Recuperación en América Latina

| 4/7/2000 12:00:00 AM

Recuperación en América Latina

No todos los países han logrado subirse a la ola de la recuperación.

por Eduardo Lora

La recuperación ha tomado fuerza en los últimos meses en América Latina. Muchos analistas han revisado sus proyecciones de crecimiento para el 2000, que ahora están en torno al 3,6%. El regreso de los capitales externos, los altos precios del petróleo y el sostenido dinamismo de Estados Unidos han sido los motores de la recuperación. Las buenas circunstancias externas han fortalecido las finanzas públicas y facilitado la reducción de las tasas de interés, que en toda la región están ahora en solo 15% en promedio.

Chile ha tenido el mayor repunte. Su sector industrial pasó rápidamente de la recesión a crecer más del 10%. En Brasil, donde se había temido lo peor para 1999, el año cerró con un crecimiento de 0,8% y en enero el sector industrial mostró un crecimiento del 5,4%. La recuperación de la economía peruana, que parecía concentrada en los sectores primarios, se extendió también a la industria y en enero el crecimiento de toda la economía fue 5,7%. En Argentina, el golpeado sector automotor logró levantar cabeza: el número de vehículos producidos en los dos primeros meses del año aumentó 52%. Sin embargo, el crecimiento de toda la industria ha sido solo 3,3%. México, que escapó de la recesión en 1999 gracias a los lazos comerciales con Estados Unidos, ha seguido creciendo en forma vigorosa. En enero, la producción industrial creció 8,1%, la maquila casi 15% y la construcción 8%.

Paradójicamente, Colombia, Ecuador y Venezuela, los países más beneficiados por los altos precios del petróleo, aún no tienen un panorama despejado. Dadas las espectaculares contracciones de estas economías el año pasado --del 5% o más--, los crecimientos previstos del orden del 3% no son nada alentadores. En Colombia todavía es incierto si hay recuperación. Resueltas algunas confusiones estadísticas, ha quedado claro que la industria ya ha tenido un crecimiento de más del 5,0% con respecto a los deprimidos niveles de hace un año. Sin embargo, el crédito (neto de intereses) ha seguido contrayéndose a tasas alarmantes, indicando que todavía no hay bases sólidas para que se expanda la demanda.

Estos países no han logrado subirse de lleno a la ola de recuperación, debido a la incertidumbre política y económica. En Colombia, la inseguridad, la inestabilidad de las reglas del juego y las perspectivas inciertas de la paz mantienen paralizada la inversión. En Ecuador, la dolarización está saliendo adelante en el Congreso, pero aún enfrenta la oposición indígena y popular. En Venezuela, la revolución política genera cada día más dudas, incluso entre sus protagonistas.

La profundidad de la crisis ha obligado a estos tres países a plantearse reformas verdaderamente drásticas. Pero los desenlaces no están todavía a la vuelta de la esquina.



* Esta columna no compromete al BID, entidad a la cual está vinculado el autor.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.