles a los inversionistas privados.



Desde Miami, Santiago Ulloa.

CEO TBK Investments, Inc.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?