Opinión

  • | 2003/09/19 00:00

    Racionalidad colectiva y sociedad civil en 10 años

    En los próximos 10 años, la sociedad civil no podrá consolidar un nuevo modelo de obernabilidad compartida si se aprueba el 4º punto del Referendo.

COMPARTIR

La Constitución del 91 ya cumplió doce años. Con la soberanía en el Pueblo y la legitimidad de la Sociedad Civil, vale la pena observar dos escenarios para 2013. El escenario positivo permite ver hoy varios atisbos de lo que podría ser. Se están formulando los planes regionales de forma participativa. Si bien inicialmente el sector empresarial formuló las visiones estratégicas regionales de forma técnica e independiente, muy pronto se dio cuenta de que debía encontrarse con otros grupos de interés, con otras racionalidades, que debían involucrar sus visiones para llegar a consensos que internalizaran y comprometieran la sociedad entera en la misma dirección. Parte de este proceso se ha visto ya con las responsabilidades asumidas por el sector empresarial con los colegios y la educación, por la incorporación de Planeación Nacional de este modelo de hacer las cosas en la formulación de los planes regionales. En diez años además, con un conocimiento más profundo de la densidad y articulación de la sociedad civil, y el impacto que tienen estas en el desarrollo, ella y el Estado habrán estructurado los ámbitos para tomar decisiones, compartir el conocimiento especializado de los sectores, y garantizar que las decisiones presentes estén de acuerdo con el largo plazo. Los necesarios dilemas del desarrollo ante la escueta limitación de recursos se resolverán colectivamente, lo cual redundará en legitimidad del sistema y la forja colectiva del bien común. El gravísimo problema de inclusión social y económica se verá como una responsabilidad hacia la que todos deberemos trabajar con políticas muy explícitas y focalizadas. Para ello, la construcción de un mayor grado de igualdad de oportunidades que legitime la meritocracia será crítica. Los procesos participativos estructurados para generar racionalidad colectiva se verán como la forma "natural" de hacer las cosas. Ni el Estado ni los políticos podrán tomar decisiones sin que involucren activamente los actores de la sociedad civil objeto de tales decisiones y concierten con ellos.

Este rosado escenario puede ser completamente descarrilado con decisiones que se tomen hoy, particularmente la aprobación del 4º punto del Referendo. Este se veía como la oportunidad de unir la democracia participativa con la representativa, introduciendo concertación en el presupuesto por medio de audiencias públicas y bancadas del Legislativo por los territorios. Resulta irónico que a nombre de eliminar los auxilios parlamentarios, puedan los cuerpos colegiados recuperar ahora el control de los presupuestos de gastos de la Nación y de cada una de las entidades territoriales. Con la eliminación por la Corte Constitucional de las frases introductorias a cada pregunta y con ello toda referencia a la participación ciudadana, la Corte no tendrá más alternativa que aceptar las demandas por inconstitucionalidad que a los distintos presupuestos haga el Legislativo por no incluir las recomendaciones de las bancadas regionales, así el Ejecutivo no esté de acuerdo y haya utilizado los para entonces ya perdidos instrumentos constitucionales de mantener el control del presupuesto. La posibilidad de control del gasto cedería ante los "peajes" impuestos por los políticos y veinte años de lucha contra el clientelismo se irían por la borda en un santiamén. La esperanza del gobierno de que los políticos cedieran sus para entonces adquiridas prerrogativas constitucionales por medio de una nueva Ley Orgánica del Presupuesto, se estrellarían con una clase política que trabaja "para sí". Los próximos 10 años no los gastaría la sociedad civil tratando de consolidar un nuevo modelo de gobernabilidad compartida, en el cual se vinculara la democracia participativa y la representativa, sino tratando de desenmarañar el entuerto y seguramente salir a donde estábamos hace doce años. El futuro se hace hoy.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?