Opinión

  • | 2004/10/15 00:00

    Reforma de fondo al esquema tributario

    Las modificaciones marginales al esquema tributario no solucionan la dificultad de cobrar impuestos en la economía informal.

COMPARTIR

Otra vez estamos presenciando un ritual que se ha vuelto costumbre en Colombia: el trámite de una nueva reforma tributaria. En los últimos 10 años, hemos tenido prácticamente una reforma anual. A pesar de haber introducido nuevos impuestos, como el gravamen a las transacciones financieras, y haber aumentado las tasas del IVA y del impuesto de renta, los recaudos continúan siendo insuficientes.

La dificultad en aumentar la recaudación en Colombia, al igual que en el resto de América Latina, radica en la baja capacidad de recaudar en la economía "informal". Nuestro esquema tributario ha sido diseñado para que funcione en un país desarrollado con una economía "formal", bajo la premisa de que la población tiene cultura de acatar la ley. Como dicen, "un esquema de Dinamarca para ser aplicado en Cundinamarca".

El esquema ha degenerado en una situación en que los "grandes contribuyentes" y los asalariados tienen una carga tributaria cada vez mayor, mientras que el sector "informal" continúa sin pagar impuestos. Como resultado, el actual esquema tributario no solo es ineficaz en el recaudo sino que crea enormes incentivos a la "informalización" de la economía.



Principios para una solución

Si queremos aumentar el recaudo de impuestos como porcentaje del PIB y disminuir los incentivos a la "informalidad", es importante diseñar un esquema tributario basado en:

1. Impuestos fáciles de cobrar que causen pocas distorsiones en la toma de decisiones de los agentes económicos, y

2. Una amplia colaboración por parte de la ciudadanía.



Los impuestos fáciles de cobrar en general son aquellos que no requieren declaraciones, son de fácil cálculo y su recaudo puede ser hecho por el sector financiero. El impuesto sobre las transacciones financieras tiene estas características. Sin embargo, este impuesto causa importantes distorsiones en la toma de decisiones de los agentes económicos. El IVA es un mejor impuesto desde el punto de vista económico, pero ha sido más difícil de cobrar.

En términos de colaboración por parte de la ciudadanía, recientemente se ha dado un paso muy importante: la devolución parcial del IVA por compras con tarjetas. Esto hace que los ciudadanos tengan un incentivo real para que se "formalicen" las transacciones.



Ejemplo para discusión

Partiendo de estos principios, podríamos diseñar un esquema con mayor probabilidad de éxito en nuestro país.

- El IVA se aplicaría a todos los productos y servicios, con mínimas excepciones. Con el objetivo de asegurar que la población de menores ingresos pague proporcionalmente menos, podría establecerse una tasa menor para artículos de primera necesidad.

- Continuando la iniciativa recientemente introducida, el ciudadano tendría derecho a la devolución de 2 puntos del IVA, si la transacción se hace con tarjetas.

- El gobierno determinaría que todo establecimiento comercial en las principales ciudades del país debería tener un datáfono para procesar pagos con tarjetas débito y de crédito. Para estimular la adopción, el costo del datáfono podría ser descontable del impuesto de renta.

- Finalmente, podría entregarse la administración del catastro de inmuebles de las principales ciudades a empresas especializadas del sector privado, que tendrían la misión de actualizar los valores de los inmuebles en el mercado y hacer el cobro de los impuestos respectivos. Esta sería la forma de cobrar realmente un impuesto al patrimonio, pues los inmuebles representan la mayor parte del patrimonio de las personas naturales.

Un esquema de esta naturaleza comenzaría a "formalizar" la economía, en la medida en que los ciudadanos insistan en hacer sus transacciones por medio del sistema financiero, y que los patrimonios escondidos en finca raíz se vuelvan transparentes.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?