Opinión

  • | 2010/11/12 12:00

    Regla fiscal y cambio climático

    Una regla fiscal aplicada a las familias buscaría evitar una evolución de "padre rico a hijo playboy y nieto pordiosero".

COMPARTIR

Recientemente asistí a una conferencia de Carlos Gustavo Cano, co-director del Banco de la República, en relación con el momento que vive la economía colombiana, y en la que se sembró en el ambiente curiosidad y crítica.

Por estos días, la revaluación del peso frente al dólar pone sobre la mesa el análisis de la economía colombiana, dentro de la que sobresale el extraordinario papel del sector minero energético. Se prevé un panorama exitoso, con un continuo crecimiento de las exportaciones y el aumento de la inversión extranjera en el país. Esto indicaría que la crisis económica ha sido superada, y que Colombia entraría en un periodo de auge y riqueza. Aun así, es de sabios y prudentes ir más allá de lo que vemos y oímos en las noticias. Entonces descubrimos que la nueva dinámica de la economía enfrenta grandes retos, uno de ellos: evitar la enfermedad holandesa. Esta se manifiesta cuando las entradas de capital destinadas a actividades que predominen sobre el resto, como las de la minería, provocan fuertes presiones sobre la revaluación de la moneda y el debilitamiento de la competitividad de los sectores transables como la agricultura y la industria.

Varios gobiernos han diseñado una Regla Fiscal para mitigar los efectos de la enfermedad. El Estado entonces desacopla del gasto del gobierno los ingresos de la actividad minera, reduce la proporción de deuda pública con los ingresos de dicho sector, y finalmente crea un fondo de estabilización para ahorro.

A medida que el doctor Cano avanzaba en su conferencia, pensaba en cómo aplicar tan interesante teoría a las empresas de familia y la dinámica familiar. De pronto, y "sin querer queriendo" el doctor Cano me dio la respuesta: "la bonanza no es tanto como una bendición y por eso la regla fiscal es una responsabilidad intergeneracional". De este modo, así como los Estados necesitan medidas anticíclicas para garantizar su bienestar, las familias también deben tener en cuenta estos fenómenos. Ahorrar en tiempos de bonanza garantizará un colchón que será más que bienvenido en tiempos difíciles. En este caso, una regla fiscal aplicada a las familias buscaría evitar una evolución de "padre rico a hijo playboy y nieto pordiosero". Es responsabilidad de todas las generaciones de la familia empresaria velar por el patrimonio y bienestar presente y futuro de la compañía y de la familia. Pero, entonces… ¿Cómo lograrlo y evitar la enfermedad holandesa? La respuesta está dada en tres aspectos claves dentro de la familia empresaria: los valores, el gobierno corporativo y la planeación estratégica. Es necesario cultivar valores de pertenencia e imperativos morales que guíen el comportamiento de los miembros de la familia. La solidaridad con los que vienen y muchas veces el sacrificio personal presente son dos de los principios que garantizan el comportamiento responsable, asegurando que cada miembro actúe en pro de su generación y de las siguientes, protegiendo la continuidad del negocio.

Además, un gobierno corporativo bien estructurado y fuerte ayudaría a diseñar un plan estratégico a largo plazo, que tenga en cuenta el futuro de la empresa y, por consiguiente, el bienestar de la familia por muchas generaciones.

Finalmente, el doctor Cano nos hizo otra reflexión sobre el futuro de las empresas de familia comparando el cambio climático y la empresa de familia. Para él, tanto en este caso como en el anterior, las acciones que tomemos hoy serán la base con la que nuestros hijos y nietos construirán su mundo y dirigirán la empresa de familia el día de mañana: "lo que hagamos hoy se verá reflejado en 50 años".

Señor empresario: en sus manos se encuentra el presente y también el futuro de su compañía y de sus descendientes. ¿Tiene usted unos valores, un gobierno corporativo y una planeación estratégica que le ayuden a pilotear las bonanzas, planear las crisis y construir bases sólidas para el futuro de su familia y su empresa?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?