¿Reforma laboral o una política de empleo?

| 9/28/2001 12:00:00 AM

¿Reforma laboral o una política de empleo?

Una verdadera política de empleo deberá comenzar con una negociación de la deuda.

por Luis Eduardo Garzón

Los defensores de la flexibilización laboral deberían estudiar el sector de la construcción, donde existen las relaciones laborales más flexibles de toda la economía nacional. Los trabajadores son contratados a destajo, al inicio de la semana, se liquidan al final de cada semana o al finalizar la obra, carecen de protección social y de garantías frente a los riesgos, muy frecuentes, de accidentes. Con todo y ese régimen, el área construida en el país descendió de 816.000 m2 en abril de 1998 a 215.000 en enero del 2000. A ningún analista serio se le ha ocurrido decir que ese descenso ha estado causado por relaciones laborales demasiado dirigidas y, en cambio, estudios muy serios demuestran que la escasa demanda por vivienda (que ha sido cara), a causa del desempleo, las elevadas tasas de interés que han debido pagar los constructores a los bancos, la incertidumbre frente al UPAC y el fin de la burbuja especulativa causada por los dineros ilícitos, están en el fondo del problema.



Todos los indicadores muestran que el desempleo en Colombia ha crecido al mismo ritmo que ha descendido la tasa de crecimiento, y esta recesión no da muestras de superarse definitivamente. No se están tomando las medidas adecuadas para reactivar la economía, pero hay académicos, empresarios y voceros gubernamentales que repiten con extraña convicción, que si se alarga la jornada de trabajo o se eliminan pagos extras, se van a generar 600.000 empleos nuevos. O serán los mismos empleados trabajando en una jornada diferente...



La tasa de desempleo histórica y estructural del país se ubica en torno al 10% y los otros 10 puntos corresponden a desempleo estacional que podría superarse si se supera el ciclo recesivo. Pero mientras en Estados Unidos, Bush había devuelto a los ciudadanos US$800.000 millones en sus primeros meses de gobierno, en Colombia se han aumentado los impuestos en época de recesión. Además, con desparpajo, se sigue afirmando que reducir el déficit y reducir la inflación son las prioridades de política.



Las autoridades económicas no han dudado en mantener durante una década tasas de interés en torno al 50%, que incluso llegaron al 90% en 1999 para defender la banda cambiaria y la banca fue a la crisis ante la imposibilidad del sector productivo de pagarle la cartera morosa frente a una menor rentabilidad empresarial. ¿Por qué no se pone el mismo énfasis con que se les da un ultimátum a los trabajadores, para lograr que los banqueros reduzcan sus tasas?



Todas las encuestas empresariales coinciden en que las razones de la crisis empresarial se ubican en el elevado costo del dinero, la escasa demanda, la inestabilidad jurídica, los elevados impuestos y la inseguridad. Los costos laborales son una parte reducida del total de los costos, y además gran parte del mercado laboral está flexibilizado de hecho por medio de la subcontratación y la temporalidad. ¿El país les está apuntando a las verdaderas causas del desempleo? ¿Por qué no hacer una verdadera política de empleo que comience con una renegociación de la deuda?
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.